CÓ­MO SER MÁS PRO­DUC­TI­VA

Mujer (Panama) - - ¡empodérate! - PA­TRI­CIA VI­LLA­NUE­VA @po­r_­pa­tri­ciav l www.stu­dio­ca­me­lia.com

Re­co­noz­cá­mos­lo: ¡es­ta­mos ro­dea­dos de dis­trac­cio­nes! Las re­des so­cia­les, los co­rreos elec­tró­ni­cos, las no­ti­fi­ca­cio­nes y otras he­rra­mien­tas di­gi­ta­les, im­pi­den que nos en­fo­que­mos to­tal­men­te en ha­cer las ta­reas cuan­do es­ta­mos fren­te a la compu­tado­ra, res­tán­do­nos efec­ti­vi­dad en el tra­ba­jo. ¿Qué po­de­mos ha­cer pa­ra per­ma­ne­cer en­fo­ca­dos en me­dio de dis­trac­cio­nes? La res­pues­ta es, pre­ci­sa­men­te, la tec­no­lo­gía.

Aun­que pa­rez­ca con­tra­dic­to­rio, si uti­li­za­mos bien las he­rra­mien­tas que exis­ten en el mer­ca­do, po­de­mos ha­cer el do­ble del tra­ba­jo en la mi­tad del tiem­po. Al­gu­nas es­tra­te­gias pa­ra lo­grar­lo son:

1. Pla­ni­fi­ca tu día. Re­gre­sa­mos a la clásica y efi­cien­te “to do list”. Es­cri­bir to­das las ma­ña­nas en un pa­pel tus asig­na­cio­nes, te ha­rá re­tar­te pa­ra ter­mi­nar ca­da ta­rea. Hay mu­chas apli­ca­cio­nes pa­ra cum­plir el mis­mo ob­je­ti­vo co­mo To­doist, que pue­des sin­cro­ni­zar con Goo­gle Ca­len­dar; aun­que si quie­res tra­ba­jar he­rra­mien­tas más sen­ci­llas, te re­co­mien­do usar Gmail o Mi­cro­soft Outlook. Otra que me gus­ta es Ever­no­te o has­ta el No­tes del ce­lu­lar.

2. Au­to­ma­ti­za to­do lo que pue­das. Ya sea pa­gos de tus cuen­tas, re­cor­da­to­rios, co­rreos elec­tró­ni­cos que es­cri­bes un día y pro­gra­mas con fe­cha pos­te­rior, sis­te­ma de ven­tas o en­vío de fac­tu­ras, apro­ve­cha y sién­ta­te un día pa­ra pro­gra­mar to­do aque­llo que pue­da aho­rrar­te va­lio­so tiem­po.

3. Coor­di­na tus ci­tas efi­cien­te­men­te. Me gus­ta usar Ac­cuity She­du­ling, pues se eli­mi­na el pro­ble­ma de los co­rreos que van y vie­nen al tra­tar de coor­di­nar con al­guien una ci­ta. Con es­ta he­rra­mien­ta so­lo en­vío un enlace con mi dis­po­ni­bi­li­dad y la otra per­so­na es­co­ge el día y la ho­ra que me­jor le con­ven­ga den­tro de las opciones que le di. La he­rra­mien­ta coor­di­na re­cor­da­to­rios pa­ra am­bas par­tes.

4. Ten reuniones vir­tua­les. Usual­men­te, las reuniones vir­tua­les son más cor­tas y te aho­rran el tiem­po de des­pla­zo. Pre­fie­ro uti­li­zar Zoom que tie­ne una ver­sión gra­tis.

5. Usa el ce­lu­lar co­mo alar­ma. Hay una téc­ni­ca que se lla­ma la téc­ni­ca de Po­mo­do­ro: ca­da ta­rea lle­va un tiem­po de­fi­ni­do; po­nes el re­loj a con­tar y no pue­des ha­cer na­da más has­ta que no la ter­mi­nes. Guar­da to­das las dis­trac­cio­nes has­ta que esa alar­ma sue­ne.

Si no usas un soft­wa­re de ges­tión de pro­yec­tos (al­gu­nos de los más po­pu­la­res y que su­gie­ro son: Red­booth, Asa­na, Wri­ke y Ba­se­camp), en­ton­ces cal­cu­la el tiem­po que te to­ma­rá ha­cer ca­da asig­na­ción y co­lo­ca una alar­ma. Aun­que sea al­go que te to­me de 10-15 mi­nu­tos, te man­ten­drá en­fo­ca­da y se­gui­rás más rá­pi­do a la si­guien­te ta­rea.

6. Blo­quea las dis­trac­cio­nes. Pa­ra los ca­sos más ex­tre­mos tam­bién hay so­lu­ción. Ac­tual­men­te exis­ten en el mer­ca­do un sin­nú­me­ro de apli­ca­cio­nes que li­te­ral­men­te no te per­mi­ten dis­traer­te con re­des so­cia­les en tu te­lé­fono o compu­tado­ra. Al­gu­na de las más po­pu­la­res son Sel­fCon­trol, Free­dom, An­ti-So­cial, Sta­yFo­cusd y Cold Tur­key.

7. To­ma des­can­sos. Desk­ti­me, una he­rra­mien­ta que con­ta­bi­li­za el tiem­po y ana­li­za la pro­duc­ti­vi­dad, con­clu­yó que se de­ben tra­ba­jar 52 mi­nu­tos se­gui­dos y to­mar des­can­sos de 17 mi­nu­tos. Es­to te per­mi­te man­te­ner­te en­fo­ca­da en ca­da ta­rea, evi­tan­do la ten­ta­ción de en­tre­te­ner­te con el ce­lu­lar. La idea es que en el des­can­so pue­das ha­cer ac­ti­vi­da­des que no in­vo­lu­cren tec­no­lo­gía, co­mo co­mer un “snack”, con­ver­sar con al­gún com­pa­ñe­ro o in­clu­so dar una pequeña ca­mi­na­ta den­tro de la em­pre­sa. 8. Agre­ga una dis­trac­ción. Aun­que sue­ne am­bi­guo, los cien­tí­fi­cos han de­ter­mi­na­do que ha­cer dos co­sas al mis­mo tiem­po te ha­rá en­fo­car­te más. La Uni­ver­sity Co­lle­ge de Lon­dres con­clu­yó que es­cu­char mú­si­ca mien­tras se tra­ba­ja ha­rá que tu ce­re­bro se con­cen­tre en ma­yor me­di­da. Te re­co­mien­do Spo­tify pa­ra mú­si­ca o in­clu­so Youtu­be en don­de pue­des po­ner vi­deos de co­rri­do.■

Abo­ga­da con Maes­tría en Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas (MBA). Di­rec­to­ra de Vo­ces Vi­ta­les Pa­na­má y crea­do­ra de Studio Ca­me­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.