Bo­nos bui­tres

ABC Color - - ECONOMÍA, ENERGÍA Y NEGOCIOS -

Theo­do­re Stim­son *

El mi­nis­tro de Ha­cien­da de­cla­ró a la re­vis­ta La­ti­nFi­nan­ce la in­ten­ción de emi­tir bo­nos so­be­ra­nos por US$ 550 mi­llo­nes. Es­ta pre­ten­di­da emi­sión es­tá tri­ple­men­te vi­cia­da.

Pri­me­ro, el ve­to del Eje­cu­ti­vo que pro­du­jo la re­con­duc­ción tá­ci­ta del Pre­su­pues­to 2016 es in­cons­ti­tu­cio­nal por ex­tra­li­mi­ta­ción de fun­cio­nes. Cum­pli­dos los pro­ce­di­mien­tos cons­ti­tu­cio­na­les de apro­ba­ción pa­ra el Pre­su­pues­to 2017, y san­cio­na­do el mis­mo, el ve­to fue in­jus­ti­fi­ca­do.

Se­gun­do, la re­con­duc­ción tá­ci­ta del pre­su­pues­to fe­ne­ci­do, pre­vis­ta en la Ley de Ad­mi­nis­tra­ción Fi­nan­cie­ra, es un ex­pe­dien­te con­tra­rio a la Cons­ti­tu­ción. El úni­co ca­so de re­con­duc­ción es la no pre­sen­ta­ción por par­te del Eje­cu­ti­vo del pro­yec­to de pre­su­pues­to en pla­zo al Le­gis­la­ti­vo. En la CN 1992, el Eje­cu­ti­vo inex­cu­sa­ble­men­te de­be pre­pa­rar y pre­sen­tar a la con­si­de­ra­ción del Le­gis­la­ti­vo el pro­yec­to de pre­su­pues­to, que san­cio­na­rá lo apro­ba­do por la Bi­ca­me­ral y las res­pec­ti­vas ple­na­rias. La Ley de Ad­mi­nis­tra­ción Fi­nan­cie­ra vio­la el Art. 3 de la Cons­ti­tu­ción al otor­gar al Eje­cu­ti­vo una fa­cul­tad ex­tra­or­di­na­ria, in­ven­tan­do una re­con­duc­ción tá­ci­ta in­con­sis­ten­te con la Cons­ti­tu­ción.

Ter­ce­ro, el con­sen­ti­mien­to le­gis­la­ti­vo pa­ra con­tra­tar un nue­vo em­prés­ti­to de­be ser ex­pre­so, ac­tual y di­rec­to; la au­to­ri­za­ción no pue­de re­sul­tar de una in­trin­ca­da y erra­da her­me­néu­ti­ca, que so­lo sir­ve pa­ra con­fir­mar que en es­ta oca­sión –a di­fe­ren­cia de las an­te­rio­res– la apro­ba­ción le­gis­la­ti­va re­que­ri­da por la Cons­ti­tu­ción Na­cio­nal, no fue otor­ga­da.

En re­tros­pec­ti­va, has­ta es po­si­ble pre­su­mir que hu­bo “do­lo” del Eje­cu­ti­vo pa­ra el in­mo­ti­va­do ve­to al PGN 2017; emi­ti­do so­lo pa­ra elu­dir el con­trol y con­sen­ti­mien­to le­gis­la­ti­vo pa­ra con­traer nue­va deu­da pú­bli­ca, asu­mien­do erró­nea­men­te que tal co­sa era po­si­ble. Si en el de­re­cho pri­va­do no es po­si­ble in­fe­rir el con­sen­ti­mien­to pa­ra en­deu­dar­se sino por una vo­lun­tad ex­pre­sa, di­rec­ta y ac­tual del obli­ga­do, mu­cho me­nos en el de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal pue­de in­fe­rir­se la vo­lun­tad de com­pro­me­ter la fe pú­bli­ca del Es­ta­do pa­ra­gua­yo. La de­ter­mi­na­ción de la exis­ten­cia de un con­sen­ti­mien­to le­gis­la­ti­vo pa­ra apro­bar deu­da pú­bli­ca no pue­de des­can­sar pri­mor­dial­men­te en la in­ter­pre­ta­ción de ins­tru­men­tos y ac­tos ex­ter­nos al ac­to de apro­ba­ción en sí mis­mo, ta­les como un ve­to y la re­con­duc­ción tá­ci­ta de un pre­su­pues­to fe­ne­ci­do, sino de­be fun­dar­se en un ac­to au­to­ri­zan­te ex­pre­so y ac­tual, cu­ya vi­gen­cia de­be sos­te­ner­se so­la.

La atri­bu­ción del Con­gre­so de san­cio­nar el Pre­su­pues­to es se­pa­ra­da a la atri­bu­ción de apro­bar o re­cha­zar em­prés­ti­tos. En las ma­te­rias que no pue­den ser ob­je­to de re­fe­rén­dum, por ejem­plo, el nu­me­ral 5/Ar­tícu­lo 121 de la Cons­ti­tu­ción es­ta­ble­ce que no pue­de ser­lo el Pre­su­pues­to Ge­ne­ral de la Na­ción, y, por otra par­te, que no pue­de ser­lo la “con­tra­ta­ción de em­prés­ti­tos”. Asi­mis­mo, en el ar­tícu­lo 202, el nu­me­ral 5, es­ta­ble­ce la atri­bu­ción del Le­gis­la­ti­vo de san­cio­nar anual­men­te el pre­su­pues­to, y, por otra par­te, en el nu­me­ral 10, la atri­bu­ción de con­sen­tir (apro­bar) o re­cha­zar em­prés­ti­tos. La apro­ba­ción le­gis­la­ti­va otor­ga­da en dis­po­si­cio­nes es­pe­cia­les de un pre­su­pues­to fe­ne­ci­do, con­se­cuen­te­men­te, re­sul­ta in­su­fi­cien­te pa­ra es­ta­ble­cer el con­sen­ti­mien­to ex­pre­so, di­rec­to y ac­tual del Con­gre­so de nue­vos bo­nos.

La más au­to­ri­za­da doc­tri­na con­cuer­da: La re­con­duc­ción tá­ci­ta del pre­su­pues­to fe­ne­ci­do “no al­can­za a los cré­di­tos san­cio­na­dos por una so­la vez cu­ya fi­na­li­dad hu­bie­ra si­do sa­tis­fe­cha” (Fon­rou­ge).

“Es inacep­ta­ble en nues­tro ré­gi­men ins­ti­tu­cio­nal la idea de que es­ta ma­te­ria (em­prés­ti­tos) no co­rres­pon­de a la competencia le­gis­la­ti­va, como tam­bién la otra de que el pa­pel del Par­la­men­to se re­du­ce ju­rí­di­ca­men­te a una au­to­ri­za­ción de prin­ci­pio, ex­pre­sa o im­plí­ci­ta, pre­via o pos­te­rior a la ce­le­bra­ción del con­tra­to de em­prés­ti­to. El em­prés­ti­to no es au­to­ri­za­do sino dis­pues­to, or­de­na­do, por el Con­gre­so, en ra­zón de ser la úni­ca au­to­ri­dad que pue­de re­sol­ver­lo se­gún dis­po­si­cio­nes de nues­tra Cons­ti­tu­ción, tan­to más cons­ti­tu­yen­do un ac­to de so­be­ra­nía, y no un con­tra­to…” (Fon­rou­ge).

Pe­ña Vi­lla­mil es­cri­be en su obra “De­re­cho Fi­nan­cie­ro” que la Cons­ti­tu­ción “es­ta­ble­ce nor­mas es­pe­cí­fi­cas acer­ca de las con­di­cio­nes de or­den ju­rí­di­co que de­ben se­guir­se pa­ra la apro­ba­ción y ra­ti­fi­ca­ción de los em­prés­ti­tos. Son dis­po­si­cio­nes de or­den ge­ne­ral que de­ben res­pe­tar­se, cual­quie­ra sea la na­tu­ra­le­za del em­prés­ti­to: in­terno o ex­terno… La Cons­ti­tu­ción Na­cio­nal es en es­te sen­ti­do muy rí­gi­da y no ad­mi­te des­via­cio­nes o atri­bu­cio­nes a otros or­ga­nis­mos del Es­ta­do...”.

In­fe­rir el con­sen­ti­mien­to le­gis­la­ti­vo pa­ra apro­bar deu­da pú­bli­ca cuan­do ese con­sen­ti­mien­to de­be ex­pre­sar­se en for­ma po­si­ti­va, di­rec­ta, y ac­tual, es pro­mo­ción frau­du­len­ta de in­ver­sio­nes, ti­pi­fi­ca­do en el art. 191 CP, bo­nos bui­tres.

(*) Abo­ga­do, más­ter en Le­yes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.