Pren­sa pa­na­me­ña su­fre una tran­si­ción do­lo­ro­sa

» Pro­fe­sio­na­les de la co­mu­ni­ca­ción es­tán sien­do víc­ti­mas de la pre­ca­rie­dad en los in­gre­sos que su­fren las em­pre­sas pe­rio­dís­ti­cas en Pa­na­má. » Hay co­sas que no cam­bian en el pe­rio­dis­mo, co­mo la vo­ca­ción. Es un ofi­cio con suel­dos mo­des­tos, pe­ro ne­ce­sa­rio p

Panamá América - - Nación - Mi­riam Las­so mi­riam.las­so@epa­sa.com.pa @mlas­so12

El pe­rio­dis­ta pa­na­me­ño Ja­mes Apa­ri­cio ana­li­zó en El Trino la ola de des­pi­dos en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y la reali­dad del pe­rio­dis­mo pa­na­me­ño en la era di­gi­tal. ¿Cuál es la reali­dad de la pren­sa pa­na­me­ña?

Hoy más que nun­ca, la pren­sa tra­di­cio­nal tie­ne que em­pe­zar a trans­for­mar­se por­que es­ta­mos pa­san­do por una tran­si­ción muy do­lo­ro­sa. Nun­ca ha­bía­mos vis­to es­ta cri­sis en la pren­sa pa­na­me­ña, ni en­tre 1986 y 1989, pe­rio­do más difícil de la épo­ca mi­li­tar. Se es­tán achi­can­do las em­pre­sas y es­tán des­pi­dien­do a bue­nos pro­fe­sio­na­les.

¿Qué pa­sa con las em­pre­sas pe­rio­dís­ti­cas?

Hay una pre­ca­rie­dad en los in­gre­sos de los me­dios na­cio­na­les, que ten­drán que bus­car in­gre­sos dis­tin­tos a la pu­bli­ci­dad, co­mo ocu­rre en otros paí­ses. La in­dus­tria tra­di­cio­nal de pa­pel lan­gui­de­ce, dan­do pa­so a lo di­gi­tal.

¿A qué atri­bui­mos esa cri­sis y qué sig­ni­fi­ca pa­ra los pe­rio­dis­tas?

Pri­me­ro, el go­bierno ac­tual de­ci­dió re­du­cir su in­ver­sión pu­bli­ci­ta­ria, las em­pre­sas que co­lo­can anun­cios pu­bli­ci­ta­rios es­tán pa­san­do por una re­ce­sión. En el ca­so de los co­mu­ni­ca­do­res so­cia­les, el re­to es apren­der de to­do por­que cuan­do to­do se ha­ga di­gi­tal­men­te, si el co­mu­ni­ca­dor no sa­be, que­da­rá fue­ra.

¿Se pre­pa­ra­ron los pe­rio­dis­tas pa­ra el cam­bio?

No es­tán pre­pa­ra­dos por­que las em­pre­sas pe­rio­dís­ti­cas no se pre­pa­ra­ron, no lo en­ten­die­ron y, po­si­ble­men­te, no lo en­tien­den to­da­vía. Ade­más, es una mal­dad que nues­tras es­cue­las de pe­rio­dis­mo es­tén en­se­ñan­do co­mu­ni­ca­ción so­cial a la nue­va ge­ne­ra­ción co­mo se en­se­ña­ba ha­ce 40 años y aque­llos que edu­can en co­mu­ni­ca­ción ni si­quie­ra pi­sen la re­dac­ción de los me­dios. No hay es­cue­las de me­dios di­gi­ta­les, se cons­tru­yen en los me­dios tra­di­cio­na­les.

¿Dón­de que­da la éti­ca pe­rio­dís­ti­ca en es­ta evo­lu­ción?

En Pa­na­má nun­ca la pren­sa ha desa­rro­lla­do una pos­tu­ra o prác­ti­ca que ten­ga que ver con la éti­ca pe­rio­dís­ti­ca. Po­si­ble­men­te es­tá por allí y los pe­rio­dis­tas la prac­ti­can de ma­ne­ra au­to­má­ti­ca. La éti­ca pe­rio­dís­ti­ca en Pa­na­má es­tá en un lim­bo.

¿Qué es lo po­si­ti­vo y lo ne­ga­ti­vo de la evo­lu­ción di­gi­tal del pe­rio­dis­mo?

Creo que lo ne­ga­ti­vo de la in­cur­sión de la tec­no­lo­gía es que hay un li­ber­ti­na­je y no se ha es­ta­ble­ci­do la fron­te­ra en­tre lo ve­ri­fi­ca­do y lo no ve­ri­fi­ca­do, en­ton­ces te en­fren­tas a un fe­nó­meno nue­vo, que de­no­mi­nan fa­ke news, lo que ha­ce 30 años le lla­má­ba­mos ru­mo­res o las no­ti­cias de ra­dio bem­ba.

¿Qué ha cam­bia­do en la for­ma de ha­cer pe­rio­dis­mo co­mo tal?

Lo que ha cam­bia­do es que el pe­rio­dis­ta de­be ir a la pro­fun­di­dad, a lo que es­tá de­trás, a lo que no se ve, no se ex­pli­ca, a lo que los gru­pos de po­der, sean pri­va­dos o pú­bli­cos, no nos di­cen. El pe­rio­dis­ta de­be ser más crí­ti­co, más in­de­pen­dien­te, más pe­lea­dor, más in­ves­ti­ga­dor, pe­ro so­bre to­do, más in­te­lec­tual.

¿Pue­de el pe­rio­dis­ta ma­ne­jar la cre­di­bi­li­dad sin po­ner en ries­go su pues­to de tra­ba­jo?

El 99% de los me­dios per­te­ne­cen a gru­pos de po­der po­lí­ti­cos o de cor­po­ra­cio­nes eco­nó­mi­cas, en­ton­ces el pe­rio­dis­ta tie­ne un ám­bi­to de pu­bli­ca­ción e in­ves­ti­ga­ción li­mi­ta­do, cho­can­do con los in­tere­ses de la so­cie­dad mis­ma. Eso tam­bién ha evo­lu­cio­na­do, ha­ce 50 años era im­pen­sa­ble que un me­dio pu­bli­ca­ra his­to­ria de co­rrup­ción en la em­pre­sa pri­va­da o que ha­bla­ra de fa­mi­lias po­de­ro­sas, y es la so­cie­dad la que lo ha obli­ga­do.

¿De­be el ‘tren­ding to­pic’ mar­car la agen­da del pe­rio­dis­ta?

El pe­rio­dis­mo se tie­ne que ha­cer co­mo siem­pre se ha he­cho, pa­ra dar un ser­vi­cio a la co­mu­ni­dad. Si el pe­rio­dis­ta quie­re ser ta­qui­lle­ro, lo es­tá ha­cien­do mal. La as­pi­ra­ción no es te­ner 100 mil se­gui­do­res, y es­tá ocu­rrien­do mu­cho por cul­pa de la te­le­vi­sión y co­le­gas que no son pe­rio­dis­tas. Hay co­sas que no cam­bian en el pe­rio­dis­mo, co­mo la vo­ca­ción. El pe­rio­dis­mo es un ofi­cio con suel­dos mo­des­tos, pe­ro ne­ce­sa­rio pa­ra la de­mo­cra­cia.

¿Qué pa­sa­rá en el pe­rio­dis­mo en los pró­xi­mos años?

Los que no se ac­tua­li­za­ron, no apren­die­ron o es­tán apren­dien­do van a que­dar fue­ra, y se­rá mu­cha gen­te. Si el ciu­da­dano co­mún pue­de fil­mar, co­men­tar y na­rrar, por qué un pe­rio­dis­ta pro­fe­sio­nal no lo pue­de ha­cer.

¿Re­to de los pe­rio­dis­tas en un año elec­to­ral?

El pe­rio­dis­mo pa­na­me­ño per­dió su iden­ti­dad por­que to­da­vía no ha lo­gra­do rom­per su vin­cu­la­ción con gru­pos de po­der y ese ama­man­ta­mien­to en­tre me­dios y Go­bier­nos. Creo que los me­dios le tie­nen mie­do a los Go­bier­nos.

¿Qué pa­sa con la li­ber­tad de ex­pre­sión?

Hay li­ber­tad de ex­pre­sión, pe­ro tam­bién mu­cha au­to­cen­su­ra por­que las em­pre­sas pe­rio­dís­ti­cas si­guen vien­do a los Go­bier­nos co­mo el gran pa­pá.

¿Cuál es el lí­mi­te del pe­rio­dis­mo con­fron­ta­ti­vo?

No es lo mis­mo el pe­rio­dis­mo de opi­nión que el pe­rio­dis­mo de in­ves­ti­ga­ción. To­dos los pe­rio­dis­tas de­ben opi­nar, de­ben te­ner una po­si­ción de to­dos los te­mas. El pe­rio­dis­ta que no desa­rro­lla una opi­nión so­bre los te­mas es­tá en el ofi­cio equi­vo­ca­do. “Ser equi­li­bra­do no es ser im­par­cial”.

»Ja­mes Apa­ri­cio, pe­rio­dis­ta y di­rec­tor de me­dios im­pre­sos y di­gi­ta­les en Pa­na­má.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Panama

© PressReader. All rights reserved.