Otro ar­tícu­lo so­bre la cons­ti­tu­yen­te

Panamá América - - Opinión - Gabriel D’An­nun­zio Ro­sa­nia Vi­lla­ver­de opi­nion@epa­sa.com Abo­ga­do y Lo­cu­tor.

He per­di­do la cuen­ta de las ve­ces que me he ex­pre­sa­do, por más de vein­ti­cin­co años, al igual que otras per­so­nas, por me­dio de pe­rió­di­cos, re­des so­cia­les y otras for­mas de in­ter­ac­ción hu­ma­na, so­bre la cons­ti­tu­yen­te. Mu­chos han ha­bla­do o ha­blan de ella, pe­ro nun­ca se ate­rri­za so­bre los “cuán­do” y los “có­mo”, ya que, ca­si siem­pre, por cau­sa de pre­jui­cios, an­ta­go­nis­mos, in­te­re­ses crea­dos o, sim­ple­men­te, pa­ra de­mos­trar que se tie­ne con­trol y po­der, ini­cia­ti­vas co­mo es­ta son desecha­das, sin que se to­men en cuen­ta los ele­men­tos, me­ca­nis­mos y pro­ce­sos pro­pios de un aná­li­sis pro­fun­do y un de­ba­te sin­ce­ro, en es­te ca­so, de un te­ma po­lí­ti­co, ju­rí­di­co y so­cial.

La so­cie­dad, en la que nos ha to­ca­do vi­vir, tie­ne, co­mo as­pec­to so­bre­sa­lien­te, a la Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca co­mo su nor­ma ju­rí­di­ca de ma­yor je­rar­quía, sin em­bar­go, pa­ra que es­te ins­tru­men­to pue­da ser con­si­de­ra­do ple­na­men­te le­gí­ti­mo, de­be ser el re­sul­ta­do del más am­plio y abier­to es­cru­ti­nio y con­sen­so po­pu­lar, lo cual, en el ca­so pa­na­me­ño, no es así, si re­pa­sa­mos nues­tra his­to­ria cons­ti­tu­cio­nal. To­das las cons­ti­tu­cio­nes han si­do pro­duc­to, ma­yor­men­te, de in­te­re­ses e im­po­si­cio­nes de los fac­to­res reales de po­der.

Vol­vien­do a lo de “más de vein­ti­cin­co años”, que men­cio­né en lí­neas su­pe­rio­res, las ge­ne­ra­cio­nes de es­te tiem­po he­mos te­ni­do (se­gui­mos te­nien­do) la res­pon­sa­bi­li­dad de sub­sa­nar los vi­cios con los que se pro­crea­ron, pa­rie­ron y fun­da­men­ta­ron di­chas cons­ti­tu­cio­nes, sin em­bar­go, per­sis­ti­mos en em­pan­ta­nar­nos en los “cuán­do” y los “có­mo”, es de­cir, dis­cu­sio­nes es­té­ri­les so­bre la for­ma en vez del fon­do, sin me­nos­ca­bo de las teo­rías so­bre cons­pi­ra­cio­nes que so­bre­sal­tan a unos y di­vier­ten a otros. Nues­tra de­mo­cra­cia es al­go en cons­truc­ción, es cier­to, pe­ro, si hay al­go en lo que he­mos avan­za­do es que na­die va a lle­gar al po­der po­lí­ti­co a me­nos que no ten­ga los vo­tos pa­ra eso, y los ha­ya re­ci­bi­do de ma­ne­ra lim­pia y le­gal.

Si la dis­cu­sión se cen­tra en que “no es el mo­men­to”, en­ton­ces, “¿cuán­do lo es?”. Es im­pro­pio e in­jus­to que se si­ga pos­ter­gan­do es­te asun­to de la cons­ti­tu­yen­te. La gran ver­dad es que, so­bre la ba­se de la dis­po­si­ción cons­ti­tu­cio­nal ac­tual, so­bre la cons­ti­tu­yen­te pa­ra­le­la, si es­ta se con­vo­ca de tal ma­ne­ra que los cons­ti­tu­yen­tes sean es­co­gi­dos en la mis­ma fe­cha que el res­to de los car­gos de elec­ción po­pu­lar, y, lue­go de los trá­mi­tes cons­ti­tu­cio­na­les y le­ga­les co­rres­pon­dien­tes ten­dien­tes a la apro­ba­ción de una nue­va cons­ti­tu­ción, es­ta so­lo pue­de en­trar en vi­gen­cia a par­tir del año 2024.

En vez de es­tar­nos ba­san­do en sos­pe­chas y es­pe­cu­la­cio­nes, de­be­mos, co­mo so­cie­dad, po­ner­nos de acuer­do. De eso se tra­ta, de apren­der a es­cu­char­nos y con­si­de­rar­nos, los unos a los otros, en la bús­que­da de lo que más nos con­vie­ne. Es tiem­po de cre­cer y ma­du­rar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.