CÓ­MO PROTEGERTE AN­TE UNA tor­men­ta eléc­tri­ca

No ma­ni­pu­lar el ce­lu­lar es una de las me­di­das pre­ven­ti­vas an­te el fe­nó­meno me­teo­ro­ló­gi­co ca­rac­te­ri­za­do por la pre­sen­cia de ra­yos.

Mujer (Panama) - - Al Día - KA­REN BER­NAL kber­nal@epa­sa.com

Du­ran­te los úl­ti­mos me­ses ha si­do muy co­mún ver avi­sos de pre­ven­ción an­te po­si­bles tor­men­tas eléc­tri­cas en Pa­na­má, por par­te del Cen­tro de Ope­ra­cio­nes de Emer­gen­cia (COE) del Sis­te­ma Na­cio­nal de Pro­tec­ción Ci­vil (Si­na­proc). A lo lar­go del te­rri­to­rio na­cio­nal se han da­do llu­vias muy fuer­tes, acom­pa­ña­das de des­car­gas eléc­tri­cas, que cau­san inun­da­cio­nes y que in­clu­so han co­bra­do la vi­da de per­so­nas. En pro­me­dio se dan en­tre 500 y 1,000 tor­men­tas eléc­tri­cas en el país ca­da año. "Los ra­yos cau­san muer­tes en la cos­ta del Pa­cí­fi­co; se ha po­di­do do­cu­men­tar que los de­ce­sos por im­pac­tos de ra­yos en Pa­na­má se man­tie­nen en­tre 6 y 16 per­so­nas anua­les, ba­sa­dos en re­por­tes pe­rio­dís­ti­cos", se­ña­la Fe­li­pe Alvarado, ge­ren­te de pro­nós­ti­co y vi­gi­lan­cia meteorológica de la Em­pre­sa de Trans­mi­sión Eléc­tri­ca Pa­na­me­ña (Ete­sa).

Pe­ro, ¿real­men­te sa­be­mos en qué con­sis­ten es­tos fe­nó­me­nos na­tu­ra­les que oca­sio­nan da­ños y muer­te en el país y có­mo pro­te­ger­nos an­te ellos? Des­cú­bre­lo a con­ti­nua­ción.

¿Qué es una tor­men­ta eléc­tri­ca?

“Una tor­men­ta eléc­tri­ca es una per­tur­ba­ción meteorológica lo­cal, pro­du­ci­da in­va­ria­ble­men­te por una nu­be de desa­rro­llo ver­ti­cal que al­can­za has­ta los 18 ki­ló­me­tros en los tró­pi­cos. Se desa­rro­llan ha­bi­tual­men­te en con­di­cio­nes de ai­re ca­lien­te, al­to con­te­ni­do de hu­me­dad y un ga­ti­lla­dor que pro­vo­que los em­pu­jes ver­ti­ca­les”, ilus­tra Alvarado.

To­das las tor­men­tas eléc­tri­cas con­tie­nen ra­yos y pue­den ocu­rrir in­di­vi­dual­men­te, en gru­pos o en lí­neas, por lo cual es po­si­ble que va­rias de ellas afec­ten una lo­ca­li­dad en el trans­cur­so de unas cuan­tas ho­ras; sin em­bar­go, “al­gu­nas de las con­di­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas más in­cle­men­tes ocu­rren cuan­do una so­la tor­men­ta eléc­tri­ca afec­ta un lu­gar du­ran­te un pe­rio­do pro­lon­ga­do”, ad­vier­te Alvarado. Es­tas per­tur­ba­cio­nes at­mos­fé­ri­cas vio­len­tas son muy co­mu­nes y afec­tan a un gran nú­me­ro de per­so­nas ca­da año. A pe­sar de su ta­ma­ño pe­que­ño, en com­pa­ra­ción

con hu­ra­ca­nes y tor­men­tas tro­pi­ca­les, to­das las tor­men­tas eléc­tri­cas son pe­li­gro­sas. “In­clu­yen tor­na­dos, vien­tos fuer­tes, gra­ni­zos e inun­da­cio­nes re­pen­ti­nas. Es­tas úl­ti­mas son res­pon­sa­bles de más fa­ta­li­da­des que cual­quier otro pe­li­gro re­la­cio­na­do con las tor­men­tas eléc­tri­cas”, sub­ra­ya.

Ade­más, re­pre­sen­tan un ries­go pa­ra la vi­da y se­gu­ri­dad de las per­so­nas. “La po­ten­cia de la car­ga eléc­tri­ca de un ra­yo y el ca­lor in­ten­so pue­den elec­tro­cu­tar en el ins­tan­te de con­tac­to, par­tir ár­bo­les, pro­du­cir in­cen­dios fo­res­ta­les y oca­sio­nar fa­lla eléc­tri­ca”, ex­pli­ca el es­pe­cia­lis­ta.

Me­di­das de pre­ven­ción

Al mo­men­to de una llu­via con des­car­gas eléc­tri­cas, Fe­li­pe Alvarado su­gie­re to­mar cier­tas pre­cau­cio­nes pa­ra evi­tar po­ner en ries­go la vi­da.

Si es­tás en in­te­rio­res

Ase­gu­ra los ob­je­tos que se en­cuen­tran a la in­tem­pe­rie, co­mo los mue­bles de jar­dín, que po­drían vo­lar­se o cau­sar da­ños o le­sio­nes. Me­te a la ca­sa los ob­je­tos li­ge­ros.

Cie­rra fir­me­men­te las ven­ta­nas y apun­ta­la las puer­tas que dan al ex­te­rior.

Es­cu­cha un ra­dio o te­le­vi­sión de pi­las pa­ra en­te­rar­te de la in­for­ma­ción más re­cien­te so­bre la tor­men­ta.

No ma­ne­jes nin­gún equi­po eléc­tri­co o te­lé­fo­nos por­que un ra­yo po­dría se­guir el alam­bre. Los te­le­vi­so­res son es­pe­cial­men­te pe­li­gro­sos en es­te mo­men­to.

Evi­ta las ti­nas de ba­ño, gri­fos de agua y la­va­bos por­que las tu­be­rías de me­tal pue­den trans­mi­tir elec­tri­ci­dad.

Si es­tás al ai­re li­bre

In­ten­ta en­trar en un edi­fi­cio o un au­to­mó­vil.

Pon­te en cu­cli­llas con las ma­nos so­bre las ro­di­llas.

Alé­ja­te de los pa­ra­rra­yos na­tu­ra­les, co­mo pa­los de golf, trac­to­res, ca­ñas de pes­car, bi­ci­cle­tas o equi­pos pa­ra acam­par.

Man­ten­te le­jos de ríos, la­gos u otros cuer­pos de agua.

Evi­ta las es­truc­tu­ras al­tas, co­mo las to­rres, ár­bo­les al­tos, cer­cas, lí­neas te­le­fó­ni­cas o ca­bles de ten­sión.

Si no hay nin­gu­na es­truc­tu­ra dis­po­ni­ble, di­rí­ge­te a un es­pa­cio abier­to y pon­te de cu­cli­llas cer­ca del pi­so tan pron­to co­mo sea po­si­ble.

Si te en­cuen­tras ais­la­do en un cam­po llano o pra­de­ra y sien­tes que el ca­be­llo se le­van­ta (lo que in­di­ca que es­tá a pun­to de caer un ra­yo), in­clí­na­te ha­cia de­lan­te y pon las ma­nos so­bre las ro­di­llas. Se re­co­mien­da una po­si­ción con los pies jun­tos y en cu­cli­llas mien­tras re­ti­ras to­dos los ob­je­tos de me­tal.

No te acues­tes en el sue­lo.

Si te en­cuen­tras en un au­to

Di­rí­ge­te a la ori­lla del ca­mino pa­ra po­ner­te a sal­vo, le­jos de ár­bo­les que po­drían caer so­bre el vehícu­lo.

Per­ma­ne­ce en el au­to y pren­de las lu­ces de emer­gen­cias has­ta que em­pie­ce a amai­nar la llu­via.

Evi­ta los ca­mi­nos inundados.■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.