Pér­di­da del ape­ti­to

Co­mo con­ver­tir la co­mi­da en al­go atrac­ti­vo.

Panamá América - - Portada - Lis­set­te Zo­rri­lla C. lzo­rri­lla@epa­sa.com @Pa­na­maA­me­ri­ca

Una co­rrec­ta ali­men­ta­ción du­ran­te la in­fan­cia es fun­da­men­tal pa­ra un desa­rro­llo ade­cua­do, por lo que mu­chos pa­dres se ate­mo­ri­zan cuan­do sus hi­jos pier­den el ape­ti­to. Afor­tu­na­da­men­te exis­ten ma­ne­ras de com­ba­tir­lo.

Una de las op­cio­nes que de­ben con­si­de­rar los pro­ge­ni­to­res es in­vo­lu­crar a sus hi­jos en ac­ti­vi­da­des que re­quie­ran mo­vi­mien­to, ya que de es­ta for­ma se es­ti­mu­la el ape­ti­to, ex­pli­ca el nu­tri­cio­nis­ta Luis Villarreal, de la Clí­ni­ca Po­pu­lar Ma­dre Ma­ría.

Otra al­ter­na­ti­va que su­gie­re el nu­tri­cio­nis­ta es ser­vir ra­cio­nes pe­que­ñas de ali­men­tos a los ni­ños, pe­ro va­rias ve­ces al día, en­tre cin­co a seis por­cio­nes. De igual for­ma los snacks o ten­tem­piés sa­lu­da­bles a lo lar­go del día son una for­ma sen­ci­lla y prác­ti­ca que per­mi­te cu­brir los re­que­ri­mien­tos ener­gé­ti­cos de los in­fan­tes. “Es im­por­tan­te re­sal­tar que la in­ges­ta de zu­mos o be­bi­das azu­ca­ra­das dis­mi­nu­ye el ape­ti­to, por lo que evi­tar­los re­sul­ta ne­ce­sa­rio si que­re­mos que nues­tros hi­jos con­su­man más ali­men­tos nu­tri­ti­vos”, re­cal­ca el nu­tri­cio­nis­ta.

Co­mi­da atrac­ti­va

En­tre las téc­ni­cas más efec­ti­vas pa­ra que el ni­ño sien­ta in­te­rés en co­mer se en­cuen­tra la for­ma o apa­rien­cia en que se sir­ven los ali­men­tos, al igual que la tex­tu­ra, el co­lor y el aro­ma que ten­gan.

“Si lo que se sir­ve no tie­ne una for­ma agra­da­ble a la vis­ta (ya sea co­ra­zo­nes, círcu­los, ro­da­jas, cu­bi­tos, trián­gu­los, en­tre otras), no cau­sa im­pac­to, y el in­fan­te op­ta­rá por de­jar co­mi­da; la tex­tu­ra ha de ser sua­ve y de fá­cil mas­ti­ca­ción, la com­bi­na­ción de co­lo­res o el co­lor del ali­men­to en con­tras­te con el pla­to de co­mer son es­tra­te­gias que per­sua­den a que el ni­ño se sien­ta atraí­do y, por úl­ti­mo, el aro­ma y la tem­pe­ra­tu­ra son pun­tos fi­na­les que de­ter­mi­na­rán si el in­fan­te co­me­rá o no”, se­ña­la el nu­tri­cio­nis­ta.

Ma­las prác­ti­cas

For­zar el ni­ño a ter­mi­nar el pla­to, cas­ti­gar­lo o pre­miar­lo pa­ra que co­man son ac­ti­vi­da­des que no be­ne­fi­cian a la co­rrec­ta ali­men­ta­ción del in­fan­te se­gún los co­no­ce­do­res del te­ma.

Otro error co­mún, se­gún ex­pli­ca Villarreal, es ser­vir­le la co­mi­da en la me­sa y pren­der la TV o te­ner ju­gue­tes al­re­de­dor que cau­sen dis­trac­cio­nes, ya que oca­sio­nan desinterés ha­cia las co­mi­das.

“Re­cor­de­mos que si a los ni­ños les ofre­ce­mos un en­torno tran­qui­lo y ali­men­tos sa­lu­da­bles den­sos en nu­trien­tes, op­ta­rán por con­su­mir­los, y es cru­cial en­ca­mi­nar­los ha­cia bue­nos há­bi­tos”, fi­na­li­za.

»For­zar el ni­ño a ter­mi­nar el pla­to, cas­ti­gar­lo o pre­miar­lo pa­ra que co­man no be­ne­fi­cian a la co­rrec­ta ali­men­ta­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.