La in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca, un ne­go­cio que ma­ta

Panamá América - - Opinión - Juan Jo­va­né opi­nion@epa­sa.com

La in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca mun­dial cons­ti­tu­ye uno de los ne­go­cios más gran­des y ren­ta­bles de la eco­no­mía glo­ba­li­za­da. Es así que, de acuer­do con la Fe­de­ra­ción de Aso­cia­cio­nes pa­ra la De­fen­sa de la Sa­ni­dad Pú­bli­ca de Es­pa­ña, “por ca­da dó­lar in­ver­ti­do en fa­bri­car me­di­ca­men­tos se ob­tie­nen mil de ga­nan­cias”. Más aún, Joel Lex­chin, mé­di­co de ur­gen­cias que en­se­ña sa­lud pú­bli­ca en la Uni­ver­si­dad de York, dispu­ta la idea de que es­tas ten­gan su ori­gen en el al­to cos­to de las in­ves­ti­ga­cio­nes, des­ta­can­do el he­cho de que ape­nas 1.3% del to­tal de los gas­tos de la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca se de­di­ca a la in­ves­ti­ga­ción básica. Se ne­ce­si­ta, en­ton­ces, una ex­pli­ca­ción al­ter­na­ti­va.

La ex­pli­ca­ción tie­ne que ver con el he­cho de que la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca cons­ti­tu­ye un sec­tor cu­yo ob­je­ti­vo bá­si­co es ma­xi­mi­zar los be­ne­fi­cios, lo que ha­ce apro­ve­chan­do su ele­va­do po­der de mer­ca­do so­bre una de­man­da que por su na­tu­ra­le­za re­sul­ta muy inelás­ti­ca a las al­zas de pre­cios, en la me­di­da que re­pre­sen­tan bie­nes de con­su­mo esen­cial­men­te bá­si­cos pa­ra quie­nes de­pen­den de los mis­mos. Ade­más se tra­ta de una ra­ma in­dus­trial que es­tá guia­da a ob­te­ner be­ne­fi­cios no tan­to por el cui­da­do de la sa­lud, sino de la me­di­ci­na de ca­rác­ter cu­ri­ta. Se tra­ta, por tan­to, de un en­fo­que que no se di­ri­ge ha­cia la sa­lud pú­bli­ca de ca­rác­ter pre­ven­ti­vo, ya que por es­ta vía no se ge­ne­ra una de­man­da de me­di­ca­men­tos cu­ra­ti­vos. El ne­go­cio en­ton­ces más que ase­gu­rar la sa­lud se di­ri­ge, ca­si com­ple­ta­men­te, a lu­crar de la en­fer­me­dad.

La pre­sen­cia de una com­pe­ten­cia exi­gua, que per­mi­te man­te­ner el con­trol so­bre los mer­ca­dos, es­tá re­la­cio­na­da con las nor­mas de pro­tec­ción a su pro­pie­dad in­te­lec­tual. Es­tos se en­cuen­tran for­ma­li­za­dos en las re­glas de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Co­mer­cio (OMC) y en los lla­ma­dos tra­ta­dos de libre co­mer­cio, en con­di­cio­nes que se le im­po­nen igual­men­te a to­dos los paí­ses, sin te­ner en cuen­ta su ni­vel de desa­rro­llo. Se tra­ta de un me­ca­nis­mo que si bien ele­va las ga­nan­cias de los pro­duc­to­res, ge­ne­ra una si­tua­ción en que, da­dos los al­tos pre­cios re­sul­tan­tes, mu­chos de los ha­bi­tan­tes más po­bres del pla­ne­ta es­tán con­de­na­dos a pe­re­cer. Son es­tas nor­mas muy es­tric­tas que son im­pul­sa­das en di­chos tra­ta­dos por los paí­ses cen­tra­les que cons­ti­tu­yen la par­te do­mi­nan­te en las ne­go­cia­cio­nes de los mis­mos, los que se im­po­nen a los paí­ses me­nos desa­rro­lla­dos ba­jo la ame­na­za de fuer­tes re­ta­lia­cio­nes reales y fi­nan­cie­ras en ca­so de in­cum­pli­mien­to de di­chas nor­mas.

A lo an­te­rior ha­bría que agre­gar que la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca, uti­li­zan­do su po­der eco­nó­mi­co, que se ex­pre­sa en su ca­pa­ci­dad de ca­bil­deo y de otor­gar do­na­cio­nes pa­ra las cam­pa­ñas po­lí­ti­cas, ha lo­gra­do de­bi­li­tar to­do el sis­te­ma de con­trol de apro­ba­ción de los nue­vos me­di­ca­men­tos. Es­to ha lle­va­do, co­mo bien lo se­ña­lan, Ac­ker­loff y Shi­ller en su li­bro de­di­ca­do a la eco­no­mía de la ma­ni­pu­la­ción y el en­ga­ño, al mer­ca­deo de me­di­ca­men­tos que han re­sul­ta­do en graves da­ños pa­ra la po­bla­ción, in­clu­yen­do un nú­me­ro sig­ni­fi­ca­ti­vo de muer­tes.

Es evi­den­te que el de­re­cho a la sa­lud re­sul­ta in­com­pa­ti­ble con una eco­no­mía ba­sa­da ex­clu­si­va­men­te en el lu­cro. Eco­no­mis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.