La­ti­noa­mé­ri­ca po­dría apo­yar a Mé­xi­co con­tra Trump

ABC Color - - INTERNACIONALES -

Has­ta aho­ra, Amé­ri­ca La­ti­na ha per­ma­ne­ci­do bas­tan­te si­len­cio­sa en cuan­to a la con­fron­ta­ción del pre­si­den­te Trump con Mé­xi­co, pe­ro eso po­dría cam­biar muy pron­to.

Los paí­ses de la re­gión es­tán pla­nean­do va­rias reunio­nes mi­nis­te­ria­les en los pró­xi­mos me­ses don­de po­drían acor­dar un apo­yo con­jun­to a Mé­xi­co, con­de­nar las po­lí­ti­cas ais­la­cio­nis­tas del pre­si­den­te Trump y tal vez in­cre­men­tar las re­la­cio­nes con Chi­na.

Chi­le, que ac­tual­men­te pre­si­de la Alian­za del Pa­cí­fi­co –in­te­gra­da ade­más por Mé­xi­co, Co­lom­bia y Pe­rú– anun­ció que se­rá la se­de de una reunión de paí­ses asiá­ti­cos y la­ti­noa­me­ri­ca­nos del 14 al 15 de mar­zo pa­ra bus­car nue­vas for­mas de pro­mo­ver el co­mer­cio en la cuenca del Pa­cí­fi­co tras la de­ci­sión de Trump de re­ti­rar­se del acuer­do de la Aso­cia­ción Trans­pa­cí­fi­ca (TPP).

El TPP ha­bía si­do fir­ma­do por Es­ta­dos Uni­dos, Ja­pón, Aus­tra­lia, Ca­na­dá, Mé­xi­co y otros sie­te paí­ses asiá­ti­cos y la­ti­noa­me­ri­ca­nos. No in­cluía a Chi­na, por lo que fue vis­to por mu­chos como un in­ten­to del ex­pre­si­den­te Oba­ma por con­tra­rres­tar la cre­cien­te in­fluen­cia eco­nó­mi­ca de Chi­na. Trump re­ti­ró a Es­ta­dos Uni­dos del TPP, ale­gan­do que per­ju­di­ca­ría a los tra­ba­ja­do­res es­ta­dou­ni­den­ses.

Pos­te­rior­men­te, en abril, se rea­li­za­rá tam­bién en Chi­le una reunión de mi­nis­tros de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res de Amé­ri­ca La­ti­na de los blo­ques co­mer­cia­les de la Alian­za del Pa­cí­fi­co y Mer­co­sur. En esa reunión se bus­ca­rán ma­ne­ras de au­men­tar el co­mer­cio en­tre los dos blo­ques co­mer­cia­les re­gio­na­les y se dis­cu­ti­rán los desafíos que plan­tean las pro­pues­tas in­mi­gra­to­rias y de co­mer­cio de Trump, que afec­tan es­pe­cial­men­te a Mé­xi­co.

La de­ci­sión de ce­le­brar la con­fe­ren­cia de Mi­nis­tros de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res de Amé­ri­ca La­ti­na se pro­du­jo en una re­cien­te cum­bre en­tre la pre­si­den­ta chilena Mi­che­lle Ba­che­let y el pre­si­den­te ar­gen­tino, Mau­ri­cio Ma­cri.

En ju­lio, se celebrará en Mé­xi­co la reunión anual de cancilleres de la Or­ga­ni­za­ción de los Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos, don­de se­gu­ra­men­te se de­ba­ti­rá la po­lí­ti­ca de Trump ha­cia Mé­xi­co y el res­to de la re­gión. Y en enero de 2018, se rea­li­za­rá la con­fe­ren­cia de cancilleres la­ti­noa­me­ri­ca­nos con Chi­na, en el mar­co de las reunio­nes CELAC-Chi­na.

Cuan­do le pre­gun­té al can­ci­ller chi­leno He­ral­do Mu­ñoz en una en­tre­vis­ta si es­tas reunio­nes pro­du­ci­rían una pos­tu­ra con­jun­ta la­ti­noa­me­ri­ca­na con­tra las po­lí­ti­cas ais­la­cio­nis­tas de Trump, me di­jo que a la luz de la “in­cer­ti­dum­bre y pre­sio­nes pro­tec­cio­nis­tas y na­cio­na­lis­tas” en Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa, es­tas reunio­nes tra­ta­rán de ge­ne­rar “una señal po­lí­ti­ca en la di­rec­ción de más co­mer­cio, más aper­tu­ra, más in­te­gra­ción re­gio­nal”.

Mu­ñoz me di­jo que Chi­na ha si­do in­vi­ta­da a la reunión de paí­ses del TPP de mar­zo en Chi­le. El go­bierno chino “pro­ba­ble­men­te en­via­rá un re­pre­sen­tan­te de al­to ni­vel”, me di­jo.

Al pre­gun­tár­se­le si Chi­na po­dría au­men­tar su pre­sen­cia en la re­gión tras la re­ti­ra­da de Trump del acuer­do TPP, Mu­ñoz di­jo que “la his­to­ria de­mues­tra que cuan­do hay va­cíos de ac­ción y de pre­sen­cia po­lí­ti­ca, esos va­cíos son ocu­pa­dos por otros fac­to­res”.

Agre­gó que el pre­si­den­te chino Xi Jin­ping hi­zo una “es­pe­cial im­pre­sión” con su apo­yo al li­bre co­mer­cio y la aper­tu­ra eco­nó­mi­ca en su re­cien­te dis­cur­so en Da­vos, Sui­za. “Evi­den­te­men­te es­te es un es­ce­na­rio don­de Chi­na pue­de ju­gar un pa­pel ma­yor”, di­jo.

En cuan­to a si la re­gión ha­rá un pro­nun­cia­mien­to ca­te­gó­ri­co de apo­yo a Mé­xi­co en su dispu­ta con Trump, Mu­ñoz me di­jo que “con Mé­xi­co es­ta­mos ab­so­lu­ta­men­te to­dos”, pe­ro que “ha­brá que ha­cer lo que Mé­xi­co es­ti­me con­ve­nien­te. Si Mé­xi­co desea­ra una ex­pre­sión de apo­yo que va­rios paí­ses han da­do a ni­vel bi­la­te­ral, se po­drá con­tem­plar”.

Mi opinión: Has­ta el mo­men­to no ha ha­bi­do una con­de­na con­jun­ta re­gio­nal a los pla­nes de Trump de cons­truir el mu­ro fron­te­ri­zo y obli­gar a Mé­xi­co a pa­gar­lo, por­que el Go­bierno me­xi­cano no lo ha pe­di­do. Al con­tra­rio, Mé­xi­co ha pe­di­do en pri­va­do a otros paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos no to­mar nin­gu­na pos­tu­ra co­lec­ti­va por el mo­men­to, y es­pe­rar pa­ra ver si Trump lle­va a ca­bo sus pro­pues­tas.

El Go­bierno me­xi­cano ve a Trump como un ca­be­za ca­lien­te que, si hu­bie­ra una po­si­ción es­tri­den­te de La­ti­noa­mé­ri­ca en apo­yo a Mé­xi­co, re­do­bla­ría sus pos­tu­ras an­ti­me­xi­ca­nas.

Pe­ro si pa­san unas se­ma­nas y Trump si­gue ata­can­do a Mé­xi­co, usán­do­lo como un chi­vo ex­pia­to­rio pa­ra man­te­ner con­ten­tos a los xe­nó­fo­bos den­tro de su ba­se elec­to­ral, no me sor­pren­de­ría ver una es­ca­la­da de Amé­ri­ca La­ti­na en apo­yo a Mé­xi­co, y con­tra Trump.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.