Mar­ti­ne­lli, víc­ti­ma de ven­gan­za

»Ca­so con­tra Ri­car­do Mar­ti­ne­lli es una per­se­cu­ción po­lí­ti­ca.

Panamá América - - Portada - na­cion.pa@epa­sa.com Re­dac­ción @Pa­na­maA­me­ri­ca

Ha que­da­do com­pro­ba­do que el ca­so de los su­pues­tos pin­cha­zos te­le­fó­ni­cos que se si­gue con­tra Ri­car­do Mar­ti­ne­lli no tie­ne sus­ten­to le­gal, ya que den­tro de ese ex­pe­dien­te no hay na­da que in­vo­lu­cre al ex­man­da­ta­rio, pe­ro si­gue pri­va­do de su li­ber­tad por una per­se­cu­ción po­lí­ti­ca. El odio que tie­ne el ac­tual pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, Juan Carlos Va­re­la, ha­cia Mar­ti­ne­lli ha pro­vo­ca­do que su vi­da se pon­ga en ries­go por ne­gar­le una aten­ción mé­di­ca más especial.

A eso se le su­ma la ne­ga­ción a cam­biar­le la me­di­da cau­te­lar al ex­dipu­tado del Par­la­men­to Cen­troa­me­ri­cano (Par­la­cen) por com­pli­ca­cio­nes de sa­lud que han sa­li­do a con­se­cuen­cia de la fal­ta del res­pe­to a los de­re­chos hu­ma­nos que tie­ne Mar­ti­ne­lli.

Luis Eduardo Ca­ma­cho, vo­ce­ro de Mar­ti­ne­lli, siem­pre ha de­fi­ni­do el ca­so de su ami­go y co­par­ti­da­rio de Cam­bio De­mo­crá­ti­co co­mo un “ex­pe­dien­te chim­bo”, teo­ría que ca­da vez va ga­nan­do más te­rreno.

Mues­tra de ello es que los úni­cos que que­dan pri­va­dos de li­ber­tad tras ar­mar los ex­pe­dien­tes de su­pues­ta co­rrup­ción con­tra fun­cio­na­rios del quin­que­nio an­te­rior son Ri­car­do Mar­ti­ne­lli y el ex­di­rec­tor del Con­se­jo Na­cio­nal de Se­gu­ri­dad Gus­ta­vo Pérez.

El res­to de quie­nes en su mo­men­to fue­ron de­te­ni­dos por ór­de­nes de Va­re­la ya han que­da­do en li­ber­tad y no se les ha po­di­do com­pro­bar na­da de lo que eran acu­sa­dos.

El úl­ti­mo en lim­piar su nom­bre fue el ex­mi­nis­tro de Desa­rro­llo So­cial Guillermo Fe­rru­fino, cuan­do el Juz­ga­do Dé­ci­mo Quin­to Pe­nal de Pa­na­má anu­ló la in­ves­ti­ga­ción que se le se­guía por pre­sun­to pe­cu­la­do en el al­qui­ler de he­li­cóp­te­ros a tra­vés del des­apa­re­ci­do Pro­gra­ma de Ayu­da Na­cio­nal (PAN).

A eso se le su­man las de­cla­ra­cio­nes de Jaime Agra­zal, quien era tes­ti­go en el ca­so con­tra Gus­ta­vo Pérez por su­pues­tos pin­cha­zos y la fa­mo­sa má­qui­na pin­cha­do­ra, y quien lue­go se re­trac­tó, acla­ran­do que to­do el ca­so ha si­do or­ga­ni­za­do, ar­ma­do y per­pe­tra­do por Ro­lan­do “Pi­cui­ro” Ló­pez y Juan Carlos Va­re­la des­de el Con­se­jo Na­cio­nal de Se­gu­ri­dad.

Tam­bién sa­lió a la luz la ver­sión de Isa­be­lla Stan­zio­la, quien te­nía una his­to­ria si­mi­lar con Ló­pez y la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia (CSJ), no hi­zo na­da tras las pu­bli­ca­cio­nes y man­tu­vo co­mo si na­da el ca­so Mar­ti­ne­lli.

Se­gún el gru­po de abo­ga­dos de Mar­ti­ne­lli, el tiem­po po­co a po­co les ha ido dan­do la ra­zón so­bre la fal­ta de prue­bas con­tra el ex­man­da­ta­rio pa­ra pri­var­lo de su li­ber­tad des­de que re­gre­só el pa­sa­do 11 de ju­nio ex­tra­di­ta­do de Es­ta­dos Uni­dos.

El juez de ga­ran­tía del ca­so, Je­ró­ni­mo Me­jía, tam­po­co qui­so apli­car­le co­mo con­ta­ble el tiem­po que Mar­ti­ne­lli es­tu­vo de­te­ni­do en Es­ta­dos Uni­dos y le ha ne­ga­do ca­da uno de los re­cur­sos que sus abo­ga­dos han pre­sen­ta­dos des­pués de di­la­ta­das reunio­nes pri­va­das.

»Ri­car­do Mar­ti­ne­lli po­dría con­ver­tir­se en el pró­xi­mo pró­cer del país por la per­se­cu­ción po­lí­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.