Am­bien­ta­lis­tas abo­gan por ma­yor san­ción pa­ra los de­li­tos eco­ló­gi­cos

» Hay quie­nes pro­po­nen que una san­ción pa­ra los que in­cu­rran en de­li­tos con­tra la vi­da sil­ves­tre sea tra­ba­jo co­mu­ni­ta­rio y no días mul­ta, co­mo ocu­rre ac­tual­men­te.

Panamá América - - Nación - Belys To­ri­bio Es­tu­dian­te de Pe­rio­dis­mo @Pa­na­maA­me­ri­ca

To­dos los de­li­tos con­tra la eco­lo­gía son graves, pe­ro los que pue­den oca­sio­nar un per­jui­cio más con­si­de­ra­ble son los de­li­tos con­tra la vi­da sil­ves­tre en los que se po­ne en pe­li­gro es­pe­cies que es­tán a pun­to de des­apa­re­cer.

Con los re­cien­tes ca­sos de de­li­tos am­bien­ta­les las vo­ces am­bien­ta­lis­tas coin­ci­den en que es jus­to y ne­ce­sa­rio que se in­ten­si­fi­quen las san­cio­nes a las per­so­nas que in­cu­rran en los de­li­tos de ex­trac­ción de re­cur­sos o es­pe­cies de la vi­da sil­ves­tre, ade­más de pro­po­ner pro­yec­tos de ley que en­du­rez­can las pe­nas.

Las san­cio­nes ac­tual­men­te no son lo su­fi­cien­te fuer­tes o se­ve­ras, lo que pro­vo­ca que los in­frac­to­res pa­guen pe­que­ñas mul­tas y con­ti­núen vio­lan­do la ley.

El Có­di­go Pe­nal con­tem­pla que las per­so­nas que in­cu­rran en de­li­to en per­jui­cio de la vi­da sil­ves­tre pue­den ir de 2 a 4 años de pri­sión y au­men­tar se­gún in­cu­rra en al­gu­na agra­van­te pre­via­men­te es­ta­ble­ci­da. Sin em­bar­go, es­ta me­di­da es rem­pla­za­da en al­gu­nos ca­sos por días mul­ta, mas no por tra­ba­jo co­mu­ni­ta­rio.

Hay quie­nes pro­po­nen que una san­ción pa­ra los que in­cu­rran en es­ta acción de­be ser tra­ba­jo co­mu­ni­ta­rio y no días mul­ta, pe­ro un tra­ba­jo co­mu­ni­ta­rio com­ple­men­ta­do con edu­ca­ción, de la mano del Mi­nis­te­rio de Am­bien­te, y so­bre to­do que la per­so­na lle­ve un dis­tin­ti­vo que in­di­que que es­tá lle­van­do a ca­bo ese tra­ba­jo por­que in­cu­rrió en un de­li­to. Así lo cree la di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de Au­du­bon Pa­na­má, Ro­sa­bel Mi­ró.

Mi­ró ad­vier­te que el adop­tar la dis­po­si­ción de uti­li­zar un dis­tin­ti­vo se­ría una me­di­da de es­car­nio pa­ra que les sir­va a to­dos de ejem­plo, que la úni­ca for­ma de vi­vir es no co­me­tien­do de­li­tos de nin­gu­na ín­do­le y me­nos eco­ló­gi­co.

Se­gún da­tos es­ta­dís­ti­cos del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, de enero a mar­zo del año en cur­so se han re­gis­tra­do 5 ca­sos de de­li­tos eco­ló­gi­cos en la mo­da­li­dad de ex­trac­ción de re­cur­sos o es­pe­cies de la vi­da sil­ves­tre, acuá­ti­ca o te­rres­tre pro­te­gi­das o en pe­li­gro de ex­tin­ción.

Re­cien­te­men­te se dio el ca­so de un in­di­vi­duo que in­ten­ta­ba ven­der pe­ri­cos en la vía Pa­na­me­ri­ca­na en Che­po, el in­frac­tor fue de­te­ni­do por de­li­to eco­ló­gi­co en la mo­da­li­dad de trá­fi­co de vi­da sil­ves­tre, el mis­mo de­be­rá en­fren­tar al Mi­nis­te­rio Pú­bli­co.

El ca­so de los pe­ri­cos no es el úni­co, en el 2017 una per­so­na fue aprehen­di­da por la policía eco­ló­gi­ca con po­se­sión de ocho igua­nas ver­des y un ejem­plar de ca­pi­ba­ra. Se le dic­tó 150 días mul­ta.

Otra de las es­pe­cies más ex­traí­da de su há­bi­tat es la tor­tu­ga ca­rey, muy bus­ca­da por su co­mer­cia­li­za­ción ile­gal de car­ne y hue­vos.

Son el ja­guar, el ve­na­do co­li­blan­co, la ra­na do­ra­da, el mono ar­di­lla, el ma­cho de mon­te y el ma­na­tí al­gu­nas de las es­pe­cies pro­te­gi­das y en vía de ex­tin­ción que se en­cuen­tran en el te­rri­to­rio na­cio­nal, se­gún da­tos del Mi­nis­te­rio de Am­bien­te.

Es ne­ce­sa­rio que la ciu­da­da­nía coope­re y sea cons­cien­te de que exis­te un pro­ble­ma, y que si tie­nen co­no­ci­mien­to, in­ter­pon­gan las de­nun­cias an­te las au­to­ri­da­des per­ti­nen­tes.

»La ex­trac­ción de re­cur­sos o es­pe­cies de la vi­da sil­ves­tre aten­ta con­tra el equilibrio del am­bien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.