Amo­res ase­si­nos

Se ini­cian ca­ri­ño­sa­men­te y aca­ban en tra­ge­dia.

Panamá América - - Portada - Lis­set­te Zo­rri­lla C. lzo­rri­lla@pa­sa.com @lzo­rri­llae­pa­sa

Ele­na (*) es una jo­ven que vi­vió en car­ne pro­pia el mal­tra­to de par­te de una per­so­na que de­bía brin­dar­le amor, res­pe­to y apo­yo: su no­vio, y que por el con­tra­rio le ofre­ció vio­len­cia fí­si­ca y psi­co­ló­gi­ca.

“To­do era bo­ni­to al prin­ci­pio. Pa­sá­ba­mos to­das las tar­des jun­tos", re­la­ta, pe­ro con el pa­so de los me­ses la his­to­ria cam­bió.

"Él me di­jo: ‘si tú me amas, eli­mi­na a to­dos los ami­gos que tie­nes en tus re­des so­cia­les’", re­cuer­da, y ella ce­dió por­que no vio na­da de ma­lo en su pe­ti­ción. “Yo le pe­dí que hi­cie­ra lo mis­mo, pe­ro él siem­pre bus­ca­ba una ex­cu­sa pa­ra no ha­cer­lo. La re­la­ción em­pe­zó a de­te­rio­rar­se y em­pe­cé a sen­tir ce­los yo tam­bién, por­que él de­cía que amar de ver­dad te­nía que ver con los ce­los".

Po­co a po­co su no­vio se vol­vió más po­se­si­vo y la ais­ló de fa­mi­lia­res y ami­gos.

El ma­yor ac­to de vio­len­cia se dio des­pués de que él re­vi­sa­ra su ce­lu­lar y des­cu­brie­ra una con­ver­sa­ción que sos­te­nía con un ami­go.

En ese mo­men­to la hu­mi­lló, la gol­peó, la in­sul­tó e in­ten­tó as­fi­xiar­la. Des­pués de eso Ele­na de­ci­dió ter­mi­nar la re­la­ción, pe­ro aun­que es­tu­vie­ran se­pa­ra­dos él si­guió ame­na­zán­do­la.

Hoy, a me­ses de ese epi­so­dio, Ele­na ad­mi­te que su­fre de los ner­vios y no pue­de sa­lir so­la sin sen­tir mie­do.

Se­ña­les

Las prohi­bi­cio­nes, el con­trol y el ais­la­mien­to son al­gu­nas de las pri­me­ras se­ña­les de vio­len­cia, se­ña­la la ex­sub­di­rec­to­ra del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de la Mu­jer (Ina­mu) To­ri­bia Ve­na­do.

Un error que co­me­ten los jó­ve­nes, se­gún la psi­có­lo­ga Ana Ma­ría Fló­rez, es que pien­san que los ce­los son al­go nor­mal, cuan­do en reali­dad im­pli­can una se­rie de in­se­gu­ri­da­des.

Las jó­ve­nes de­ben ser cons­cien­tes de que re­ci­bir es­te ti­po de vio­len­cia sig­ni­fi­ca que pue­de con­ver­tir­se en una can­di­da­ta a ca­sos de fe­mi­ci­dio, di­ce Ve­na­do.

¿Por qué se da?

Las in­te­rro­gan­tes de mu­chos que des­co­no­cen so­bre el te­ma son: ¿qué lle­va a al­guien a con­ver­tir­se en mal­tra­ta­dor, y qué lle­va a la víc­ti­ma a per­ma­ne­cer jun­to al vic­ti­ma­rio?

Ve­na­do ex­pli­ca que es­tos ca­sos se dan por la fal­ta de orien­ta­ción que sur­ge en el pe­rio­do del no­viaz­go. “Los pa­dres, por las ne­ce­si­da­des de tra­ba­jo y de sa­lir del ho­gar, des­cui­dan esa par­te de la co­mu­ni­ca­ción con los jó­ve­nes ado­les­cen­tes”.

Por es­ta ra­zón, la jo­ven va a bus­car otro ti­po de re­la­cio­nes fue­ra del con­tex­to del ho­gar y se arrai­ga tan­to en esas emo­cio­nes que ese sen­ti­mien­to du­ran­te el no­viaz­go re­pre­sen­ta pa­ra ella un to­do, por lo que no lo­gra iden­ti­fi­car esos ac­tos de vio­len­cia.

Es­tas si­tua­cio­nes se dan por los lla­ma­dos mo­de­los apren­di­dos, “eso equi­va­le a que lo que yo veo es lo que yo apren­do e in­terio­ri­zo”, in­di­ca Fló­rez.

Otro as­pec­to es la fal­ta de ex­pe­rien­cia en las re­la­cio­nes afec­ti­vas, lo que lle­va a no dis­tin­guir en­tre lo que es una re­la­ción sa­na y una mal­sa­na. Es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas son re­for­za­das por re­vis­tas, mú­si­ca, la televisión y una se­rie de fac­to­res cul­tu­ra­les.

Al­ter­na­ti­vas

Am­bas es­pe­cia­lis­tas se­ña­lan que es im­por­tan­te la co­mu­ni­ca­ción en­tre pa­dres e hi­jos, y que se ha­ble con los jó­ve­nes so­bre las re­la­cio­nes sa­nas pa­ra que ellos pue­dan iden­ti­fi­car los com­por­ta­mien­tos tó­xi­cos.

Fló­rez agre­ga que es primordial el as­pec­to de la in­te­li­gen­cia emo­cio­nal, so­bre to­do en los va­ro­nes, pues de­bi­do a que “vi­vi­mos en una so­cie­dad ma­chis­ta, siem­pre se les ha di­cho que de­ben re­pri­mir sus emo­cio­nes y por es­to se les ha­ce más di­fí­cil de ma­ne­jar cuan­do las re­la­cio­nes ya han ter­mi­na­do”.

“La mu­jer tie­ne que apren­der a ma­ne­jar ese sen­ti­do de se­gu­ri­dad, pa­ra sa­ber que pa­ra ser una mu­jer no tie­nes que vi­vir a tra­vés de otra per­so­na”, fi­na­li­za.

Ve­na­do re­co­mien­da for­ta­le­cer la edu­ca­ción de las mu­je­res. “Las de­sigual­da­des la van con­di­cio­nan­do y es un círcu­lo vi­cio­so, que si no tie­ne esa au­to­no­mía eco­nó­mi­ca va a ser bas­tan­te di­fí­cil (sa­lir), por­que hay mu­chos as­pec­tos com­pro­me­ti­dos”.

(*) El nom­bre fue cam­bia­do a pe­ti­ción de la fuen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.