APO­YÁN­DO­NOS EN LA OFI­CI­NA

Mujer (Panama) - - ¡empodérate! - PA­TRI­CIA VI­LLA­NUE­VA @po­r_­pa­tri­ciav l www.stu­dio­ca­me­lia.com

¿ Es­ta­mos to­das las mu­je­res com­pro­me­ti­das en apo­yar­nos en nues­tra vi­da pro­fe­sio­nal? O, por el con­tra­rio, ¿nos ve­mos unas a otras co­mo com­pe­ten­cia? La tris­te reali­dad es que la gran ma­yo­ría de las mu­je­res sien­te que es más fá­cil tra­ba­jar con hom­bres que con per­so­nas del mis­mo se­xo, y que en­tre no­so­tras no nos es­ta­mos dan­do la ayu­da que ne­ce­si­ta­mos.

Prin­ci­pal­men­te, las si­guien­tes son las ra­zo­nes por las cua­les no nos apo­ya­mos en la es­fe­ra la­bo­ral:

Mie­do a la com­pe­ten­cia. Las mu­je­res to­da­vía nos ve­mos unas a otras co­mo ame­na­za. Las fé­mi­nas no quie­ren arries­gar­se a que bri­lle su “com­pe­ten­cia” por­que creen que sus pro­pias opor­tu­ni­da­des de sur­gir se ve­rán em­pa­ña­das.

No te­ne­mos la con­fian­za pa­ra en­con­trar men­to­res. Las per­so­nas con men­to­res tie­nen un 130% más de pro­ba­bi­li­da­des de ocu­par pues­tos de li­de­raz­go, pe­ro mu­chas mu­je­res no te­ne­mos la su­fi­cien­te con­fian­za co­mo pa­ra pe­dir­le a una mu­jer (u hom­bre) que sea nues­tro men­tor o men­to­ra.

Es­ta­mos di­vi­di­das por una seg­men­ta­ción ge­ne­ra­cio­nal. Otro pro­ble­ma son las di­fe­ren­cias ge­ne­ra­cio­na­les. Las mu­je­res ma­yo­res sien­ten que las jó­ve­nes pien­san que “se me­re­cen to­do” sin po­ner las ho­ras de tra­ba­jo ne­ce­sa­rias pa­ra lo­grar las me­tas. Mien­tras, las mu­je­res jó­ve­nes pien­san que las más adul­tas no son ho­nes­tas acer­ca de los obs­tácu­los que tu­vie­ron que su­pe­rar pa­ra lle­gar a la ci­ma.

Tam­bién en­tra en jue­go el te­ma del ba­lan­ce vi­da fa­mi­liar/tra­ba­jo. Nos pa­sa­mos en un ci­clo de juz­gar a las que por al­gu­na u otra ra­zón de­ben au­sen­tar­se ho­ras o días del tra­ba­jo por aten­der sus res­pon­sa­bi­li­da­des per­so­na­les, sin re­cor­dar que un día tu­vi­mos que ha­cer lo mis­mo o sin pen­sar que nos to­ca­rá en al­gún mo­men­to del fu­tu­ro. Se ne­ce­si­ta más em­pa­tía.

No sa­be­mos có­mo ayu­dar a otras. Aun­que la ma­yo­ría de las mu­je­res sa­be­mos que de­be­mos apo­yar­nos unas a otras, la reali­dad es que no co­no­ce­mos con­cre­ta­men­te qué es lo que de­be­mos ha­cer pa­ra lo­grar­lo. Po­cas em­pre­sas cuen­tan con pro­gra­mas es­ta­ble­ci­dos pa­ra es­te pro­pó­si­to.

Si real­men­te quie­res que otras mu­je­res avan­cen en su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal, te pa­so al­gu­nos con­se­jos:

1. Desa­rro­lla tu pro­pia mar­ca per­so­nal: cuan­do sa­be­mos quié­nes so­mos, por qué so­mos va­lio­sas y qué nos di­fe­ren­cia, po­de­mos es­tar se­gu­ras de que las otras mu­je­res en la em­pre­sa no son nues­tra com­pe­ten­cia. Ca­da una tie­ne un área de ex­ce­len­cia. Nos com­ple­men­ta­mos, no com­pe­ti­mos.

2. Eli­ge ser una men­to­ra: si tie­nes la opor­tu­ni­dad de ser una men­to­ra, no de­jes pa­sar la opor­tu­ni­dad. Sé ho­nes­ta y jus­ta. Es im­por­tan­te ofre­cer una crí­ti­ca cons­truc­ti­va, pe­ro tam­bién re­co­no­cer las me­jo­ras y ofre­cer re­tro­ali­men­ta­ción po­si­ti­va. Iden­ti­fi­ca la ex­ce­len­cia en otras y ex­pré­sa­lo.

3. Ase­gú­ra­te de que las ideas de las mu­je­res sean es­cu­cha­das: pon­te co­mo me­ta que otras mu­je­res sean es­cu­cha­das y to­ma­das en cuen­ta. Pa­ra ello, da un buen ejem­plo sen­tán­do­te al fren­te y al cen­tro y ha­blan­do en las reuniones. Ani­ma a otras mu­je­res a ha­cer lo mis­mo.

Cuan­do una mu­jer es in­te­rrum­pi­da, in­ter­pon­te y di que te gus­ta­ría es­cu­char­la ter­mi­nar.

4. Alien­ta a tus com­pa­ñe­ras a que se atre­van: bus­ca opor­tu­ni­da­des pa­ra au­men­tar la con­fian­za de otras mu­je­res y alién­ta­las a que se atre­van a to­mar ese nue­vo re­to o a pe­dir ese au­men­to/pro­mo­ción. Ofré­ce­te a ayu­dar­la a prac­ti­car qué de­cir o có­mo pre­sen­tar su nue­va idea.

Crea y/o sé par­te de una red de mu­je­res: pue­des ha­cer que eso su­ce­da, ya sea unién­do­te a una red exis­ten­te o crean­do una pro­pia den­tro o fue­ra de la em­pre­sa. Apro­ve­cho la opor­tu­ni­dad pa­ra in­vi­tar­te a que per­te­nez­cas a la red de mu­je­res de Vo­ces Vi­ta­les. Nos reuni­mos pe­rió­di­ca­men­te y ex­po­ne­mos te­mas de in­te­rés pa­ra em­pren­de­do­ras y mu­je­res pro­fe­sio­na­les. Es­crí­be­me a: in­fo@stu­dio­ca­me­lia.com■

Abo­ga­da con Maes­tría en Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas (MBA). Di­rec­to­ra de Vo­ces Vi­ta­les Pa­na­má y crea­do­ra de Studio Ca­me­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.