TRANS­MI­TIR CON­FIAN­ZA

Mujer (Panama) - - Actualidad | Reportaje -

Se­gún la Psi­có­lo­ga Sha­ren Lush­man,

es ne­ce­sa­rio que en ca­sa ma­má y pa­pá trans­mi­tan con­fian­za, mo­ti­va­ción y que creen un am­bien­te en el que se pue­da con­ver­sar abier­ta­men­te de có­mo se sien­te el ni­ño. Si des­pués de es­to, el pro­ble­ma per­sis­te, es ne­ce­sa­rio bus­car ayu­da pro­fe­sio­nal de con­fian­za. sul­ta­dos de los exá­me­nes; y en eda­des in­fan­ti­les tem­pra­nas el jue­go es im­por­tan­te pa­ra el desa­rro­llo neu­ro­ló­gi­co de un ni­ño. Al ju­gar, los ni­ños es­tán pro­mo­vien­do el desa­rro­llo sa­lu­da­ble del ce­re­bro por­que es­tán for­ta­le­cien­do mu­chas co­ne­xio­nes neu­ro­na­les que de otro mo­do des­apa­re­ce­rían o se de­bi­li­ta­rían si no se usan.

“Las ac­ti­vi­da­des ex­tra­cu­rri­cu­la­res con mo­de­ra­ción ayu­dan al ni­ño en la socialización, fue­ra del en­torno aca­dé­mi­co. Los ni­ños con mu­cha ener­gía, muy in­quie­tos o con di­fi­cul­ta­des en la aten­ción, se ven muy be­ne­fi­cia­dos de las ac­ti­vi­da­des ex­tra­cu­rri­cu­la­res, ya que los ayu­da a lle­var un pa­trón, ca­na­li­zar ener­gía y les en­se­ña el tra­ba­jo en equi­po y fo­men­ta el au­to­con­trol”, acla­ró la pro­fe­sio­nal.

Sin em­bar­go, al igual que ex­pli­có con las ta­reas aca­dé­mi­cas, es ne­ce­sa­rio que es­tas ac­ti­vi­da­des se ma­ne­jen con mo­de­ra­ción “pa­ra que así al fi­nal no sea una me­ra obli­ga­ción, sino que tam­bién se dis­fru­te del mis­mo. Lo im­por­tan­te es que es­tas ac­ti­vi­da­des ex­tra­cu­rri­cu­la­res va­yan de acuer­do con la ne­ce­si­dad e in­tere­ses del ni­ño”, ex­pli­có Lush­man.

El rol de los pa­dres

En­fren­tar una si­tua­ción de al­to es­trés a tan tem­pra­na edad pue­de lle­gar a afec­tar to­do un nú­cleo fa­mi­liar co­mo acla­ra­mos an­te­rior­men­te.

La psi­có­lo­ga Lush­man pro­mue­ve los si­guien­tes con­se­jos pa­ra los pa­dres:

1. Pri­me­ro or­ga­ni­zar un lu­gar de es­tu­dio ade­cua­do, que to­do lo que se ne­ce­si­te lo ten­gan ahí cer­ca.

2. Crear­le un ho­ra­rio es­ta­ble­ci­do pa­ra rea­li­zar ta­reas. Uti­li­cen una guía de ve­ri­fi­ca­ción (en gran­de pa­ra que el mis­mo ni­ño mar­que cuan­do ter­mi­na su ac­ti­vi­dad y vea su lo­gro).

3. Es­ta­blez­can pe­que­ños re­ce­sos en­tre ta­reas.

4. Tó­men­se la mi­tad de un día pa­ra rea­li­zar ac­ti­vi­da­des fa­mi­lia­res y que el ni­ño pue­da te­ner tiem­po li­bre.

5. Reali­cen las ta­reas con cro­nó­me­tros, es muy prác­ti­co, así se evi­ta­rá que el ni­ño se que­de ho­ras en una so­la ta­rea. Si no lo­gra ter­mi­nar una, se pue­de al­ter­nar con otra, y vol­ver a ella más ade­lan­te.

6. Eva­luar un cam­bio de co­le­gio cuan­do vean que el ni­ño em­pie­za a po­ner­se tris­te, des­mo­ti­va­do o ex­tre­ma­da­men­te an­sio­so. Es ne­ce­sa­rio, de igual for­ma, bus­car ayu­da de un psi­có­lo­go o psi­co­pe­da­go­ga in­fan­til pa­ra que eva­lúe el ca­so y lo­gre guiar­los en es­ta eta­pa.■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.