De­sa­fían al In­dert a que re­co­noz­ca a qué gru­po fa­vo­re­ce

La co­mi­sión ve­ci­nal “Un pe­da­ci­to de Ita­lia”, de Bar­be­ro Cue (San Pe­dro), ins­ta al In­dert a que se sin­ce­re y di­ga abier­ta­men­te si de­fen­de­rá a los donatarios de es­tas tie­rras, que son los ocu­pan­tes de he­cho su­je­tos de la re­for­ma agra­ria, o si se­gui­rá be­ne­fi

ABC Color - - ECONOMÍA, ENERGÍA Y NEGOCIOS -

En 2015 y has­ta me­dia­dos de 2016 au­to­ri­da­des del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Desa­rro­llo Ru­ral y de la Tie­rra (In­dert) apo­ya­ban a los cam­pe­si­nos en los pro­ce­sos ten­dien­tes a que las 17.343 ha do­na­das por Ita­lia, vía tra­ta­do in­ter­na­cio­nal, lle­guen a los ver­da­de­ros donatarios, pe­ro, lue­go de va­rias ac­cio­nes del en­te con­tra los la­brie­gos, es­tos tu­vie­ron que pro­mo­ver es­ta se­ma­na una me­di­da de am­pa­ro pa­ra fre­nar lo que con­si­de­ra­ron un nue­vo atro­pe­llo a sus de­re­chos.

Es que la do­na­ción rea­li­za­da fue de la fin­ca N° 231 Pa­drón N° 682 de Agua­ray­mí, dis­tri­to San Pe­dro de Ycua­mandy­yú, con una su­per­fi­cie de 17.343 ha, se­gún el tí­tu­lo de pro­pie­dad de Ita­lia. Ade­más, el tra­ta­do con­di­cio­na la en­tre­ga de las tie­rras, di­cien­do que se­rán pa­ra “ocu­pan­tes de he­cho, de acuer­do con la le­gis­la­ción agra­ria”, lo que ex­clu­ye a fir­mas ga­na­de­ras y per­so­nas que tie­nen más de 30 ha que ocu­pan la co­lo­nia.

Pe­ro, con­tra­ria­men­te a es­to, el In­dert ins­cri­bió en oc­tu­bre de 2016 una su­per­fi­cie de so­lo 14.090 ha, crean­do pa­dro­nes inexis­ten­tes, que pre­ci­sa­men­te be­ne­fi­cia­ron a ga­na­de­ras (quie­nes no han ex­hi­bi­do tí­tu­lo so­bre la co­lo­nia en va­rios pro­ce­sos ju­di­cia­les), así como otros ocu­pan­tes que se abro­ga­ron el de­re­cho de te­ner cien­tos de hec­tá­reas.

Ayer el In­dert so­li­ci­tó que se le­van­te la me­di­da cau­te­lar pro­mo­vi­da por los la­brie­gos y pa­ra la abo­ga­da de es­tos, Le­ti­cia Al­ma­da, el es­cri­to “con­fir­ma el pe­li­gro in­mi­nen­te que he­mos de­nun­cia­do y que los cam­pe­si­nos han po­di­do ata­jar a tra­vés de la me­di­da de ur­gen­cia, que fue de­jar como he­cho con­su­ma­do el des­mem­bra­mien­to de las tie­rras, ope­ra­do en per­jui­cio de los donatarios de Ita­lia”. Al­ma­da re­sal­tó que “el In­dert si­gue su ac­tuar vio­la­to­rio del tra­ta­do in­ter­na­cio­nal, pues no pue­de te­ner in­tere­ses con­tra­pues­tos a los donatarios y be­ne­fi­ciar así a ga­na­de­ras, pues eso con­fi­gu­ra le­sión de con­fian­za, ti­pi­fi­ca­da en el ar­tícu­lo 192 del Có­di­go Pe­nal”.

Se­gún la ver­sión del In­dert, “la ac­cio­nan­te en su es­cri­to de pre­sen­ta­ción no ha pro­ba­do los ex­tre­mos re­que­ri­dos tan­to como pa­ra la pro­se­cu­ción del am­pa­ro y mu­cho me­nos pa­ra la vi­gen­cia y el otor­ga­mien­to de me­di­da cau­te­lar al­gu­na”.

El abo­ga­do del en­te que lle­va la cau­sa, Blas Ba­rrios Or­tiz, di­jo en su es­cri­to que “los tra­ba­jos que se rea­li­za­rán den­tro de la Co­lo­nia An­drés Bar­be­ro por par­te del SIRT son me­ra­men­te ad­mi­nis­tra­ti­vos, téc­ni­cos, que en na­da van a con­cul­car nin­gún de­re­cho ni mu­cho me­nos cau­sar agra­vio irre­pa­ra­ble”.

Fi­nal­men­te, se li­mi­tó a agre­gar que el am­pa­ro so­li­ci­ta­do “no es el re­me­dio ju­di­cial pa­ra lo plan­tea­do por el re­cu­rren­te, ha­bien­do ins­tan­cias ju­di­cia­les don­de exis­ten sen­ten­cias pen­dien­tes, que, de ser co­rro­bo­ra­das, les se­rían fa­vo­ra­bles”.

A la de­re­cha, fun­cio­na­rios del In­dert que se reunie­ron re­cien­te­men­te con al­gu­nos po­bla­do­res de la co­lo­nia pa­ra ha­blar de los tra­ba­jos que pre­ten­den ha­cer so­bre so­lo 14.090 hec­tá­reas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.