Ré­gi­men cha­vis­ta en­car­ce­la y cen­su­ra pa­ra des­in­for­mar a los ve­ne­zo­la­nos

La ra­di­ca­li­za­ción del cha­vis­mo to­ma for­ma con cen­su­ras, en­car­ce­la­mien­tos y con­ti­nuas pos­ter­ga­cio­nes de elec­cio­nes li­bres en Ve­ne­zue­la, que es go­ber­na­da con mano du­ra y con “de­cre­ta­zos” por el pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro. El di­rec­tor de El Na­cio­nal, prin­ci­pa

ABC Color - - INTERNACIONALES -

Ve­ne­zue­la atra­vie­sa una cri­sis eco­nó­mi­ca con es­ca­sez de ali­men­tos y me­di­ca­men­tos que al­can­za el 85%, agu­di­za­da por la ra­di­ca­li­za­ción del cha­vis­mo di­ri­gi­do por el go­ber­nan­te so­cia­lis­ta Ni­co­lás Ma­du­ro.

La si­tua­ción po­lí­ti­ca se agra­va con las de­nun­cias de las li­mi­ta­cio­nes del ejer­ci­cio de las li­ber­ta­des cons­ti­tu­cio­na­les y la exis­ten­cia de un cen­te­nar de pre­sos po­lí­ti­cos, ase­gu­ra la opo­si­ción.

El ré­gi­men de Ma­du­ro or­de­nó sa­car del ai­re a la ca­de­na CNN en es­pa­ñol en to­do el te­rri­to­rio ve­ne­zo­lano, tras acu­sar­la de ha­cer “pro­pa­gan­da de gue­rra” como par­te de los pla­nes de Es­ta­dos Uni­dos pa­ra de­rro­car­lo. Anun­ció, ade­más, que blo­quea­rá en in­ter­net a la ca­de­na in­for­ma­ti­va.

El ca­nal de no­ti­cias fue san­cio­na­do des­pués de que pu­bli­ca­ra un re­por­ta­je so­bre la pre­sun­ta ven­ta de pa­sa­por­tes ve­ne­zo­la­nos en Irak y otros paí­ses, su­pues­ta­men­te eje­cu­ta­da por fun­cio­na­rios en las em­ba­ja­das.

En ese sen­ti­do, el di­rec­tor del dia­rio El Na­cio­nal, Mi­guel En­ri­que Ote­ro, se­ña­ló en un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en la ver­sión di­gi­tal del pe­rió­di­co que en el país “hay una dic­ta­du­ra que em­plea dis­tin­tas for­mas de con­trol pa­ra res­trin­gir la li­ber­tad de ex­pre­sión e in­for­ma­ción de los ciu­da­da­nos” y que “las dictaduras tien­den a echar­le la cul­pa a los me­dios de lo que su­ce­de”.

Ote­ro des­cri­bió que “en el país se vi­ve un au­to­ri­ta­ris­mo y se vio­la la li­ber­tad de ex­pre­sión” y ex­pli­có que la san­ción a CNN es par­te de to­dos los me­ca­nis­mos que apli­ca el ré­gi­men de Ma­du­ro pa­ra man­te­ner al país des­in­for­ma­do so­bre la cri­sis.

“Han com­pra­do me­dios, han di­se­ña­do le­yes pu­ni­ti­vas, han es­ta­ble­ci­do me­di­das ju­di­cia­les que re­sul­tan en la de­ten­ción de pe­rio­dis­tas como es el ca­so de Brau­lio Ja­tar”.

Ja­tar, pre­so po­lí­ti­co, es un pe­rio­dis­ta y di­rec­tor del pe­rió­di­co di­gi­tal “Re­por­te Con­fi­den­cial”. Fue de­te­ni­do en se­tiem­bre por pu­bli­car un vi­deo so­bre un “ca­ce­ro­la­zo” (mo­vi­li­za­ción ciu­da­da­na) en con­tra Ma­du­ro.

La cen­su­ra tam­bién lle­gó a TV Az­te­ca de Mé­xi­co que trans­mi­tía por ca­ble, de­nun­ció el Sin­di­ca­to de Pren­sa ve­ne­zo­lano, por ha­ber di­fun­di­do el re­por­ta­je de la ven­ta de pa­sa­por­tes.

Con el ca­nal me­xi­cano y CNN su­man cua­tro las se­ña­les can­ce­la­das por el cha­vis­mo. En 2007 sa­ca­ron del ai­re al ve­ne­zo­lano RCTV y al colombiano NTN24.

En el ca­so de los pe­rió­di­cos im­pre­sos, or­ga­ni­za­cio­nes gre­mia­les y em­pre­sa­ria­les de­nun­cian que la en­tre­ga de pa­pel por la úni­ca ofi­ci­na es­ta­tal que lo im­por­ta y el ac­ce­so a dó­la­res –que es mo­no­po­li­za­do por el Go­bierno con un fé­rreo con­trol de cam­bios des­de 2003– son dis­cre­cio­na­les y usa­dos por el cha­vis­mo como me­ca­nis­mo de pre­sión.

Pe­ro el pre­si­den­te Ma­du­ro nie­ga las acu­sa­cio­nes de cen­su­ra, mien­tras ase­gu­ra que me­dios pri­va­dos apo­yan ma­nio­bras de la opo­si­ción pa­ra tra­tar de sa­car­lo del poder.

En los úl­ti­mos tres años, unos sie­te pe­rió­di­cos de­ja­ron de cir­cu­lar en su ver­sión im­pre­sa, tras lo cual se han con­ver­ti­do en pro­yec­tos web o se­ma­na­rios. Otros han re­du­ci­do sus pá­gi­nas y número de ejem­pla­res, en­tre ellos El Na­cio­nal, el más crí­ti­co.

Sin elec­cio­nes li­bres

El Con­se­jo Na­cio­nal Elec­to­ral (CNE) –di­ri­gi­do por el cha­vis­mo– pos­ter­gó las elec­cio­nes re­gio­na­les de go­ber­na­do­res que, se­gún la Cons­ti­tu­ción, de­bie­ron cum­plir­se ya en di­ciem­bre pa­sa­do.

La con­vo­ca­to­ria fue “in­te­rrum­pi­da”, por el CNE, has­ta que se cum­pla la re­ins­crip­ción de los par­ti­dos po­lí­ti­cos, pe­ro es­te poder elec­to­ral, en una ma­nio­bra del cha­vis­mo pa­ra evi­tar elec­cio­nes li­bres, apla­zó ayer el pro­ce­so el re­ins­crip­ción.

Esas elec­cio­nes su­po­nen un di­fí­cil re­to pa­ra Ma­du­ro, ya que una alian­za po­lí­ti­ca di­si­den­te arra­só en las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias de di­ciem­bre de 2015 y en las que la opo­si­ción pu­so fin a 17 años de he­ge­mo­nía cha­vis­ta en el Poder Le­gis­la­ti­vo.

El pre­si­den­te de Ve­ne­zue­la, Ni­co­lás Ma­du­ro, que go­bier­na con mano du­ra al país ca­ri­be­ño. El país pe­tro­le­ro es­tá su­mi­da en una gra­ve cri­sis po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca, con es­ca­sez de ali­men­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.