Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia jue­ga con la vi­da de Mar­ti­ne­lli

Panamá América - - Nación -

La de­vo­lu­ción se­cre­ta de Ri­car­do Mar­ti­ne­lli Be­rro­cal al cen­tro pe­ni­ten­cia­rio El Re­na­cer, des­de el Hos­pi­tal Santo To­más, ha pro­vo­ca­do que más pa­na­me­ños acu­dan a ins­tan­cias in­ter­na­cio­na­les pa­ra ve­lar por el res­pe­to de sus de­re­chos hu­ma­nos.

Mar­ti­ne­lli, el pa­sa­do 5 de no­viem­bre tu­vo que ser tras­la­da­do al Hos­pi­tal Santo To­más, des­de El Re­na­cer, por pro­ble­mas de sa­lud y fue sa­ca­do al día si­guien­te a es­con­di­das pa­ra evi­tar que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción tu­vie­ran ac­ce­so a al­gún ti­po de in­for­ma­ción.

Las cons­tan­tes men­cio­nes de la Cor­te In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos en re­des so­cia­les pi­dien­do su in­ter­ven­ción en el ca­so del exmandatario, se unen a los re­cur­sos pre­sen­ta­dos por per­so­nas de la so­cie­dad a título per­so­nal.

Uno por Ca­ta­lino Ro­sas y otro por Jor­ge Ce­ba­llos, quie­nes son abo­ga­dos y sus­ten­ta­ron sus ha­beas corpus en la con­di­ción de sa­lud del ex­dipu­tado del Par­la­men­to Cen­troa­me­ri­cano (Par­la­cen).

A eso se le su­ma el del co­mu­ni­ca­dor so­cial ita­liano Die­go Dal Bo­ni Ha­sen­berg, quien se­ma­nas atrás tam­bién acu­dió a la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia a título per­so­nal.

Los ad­he­ren­tes del par­ti­do Cam­bio De­mo­crá­ti­co pi­den más res­pe­to por la sa­lud de Mar­ti­ne­lli. “Es­to ya es to­tal­men­te po­lí­ti­co, no hay na­da le­gal en la for­ma co­mo tra­tan al expresidente”, di­jo Ma­rio Cór­do­ba.

Se­gún el mé­di­co Die­go Gon­zá­lez, la hi­per­ten­sión mal con­tro­la­da po­dría oca­sio­nar­le des­de pro­ble­mas en el co­ra­zón has­ta pa­rá­li­sis al pa­cien­te que la pa­dez­ca y no se cui­de, e in­clu­so lle­var a la muer­te.

» Su úl­ti­ma re­caí­da de sa­lud, fue el pa­sa­do lu­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.