Dolor lum­bar, uno de los ma­les más co­mu­nes en­tre los pa­na­me­ños

» Se­gún es­pe­cia­lis­tas en fi­sio­te­ra­pia, a los ni­ños hay que edu­car­los y en­se­ñar­les cómo se de­ben aga­char, cómo de­ben sen­tar­se, en­tre otros, pa­ra evitar dolor lum­bar al lle­gar a la dé­ca­da de los 40.

Panamá América - - Nación - Patricia Ta­pia Es­tu­dian­te de Pe­rio­dis­mo @Pa­na­maA­me­ri­ca

De acuer­do con es­tu­dios rea­li­za­dos, se es­ti­ma que el 80% de la po­bla­ción pa­na­me­ña tie­ne una al­ta probabilidad de pa­de­cer lum­bal­gia en al­gún mo­men­to de su vi­da.

In­clu­so, si a edad tem­pra­na no se les en­se­ña la for­ma co­rrec­ta de sen­tar­se o aga­char­se, al lle­gar a los 40 o 50 años po­drían em­pe­zar a pa­de­cer es­te mal.

Es por ello que en Pa­na­má, el dolor lum­bar se ha con­ver­ti­do en un pro­ble­ma que le si­túa co­mo una de las ma­yo­res cau­sas de con­sul­ta a los ser­vi­cios mé­di­cos.

Ci­fras del Mi­nis­te­rio de Sa­lud (Minsa) re­fle­jan que el lum­ba­go se en­cuen­tra co­mo la sex­ta cau­sa de mor­bi­li­dad mé­di­ca, con una ci­fra de 52 mil 601 ca­sos, de los cua­les 24 mil 637 son hombres y 27 mil 964 son mu­je­res.

El dolor lum­bar se ma­ni­fies­ta me­dian­te dolor en la es­pal­da y se uti­li­za es­te tér­mino ge­ne­ra­li­za­do pa­ra des­cri­bir­lo, ya que una lum­bal­gia pue­de ser me­cá­ni­ca, es de­cir, aque­lla que pue­de desa­rro­llar­se por un mal mo­vi­mien­to, o la trau­má­ti­ca, que ocu­rre con ac­ci­den­tes, caí­das, gol­pes di­rec­tos o una ac­ti­vi­dad de­por­ti­va, y las de un com­pro­mi­so neu­ro­ló­gi­co.

La fi­sio­te­ra­peu­ta He­len Po­rras ase­gu­ra que el sín­to­ma más fre­cuen­te pa­ra de­tec­tar una lum­bal­gia es el dolor, sin em­bar­go, no to­dos los do­lo­res lum­ba­res son cau­sa­dos por el mis­mo pro­ble­ma y es por eso que los tra­ta­mien­tos que to­man los pa­cien­tes van va­rian­do de acuer­do con su si­tua­ción.

"La edu­ca­ción de­be em­pe­zar des­de la es­cue­la, to­do em­pie­za des­de allí. A los ni­ños hay que edu­car­los y en­se­ñar­les cómo se de­ben aga­char, cómo de­ben sen­tar­se, hay que en­se­ñar­les a ali­men­tar­se sa­na­men­te, ya que el día de ma­ña­na ese ni­ño no va a su­frir de obe­si­dad, y en­ton­ces es a tra­vés de es­to que evi­ta­re­mos que a fu­tu­ro va­yan a pa­de­cer un dolor lum­bar. So­lo con en­se­ñar­les a cui­dar su es­pal­da es un pa­cien­te me­nos

que va­mos a te­ner en 15 o 20 años", ex­pre­só Po­rras.

Por eso, pa­ra con­cien­ciar a los pa­cien­tes de dolor lum­bar, el ser­vi­cio de Me­di­ci­na Fí­si­ca y Reha­bi­li­ta­ción del hos­pi­tal Susana Jo­nes Cano ha crea­do una Es­cue­la de Co­lum­na, en la que un gru­po de cin­co fi­sio­te­ra­peu­tas brin­da los miér­co­les de ca­da mes char­las y ta­lle­res a pa­cien­tes que se atienden en el mis­mo.

La idea sur­ge de­bi­do al gran vo­lu­men de per­so­nas que es­tán aque­ja­das de una lum­bal­gia, así co­mo tam­bién de aque­llas que even­tual­men­te la pue­den lle­gar a pa­de­cer.

Ac­tual­men­te, 20 pa­cien­tes por mes to­man es­tas char­las que se rea­li­zan en la ins­ti­tu­ción, y en lo que va del año han asis­ti­do unos 40 pa­cien­tes.

La Es­cue­la de Co­lum­na es una es­pe­cie de se­mi­na­rio di­dác­ti­co en el que se ex­pli­ca a los pa­cien­tes la for­ma de rea­li­zar es­ti­ra­mien­tos, las pos­tu­ras co­rrec­tas y el fun­cio­na­mien­to de la es­pal­da, y a tra­vés de es­to, ayu­dar a me­jo­rar pos­tu­ras que las per­so­nas van ad­qui­rien­do en el trans­cur­so de to­da su vi­da.

Otros de los mo­ti­vos pa­ra in­cen­ti­var a los pa­cien­tes pa­ra que par­ti­ci­pen en es­te pro­gra­ma es po­der con­tar con el tiem­po, ya que los fi­sio­te­ra­peu­tas, den­tro de la eva­lua­ción, no pue­den ex­pli­car aque­llas pos­tu­ras que les van a cau­sar una le­sión o que no van a de­jar que me­jo­re la que ya exis­te.

»La Es­cue­la de Co­lum­na se rea­li­za ca­da mes en el hos­pi­tal Susana Jo­nes Cano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.