IDOLATRAR NO ES AMAR

¿Qué ocu­rre cuan­do ha­ce­mos de nues­tro pa­re­ja un ído­lo? La se­xó­lo­ga y au­to­ra de “Una Ci­ta Con­ti­go Mis­ma”, Ma­ri­te­re Lee, ex­pli­có có­mo nos afec­ta es­te com­por­ta­mien­to.

Mujer (Panama) - - Vida - MA­RI­TE­RE S. LEE re­vis­ta­mu­jer@epa­sa.com @Ma­ri­te­reLee

¿Y aho­ra qué voy a ha­cer con mi vi­da? ¡Me de­ja­ron por­que su­pues­ta­men­te soy de­ma­sia­do bue­na y mi ex es to­do pa­ra mí! No sé qué ha­cer con­mi­go. ¿Al­gu­na vez has es­cu­cha­do a al­guien ex­pre­sán­do­se así? Qui­zás al­gu­na vez lo ha­yas di­cho o te sien­tas ac­tual­men­te de es­ta ma­ne­ra.

Es­ta­mos acos­tum­bra­dos a ser re­for­za­dos dia­ria­men­te con las tí­pi­cas fra­ses de amor utó­pi­cas que se pre­di­can en las pe­lí­cu­las, no­ve­las y can­cio­nes de amor. Por ejem­plo, ex­pre­sio­nes co­mo “eres to­do pa­ra mí” o “sin ti soy na­da” se pro­nun­cian in­fi­ni­dad de ve­ces en los me­dios. Y sí, to­do eso se es­cu­cha muy bo­ni­to y ro­mán­ti­co, pe­ro yo me pre­gun­to: ¿qué efec­tos tie­ne es­te bom­bar­deo de ex­pre­sio­nes so­bre nues­tro con­cep­to de amor sa­lu­da­ble?

Un in­di­vi­duo emo­cio­nal­men­te ma­du­ro sa­be que es res­pon­sa­ble y due­ño de su exis­ten­cia. No re­nun­cia a sus idea­les y su vi­da por­que tie­ne bien cla­ro que la tra­ve­sía en pa­re­ja es com­par­ti­da y que no ne­ce­sa­ria­men­te una de las par­tes aban­do­na su vi­da pa­ra vi­vir a tra­vés del otro.

La cru­da reali­dad es que en el mer­ca­do del amor es muy fá­cil co­no­cer a su­je­tos que es­tán dis­pues­tas a re­nun­ciar a sí mis­mos y acep­tar cual­quier co­sa, in­clu­so

los ac­tos más in­dig­nan­tes e inima­gi­na­bles, con tal de no es­tar so­los. Si ana­li­za­mos có­mo fun­cio­na la mo­ti­va­ción hu­ma­na, la gran ma­yo­ría quie­re ro­dear­se de per­so­nas que creen en sí mis­mas, por­que les da la sen­sa­ción de es­tar bien acom­pa­ña­dos en es­ta vi­da. Y es en­ton­ces cuan­do pien­san que "si esa per­so­na se com­pla­ce a sí mis­ma y tie­ne una vi­da in­tere­san­te, yo quie­ro te­ner un lu­gar im­por­tan­te den­tro de esa per­so­na."

Quien ama sa­lu­da­ble­men­te en­tien­de que la pa­re­ja es una prio­ri­dad, mas no to­do. Ha apren­di­do con la ex­pe­rien­cia que esa per­so­na de­be ocu­par un es­pa­cio es­pe­cial en la vi­da, de ma­ne­ra me­ri­to­ria y re­cí­pro­ca, un es­pa­cio que com­par­tan y que de­di­quen el uno pa­ra el otro, pe­ro que tam­bién se de­di­quen a sí mis­mos.

Por otro la­do, una per­so­na que exige de su pa­re­ja ser su to­do, no quie­re en el fon­do una re­la­ción ba­lan­cea­da. No ol­vi­den que se lla­ma pa­re­ja por­que de­ben ser pa­re­jos. Al con­tra­rio, so­lo las per­so­nas con fuer­tes in­se­gu­ri­da­des o de­li­rios de gran­de­za y po­der exi­gen a los de­más ser sus súb­di­tos. Aho­ra vea­mos por qué:

1. Cuan­do ha­ces de tu pa­re­ja tu to­do... es­tás dan­do a en­ten­der que tú y el mun­do que te ro­dea son na­da.

2. Cuan­do ha­ces de tu pa­re­ja tu to­do... des­cui­das tus de­seos y ne­ce­si­da­des, te aban­do­nas.

3. Cuan­do ha­ces de tu pa­re­ja tu to­do... au­to­má­ti­ca­men­te la res­pon­sa­bi­li­zas de tu exis­ten­cia.

4. Cuan­do ha­ces de tu pa­re­ja tu to­do... no lo es­tás aman­do más, lo es­tás con­vir­tien­do en tu amo, po­nién­do­lo por en­ci­ma de ti.

Cuan­do tu pa­re­ja es to­do pa­ra ti, au­to­má­ti­ca­men­te lo subes a un al­tar y en­ton­ces ocu­rre lo ob­vio: esa per­so­na de­ja de ser tu pa­re­ja y pa­sa a ser un ob­je­to inal­can­za­ble por­que la re­la­ción se des­ni­ve­la. Cuan­do la con­vier­tes en tu to­do, sin dar­te cuen­ta le atri­bu­yes una fuer­te car­ga exis­ten­cial, “sin ti soy na­da”. Y ha­cer tal co­sa ge­ne­ra pre­sión, fas­ti­dio y una pér­di­da de ad­mi­ra­ción en la pa­re­ja; en po­cas pa­la­bras, te anu­las, te mi­ni­mi­zas y te in­fan­ti­li­zas.

Po­de­mos con­cluir que amar no es de­jar de amar­se. Na­die pue­de dar lo que no tie­ne. Si amas es por­que te amas. Cuan­do se ama sa­lu­da­ble­men­te se com­pren­de que el he­cho de que uno ha­ya en­con­tra­do a al­guien no sig­ni­fi­ca que se ten­ga que per­der. Con es­to me re­fie­ro a que no com­pro­me­te­rá su pro­pia exis­ten­cia con tal de te­ner una pa­re­ja a su la­do. ¡No a cual­quier pre­cio! Es­pe­cial­men­te si eso im­pli­ca aban­do­nar­se a sí mis­mo, des­cui­dar su sa­lud, de­jar a los se­res que­ri­dos a un la­do y, so­bre to­do, per­der su iden­ti­dad.■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.