Po­lí­ti­cos co­rrup­tos fo­men­tan y pro­te­gen a con­tra­ban­dis­tas y eva­so­res.

ABC Color - - PORTADA -

Pro­si­guien­do su irres­pon­sa­ble po­lí­ti­ca de en­deu­da­mien­to, el Go­bierno prepara otra emi­sión de bo­nos so­be­ra­nos, es­ta vez por 550 mi­llo­nes de dó­la­res. No es­tá sa­tis­fe­cho con que la deu­da pú­bli­ca ha­ya pa­sa­do de 4.174,2 mi­llo­nes de dó­la­res a fi­nes de 2013 a 6.294,3 mi­llo­nes al con­cluir el año pa­sa­do, su­ma que equi­va­le al 23,1% del PIB. Pa­ra peor, la nue­va co­lo­ca­ción es pa­ra can­ce­lar deu­das an­te­rio­res, al­go que se co­no­ce como “bi­ci­cle­teo”. Es­te de­ses­pe­ra­do re­cur­so, al que sue­len ape­lar las per­so­nas y las em­pre­sas in­sol­ven­tes, con­du­ce, tar­de o tem­prano, al “default”, que aho­ra men­ta el pro­pio Ban­co Cen­tral del Pa­ra­guay. Es­ta tra­ge­dia na­cio­nal de no te­ner fon­dos pa­ra pa­gar deu­das es pro­duc­to de la eco­no­mía in­for­mal, cu­yo vo­lu­men al­can­za 12.000 mi­llo­nes de dó­la­res. De­be­mos pre­gun­tar­nos có­mo en un país re­la­ti­va­men­te pe­que­ño, de ape­nas sie­te mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, ni la SET ni Adua­nas pue­den com­ba­tir la vas­tí­si­ma eco­no­mía sub­te­rrá­nea. La res­pues­ta es fá­cil: es por cul­pa de los “pa­dri­nos” –dipu­tados, se­na­do­res, au­to­ri­da­des del Go­bierno y par­ti­da­rias– que re­ci­ben ma­le­ti­nes de los re­cau­da­do­res y que por su poder po­lí­ti­co es­tán fue­ra del al­can­ce de la Jus­ti­cia.

Pro­si­guien­do su irres­pon­sa­ble po­lí­ti­ca de en­deu­da­mien­to, el Go­bierno prepara otra emi­sión de bo­nos so­be­ra­nos, es­ta vez por 550 mi­llo­nes de dó­la­res. No es­tá sa­tis­fe­cho, pues, con que la deu­da pú­bli­ca ha­ya pa­sa­do de 4.174,2 mi­llo­nes de dó­la­res a fi­nes de 2013 a 6.294,3 mi­llo­nes al con­cluir el año pa­sa­do, su­ma que equi­va­le al 23,1% del pro­duc­to in­terno bru­to (PIB). Pa­ra peor, la nue­va co­lo­ca­ción es pa­ra can­ce­lar deu­das an­te­rio­res, al­go que en el len­gua­je co­lo­quial se designa como “bi­ci­cle­teo”.

Es­te de­ses­pe­ra­do re­cur­so, al que sue­len ape­lar las per­so­nas y las em­pre­sas in­sol­ven­tes, con­du­ce, tar­de o tem­prano, al “default”, que aho­ra men­ta el pro­pio Ban­co Cen­tral. En efec­to, el je­fe de su Di­vi­sión de Pro­gra­ma­ción Ma­cro­eco­nó­mi­ca, Wi­lliam Be­ja­rano, aca­ba de ad­ver­tir que se cae­ría en esa gra­ví­si­ma si­tua­ción si los po­de­res del Es­ta­do no coin­ci­die­ran en la ne­ce­si­dad de con­traer nue­vas deu­das en mar­zo de es­te año, pa­ra can­ce­lar las obli­ga­cio­nes que ven­ce­rán en bre­ve. Tan­to los me­dios de pren­sa como pres­ti­gio­sos eco­no­mis­tas ya ha­bían lla­ma­do la aten­ción al res­pec­to. Lo no­ve­do­so aho­ra es que el lla­ma­do de alerta pro­ven­ga de un al­to fun­cio­na­rio, aun­que ten­ga la con­no­ta­ción de un chan­ta­je al Con­gre­so y, por ex­ten­sión, a la opinión pú­bli­ca: si el país no se si­gue en­deu­dan­do, na­die le pres­ta­rá más dinero y se­rá de­man­da­do por sus acree­do­res. Si el Pa­ra­guay ha lle­ga­do a es­te ex­tre­mo de men­di­can­cia es por cul­pa de los po­lí­ti­cos que pa­de­ce­mos ,ya que las deu­das del país de­be­rían pa­gar­se con re­cur­sos ge­nui­nos, es de­cir, con la re­cau­da­ción tri­bu­ta­ria, los ro­yal­ties y los cá­no­nes por la con­ce­sión de ser­vi­cios, tal como lo sos­tie­ne el ex­vi­ce­mi­nis­tro de Eco­no­mía del Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da, Ma­nuel Alar­cón. Em­pe­ro, re­sul­ta que el 70% de los ac­tua­les in­gre­sos tri­bu­ta­rios es ab­sor­bi­do en for­ma de sa­la­rios y re­mu­ne­ra­cio­nes adi­cio­na­les y no al­can­za pa­ra pa­gar na­da.

Esa tra­ge­dia na­cio­nal de no te­ner fon­dos pa­ra pa­gar las deu­das es pro­duc­to de la lla­ma­da eco­no­mía in­for­mal, cu­yo vo­lu­men al­can­za 12.000 mi­llo­nes de dó­la­res anua­les, equi­va­len­tes a na­da me­nos que el 40% del PIB, un por­cen­ta­je “inusual­men­te ele­va­do”, se­gún lo ca­li­fi­có un in­for­me del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal de 2015. Se es­ti­ma que la mi­tad de esa su­ma co­rres­pon­de a las ac­ti­vi­da­des ilí­ci­tas del nar­co­trá­fi­co y el la­va­do de dinero.

Esos gran­des con­tra­ban­dis­tas y eva­so­res que rea­li­zan ope­ra­cio­nes mul­ti­mi­llo­na­rias ilí­ci­tas que es­tán li­ga­dos al poder po­lí­ti­co pri­van al fis­co de los in­gre­sos que de­be­rían em­plear­se pa­ra evi­tar es­te pa­vo­ro­so en­deu­da­mien­to en mar­cha y que co­lo­ca al Pa­ra­guay al borde de la ce­sa­ción de pa­gos. Fun­da­do qui­zá en su pro­pia ex­pe­rien­cia, el men­cio­na­do

ex­vi­ce­mi­nis­tro de Eco­no­mía señala que la ad­mi­nis­tra­ción so­lo se ocu­pa de con­tro­lar a los con­tri­bu­yen­tes de siem­pre , y que no se co­no­ce nin­gu­na es­tra­te­gia pa­ra in­cor­po­rar a los eva­so­res de im­pues­tos.

Des­de lue­go, el ex­fun­cio­na­rio tie­ne to­da la ra­zón del mun­do, tan­to que no ha he­cho más que in­cu­rrir en una pe­ro­gru­lla­da al se­ña­lar una cues­tión de pú­bli­ca no­to­rie­dad.

An­tes que in­sis­tir en el te­ma, de­be­mos pre­gun­tar­nos có­mo es po­si­ble que en un país re­la­ti­va­men­te pe­que­ño, de ape­nas sie­te mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, ni la Sub­se­cre­ta­ría de Es­ta­do de Tri­bu­ta­ción (SET) ni la Di­rec­ción Na­cio­nal de Adua­nas (DNA) pue­den com­ba­tir la vas­tí­si­ma eco­no­mía sub­te­rrá­nea.

La res­pues­ta es fá­cil: es por cul­pa de los “pa­dri­nos” –dipu­tados, se­na­do­res, au­to­ri­da­des del Go­bierno y par­ti­da­rias– que re­ci­ben ma­le­ti­nes de los re­cau­da­do­res y que por su poder po­lí­ti­co es­tán fue­ra del al­can­ce de la Jus­ti­cia. Has­ta aho­ra, por ejem­plo, no se pu­do acla­rar de dón­de y pa­ra quién ve­nían des­de el Es­te mil mi­llo­nes de gua­ra­níes en efec­ti­vo que fue­ron ha­lla­dos en ju­nio de 2015 en el ma­le­tín de un fun­cio­na­rio adua­ne­ro que fa­lle­ció en un ac­ci­den­te cuan­do se di­ri­gía a Asunción.

Es así que a quie­nes ma­ne­jan las rien­das del poder re­cau­da­dor, con el mi­nis­tro Santiago Pe­ña a la ca­be­za, no les in­tere­sa que el Es­ta­do au­men­te sus in­gre­sos

per­si­guien­do y en­car­ce­lan­do a con­tra­ban­dis­tas y eva­so­res de im­pues­tos, sino a cos­ta de los con­tri­bu­yen­tes

que ya los pa­gan, por­que, ade­más de la pro­tec­ción de po­lí­ti­cos co­rrup­tos de que go­zan los ile­ga­les, los pro­pios fun­cio­na­rios no quie­ren aban­do­nar sus lu­cra­ti­vas

fuen­tes pa­ra­le­las de in­gre­sos que ob­tie­nen ha­cien­do la vis­ta gor­da a las irre­gu­la­ri­da­des.

Por eso es que al Go­bierno co­rrup­to del Pa­ra­guay no le que­da otro ca­mino que re­cu­rrir al ac­tual “bi­ci­cle­teo” pa­ra cum­plir con sus com­pro­mi­sos con los acree­do­res.

En­deu­dar­se más pa­ra pa­gar deu­das an­te­rio­res. To­tal, cuan­do lle­gue la ava­lan­cha de re­cla­mos de los pres­ta­mis­tas por co­brar, Horacio Car­tes y sus fun­cio­na­rios prin­ci­pa­les que es­tán en­deu­dan­do al Pa­ra­guay has­ta el cue­llo ya es­ta­rán en sus prós­pe­ras es­tan­cias, lu­jo­sos de­par­ta­men­tos o pa­sean­do por el Ca­ri­be, dis­fru­tan­do de lo “aho­rra­do” du­ran­te su pa­so por el poder.

No es di­fí­cil va­ti­ci­nar que el “default” se­rá la dra­má­ti­ca cul­mi­na­ción de una fae­na li­sa y lla­na­men­te de­lic­ti­va en la que es­tán involucradas las au­to­ri­da­des.

Si la ciu­da­da­nía quie­re evi­tar que cai­gan so­bre sus hi­jos y nie­tos las ne­fas­tas con­se­cuen­cias de es­te irres­pon­sa­ble “bi­ci­cle­teo”, de­be sa­cu­dir­se aho­ra exi­gien­do que se pon­ga fin al mis­mo, y se en­víe a la cárcel a los fun­cio­na­rios pú­bli­cos y sus pa­dri­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.