La sú­per ra­za abo­ri­gen (I)

ABC Color - - ARTE Y ESPECTÁCULOS - Je­sús Ruiz Nes­to­sa je­sus.ruiz­nes­to­sa@gmail.com

SA­LA­MAN­CA. Días atrás, el com­pa­ñe­ro Edwin Brí­tez ha­bla­ba de Hun­ting­ton y su teo­ría de la “ola y la con­tra­ola” pa­ra ex­pli­car las al­ter­nan­cias de pe­rio­dos de­mo­crá­ti­cos y to­ta­li­ta­rios. La ola se­ría es­tos años de (im­per­fec­ta) de­mo­cra­cia que he­mos vi­vi­do y la con­tra­ola las ame­na­zas del regreso a un go­bierno au­to­ri­ta­rio. En­tre la pu­bli­ca­ción de ese ar­tícu­lo y hoy, han apa­re­ci­do nue­vas evi­den­cias que ha­cen te­mer que más que una con­tra­ola lo que se ave­ci­na es un ver­da­de­ro tsu­na­mi que nos ha­rá año­rar la des­pia­da­da dic­ta­du­ra de Stroess­ner.

Aca­bo de re­ci­bir una bre­ve pe­lí­cu­la de unos diez mi­nu­tos de du­ra­ción en la que el mi­nis­tro de Cul­tu­ra, el doc­tor Fer­nan­do Grif­fith, ba­jo el tí­tu­lo de “Pa­ra­guay po­de­ro­so” ha­bla so­bre nues­tros orí­ge­nes en un tono muy pró­xi­mo a con­ver­tir­se en un ma­ni­fies­to ra­cis­ta. Así, al pro­yec­to de lo­grar una pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca vi­ta­li­cia (no se me va a con­ven­cer de lo con­tra­rio, tan vi­ru­len­tos son los ata­ques a la Cons­ti­tu­ción) hay que su­mar­le es­te pro­yec­to de exal­ta­ción ra­cial que na­die pue­de su­po­ner a dón­de pue­de lle­var­nos. Aun­que sí, so­la­men­te al desas­tre.

Sin­te­ti­za­ré es­te do­cu­men­to en el que Grif­fith, pa­ra ex­pli­car que no so­mos una mez­cla de es­pa­ño­les y gua­ra­níes se re­mon­ta al año 1860 cuan­do el país te­nía 800.000 ha­bi­tan­tes “ca­si to­dos des­cen­dien­tes de es­pa­ño­les y ha­bi­tan­tes ori­gi­na­rios de Amé­ri­ca. En­tre ellos, des­de lue­go, los gua­ra­níes. Pe­ro re­cuér­de­se que el gua­ra­ní, más que una et­nia, más que una ra­za, es una len­gua, es una cul­tu­ra que mu­chos pue­blos adop­ta­ron” (¿?). Y más ade­lan­te: “La len­gua gua­ra­ní era la len­gua ori­gi­nal y ofi­cial, am­plia­men­te usa­da, in­clu­so más que hoy [...]. Años an­tes, en tiem­pos de la co­lo­nia, los eu­ro­peos que lle­ga­ban a Amé­ri­ca eu­ro­pei­za­ban a los ame­ri­ca­nos pa­sán­do­les su idio­ma y sus cos­tum­bres. Pe­ro aquí, al con­tra­rio del res­to de Amé­ri­ca, los eu­ro­peos tu­vie­ron que gua­ra­ni­zar­se por­que la cul­tu­ra pa­ra­gua­ya, la cul­tu­ra gua­ra­ní, era mu­cho más fuer­te”. Re­cuer­da la Gue­rra del 70, la gran mor­tan­dad y la llegada de in­mi­gran­tes en una re­la­ción de 30-70. Es de­cir, se­ten­ta in­mi­gran­tes por 30 ha­bi­tan­tes de pre gue­rra. “Ló­gi­ca­men­te, la san­gre gua­ra­ní se di­lu­yó mu­cho pe­ro no así su cul­tu­ra que se man­tu­vo in­tac­ta y man­tu­vo vi­va a la na­ción”.

A es­ta al­tu­ra de la con­fe­ren­cia (to­da­vía que­da por de­lan­te mu­cha te­la que cor­tar) es con­ve­nien­te de­cir que des­de ha­ce mu­cho tiem­po la pa­la­bra “ra­za” se de­jó de uti­li­zar con los se­res hu­ma­nos, re­ser­ván­do­la pa­ra los ani­ma­les: por ejem­plo las diferentes ra­zas de ga­na­do va­cuno que se crían en el país. A cau­sa de una de las tragedias más gran­des de la His­to­ria de la hu­ma­ni­dad, el Ho­lo­caus­to, pro­vo­ca­da por ideas erró­neas so­bre la exis­ten­cia de ra­zas su­pe­rio­res y ra­zas in­fe­rio­res, la pa­la­bra se aban­do­nó. Pa­ra­guay de­be ser uno de los úni­cos paí­ses en el mun­do que si­gue ce­le­bran­do el Día de la Ra­za el 12 de oc­tu­bre. En Es­pa­ña es el Día de la His­pa­ni­dad.

En cuan­to a la idea de que los eu­ro­peos que lle­ga­ron a Pa­ra­guay se “gua­ra­ni­za­ron” por­que “la cul­tu­ra pa­ra­gua­ya, la cul­tu­ra gua­ra­ní, era mu­cho más fuer­te” es na­da más que un de­li­rio ca­ren­te de cual­quier ti­po de sus­ten­to. Si fue­ra cier­to, no se po­dría ex­pli­car que la ar­qui­tec­tu­ra de la co­lo­nia no fue ins­pi­ra­da por la ha­bi­ta­ción in­dí­ge­na sino por la ar­qui­tec­tu­ra es­pa­ño­la, es­pe­cial­men­te la de An­da­lu­cía y Ex­tre­ma­du­ra. Las ur­ba­ni­za­cio­nes que han lo­gra­do so­bre­vi­vir a la bar­ba­rie de la “mo­der­ni­za­ción”, como son Lu­que, Itá, Ya­gua­rón, Aty­rá, por ci­tar al­gu­nas pró­xi­mas a Asunción, tra­du­cen la ur­ba­ni­za­ción de aque­llos pue­blos es­pa­ño­les de don­de ve­nían los con­quis­ta­do­res y no de las tol­de­rías in­dí­ge­nas. Aun más: la ca­sa de nues­tros cam­pe­si­nos, la co­no­ci­da como “cu­la­ta jo­vái” es­tá más cer­ca de esa ar­qui­tec­tu­ra co­lo­nial que la uti­li­za­da en los pue­blos in­dí­ge­nas.

Es ofen­si­vo es­te in­di­ge­nis­mo pa­trio­te­ro, es­ta exal­ta­ción de “nues­tros orí­ge­nes gua­ra­níes”, cuan­do es su­fi­cien­te con sa­lir a la ca­lle y en­con­trar­nos con ni­ños in­dí­ge­nas des­nu­tri­dos, re­bus­can­do en los ba­su­re­ros al­go de co­mer, en el me­jor de los ca­sos; y en el peor, ti­ra­dos en las ace­ras olien­do ola de za­pa­te­ro en las in­me­dia­cio­nes de la ter­mi­nal de au­to­bu­ses. Así se va ex­tin­guien­do la “sú­per ra­za”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.