EL LE­GA­DO DEL INS­TI­TU­TO PE­DA­GÓ­GI­CO

Mujer (Panama) - - Actualidad | Pty Rn Positivo -

Salem Kuz­niecky te­nía un sue­ño, una idea, una es­pe­ran­za. Edu­ca­dor de na­ci­mien­to y de pa­sión, no ha­bía na­da que lo mo­vie­ra más que cum­plir su sue­ño: for­jar ge­ne­ra­cio­nes en­te­ras de jó­ve­nes y, lo me­jor, po­der ha­cer­lo a su ma­ne­ra. Esa pa­sión hi­zo que pu­die­ra mo­ver fron­te­ras y mon­ta­ñas, li­te­ral­men­te, pe­ro prin­ci­pal­men­te te­ner una per­so­na al la­do de él co­mo Sa­ri­ta, su es­po­sa, que le per­mi­tió ha­cer­lo. El di­cho de­trás de ca­da gran hom­bre hay una gran mu­jer apli­ca a es­te ca­so.

Era el año 1960 y Salem, ori­gi­na­rio de Ar­gen­ti­na, bus­ca­ba un es­pa­cio pa­ra mon­tar su pro­pia es­cue­la, el Ins­ti­tu­to Pe­da­gó­gi­co, y lo en­con­tró en Las Cum­bres, no so­lo un te­rreno, sino un re­fu­gio. Sa­ri­ta con­tó que Salem era tan in­quie­to y apa­sio­na­do que lo­gró en me­nos de 18 me­ses no so­lo en­con­trar el te­rreno, sino cons­truir­lo, con­se­guir sus pri­me­ros es­tu­dian­tes, maes­tros, al­gu­nos traí­dos des­de Eu­ro­pa, ma­te­ria­les y equi­pos, y el 2 de ma­yo de 1961 ini­ció el pri­mer día de cla­ses; el sue­ño se ha­bía ma­te­ria­li­za­do.

Lo­grar to­do es­to fue rá­pi­do, mas no fá­cil, y su es­po­sa, Sa­ri­ta, es­tu­vo a su la­do to­do el tiem­po. “Des­de ir a com­prar las te­las de los uni­for­mes, co­ser

Un al­ma ma­ter en la que va­rios per­so­na­jes pa­na­me­ños se for­ma­ron lle­ga a su fin. Deb­bie Kuz­niecky re­la­tó có­mo se fun­dó.

las bol­si­tas de ma­te­ria­les de los ni­ños de kín­der, bus­car las ollas en Sal­si­pue­des has­ta co­ci­nar el pri­mer arroz con po­llo y ma­ne­jar la ofi­ci­na que te­nía­mos en el edi­fi­cio Las Ve­gas era par­te del tra­ba­jo que me to­ca­ba .... y lo ha­cía con gran emo­ción”, co­men­tó Sa­ri­ta. “No ha­bía día li­bre, des­de las 6 a.m. po­dían lla­mar que al­gún bus se ha­bía da­ña­do, los do­min­gos íba­mos a pa­sar el tiem­po en la es­cue­la, era nues­tra ca­sa. Pa­sa­ba tiem­po en­tre la ofi­ci­na y la es­cue­la, en esos tiem­pos lle­gar a Las Cum­bres era su­per­rá­pi­do”. Y más va­le, por­que al ini­ciar la es­cue­la la fa­mi­lia Kuz­niecky con­ta­ba con 3 hi­jos, el más chi­co te­nía 2 años.

El Ins­ti­tu­to Pe­da­gó­gi­co fue el pri­me­ro en su cla­se. Una es­cue­la que en­se­ña­ba Dan­za Clá­si­ca o Ba­llet, Mú­si­ca Clá­si­ca, Fran­cés, In­glés y La­tín,

Ló­gi­ca, y lo que más re­cuer­dan sus alum­nos, el fa­mo­so tim­bre de mú­si­ca clá­si­ca y las de­li­cio­sas co­mi­das del co­me­dor, del que Sa­ri­ta y su cu­ña­da So­nia se en­car­ga­ban to­do el tiem­po: “Ha­cer los me­nús, eso era un tra­ba­jo, pe­ro con qué pla­cer co­mían esos ni­ños”.

La es­cue­la, que en al­gún mo­men­to lle­gó a te­ner ca­si 1,000 alum­nos, de­fi­ni­ti­va­men­te mar­có ge­ne­ra­cio­nes, per­so­na­li­da­des co­mo el expresidente Mar­tín Torrijos son ejem­plo de al­gu­nos de los es­tu­dian­tes que pa­sa­ron por sus pa­si­llos. Salem, quien fue el di­rec­tor ge­ne­ral por va­rias dé­ca­das has­ta su en­fer­me­dad, dis­fru­ta­ba de ca­da uno de sus es­tu­dian­tes y ca­da vez que te­nía la opor­tu­ni­dad en­tra­ba en un sa­lón de cla­ses... “Su ma­te­ria fa­vo­ri­ta era Ló­gi­ca, un año, co­mo exa­men fi­nal a los chi­cos de 5.° año les dio una her­mo­sa car­ta en vez del exa­men, un ejem­plo de su pe­da­go­gía”, co­men­tó Sa­ri­ta. Él no pa­ra­ba de es­tu­diar, de pre­pa­rar­se, via­jar a se­mi­na­rios de edu­ca­ción, fue su vo­ca­ción has­ta el úl­ti­mo día.

Sa­ri­ta nos cuen­ta que vi­si­ta la es­cue­la de 3 a 4 ve­ces por mes, vi­si­ta los sa­lo­nes de pri­ma­ria y se­cun­da­ria, los de kín­der, ha­bla con los di­rec­to­res, las ad­mi­nis­tra­do­ras, es par­te im­por­tan­te de su vi­da, del le­ga­do de su es­po­so.

El ins­ti­tu­to cie­rra sus puer­tas es­te año, pe­ro que­da gra­ba­do en la me­mo­ria de mi­les de chi­cos que fue­ron ins­pi­ra­dos por el Prof. Salem y su es­po­sa, Sa­ri­ta. Una pa­re­ja que de­di­có su vi­da a la edu­ca­ción; a la edu­ca­ción de nues­tros jó­ve­nes pa­na­me­ños.■

EL INS­TI­TU­TO CIE­RRA SUS PUER­TAS ES­TE AÑO, PE­RO QUE­DA GRA­BA­DO EN LA ME­MO­RIA DE MI­LES DE CHI­COS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.