En la men­te y el de­do ju­ve­nil

ABC Color - - COMENTARIOS - Pa­blo Gue­rre­ro pgue­rre­ro@abc.com.py

A sie­te me­ses de las elec­cio­nes ge­ne­ra­les pre­vis­tas pa­ra el 22 de abril de 2018, los par­ti­dos y mo­vi­mien­tos po­lí­ti­cos es­tán ce­rran­do fi­las. Las can­di­da­tu­ras que más in­tere­san, por su­pues­to, son las pre­si­den­cia­les y la se­ma­na pa­sa­da se ce­rró el com­bo con la alian­za que es­ta­rá in­te­gra­da por el ga­na­dor de las in­ter­nas del Par­ti­do Li­be­ral Ra­di­cal Au­tén­ti­co (PLRA) y el comunicador Leo Ru­bin, en re­pre­sen­ta­ción del Fren­te Gua­su.

Ob­via­men­te que des­de afue­ra del PLRA se per­ci­be que la du­pla de la alian­za opo­si­to­ra es­ta­rá con­for­ma­da por Efraín Ale­gre y Leo pe­ro la gran du­da es­tá en el apo­yo to­tal de los lla­nis­tas lue­go de las in­ter­nas si­mul­tá­neas pre­vis­tas pa­ra el 17 de di­ciem­bre pró­xi­mo.

En las car­pas co­lo­ra­das es­tá de­fi­ni­da la cues­tión con la du­pla ofi­cia­lis­ta San­tia­go Pe­ña-Luis Gnei­ting y por la di­si­den­cia Mario Ab­do Be­ní­tez-Hu­go Ve­láz­quez.

Con es­tos equi­pos el elec­to­ra­do na­cio­nal ya tie­ne cla­ro el cua­dro de can­di­da­tos y a par­tir de aho­ra de­be po­ner más aten­ción en los dis­cur­sos, sus con­duc­tas, qué pro­po­nen de nue­vo, cuá­les de esas promesas son rea­li­za­bles, qué ideas tie­nen so­bre Yacy­re­tá e Itai­pú, quie­nes vi­si­ble­men­te apo­yan las du­plas y quie­nes es­tán de­trás y no quie­ren apa­re­cer.

To­dos es­tos ingredientes de­ben ana­li­zar ca­da uno de los 4.260.816 elec­to­res pa­ra­gua­yos ha­bi­li­ta­dos pa­ra vo­tar en las ge­ne­ra­les de 2018. Aun­que pa­rez­ca una uto­pía, el ciu­da­dano pa­ra­gua­yo de­be de­jar de mi­rar co­lo­res, ca­ri­tas lin­das, promesas de pues­tos la­bo­ra­les y en­fo­car­se en co­sas más sus­tan­cia­les co­mo pro­gra­mas elec­to­ra­les que ayu­den a sa­car a nues­tra Pa­tria de la po­dre­dum­bre en la que es­tá in­mer­sa.

Re­sul­ta re­pu­dia­ble que a más de 28 años de la caí­da de la dic­ta­du­ra si­gan des­ti­tu­yen­do a fun­cio­na­rios pú­bli­cos por el sim­ple he­cho de no ir a ac­tos par­ti­da­rios o no co­mul­gar con tal o cual mo­vi­mien­to o can­di­da­to. Que un hu­rre­ro sea más im­por­tan­te a la ho­ra de con­tra­tar que un jo­ven con es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios, que los impu­tados se si­gan rien­do de la jus­ti­cia con sus chi­ca­nas y que la pér­di­da de una vi­da hu­ma­na sea me­nos im­por­tan­te que el in­cen­dio de un edi­fi­cio.

Sa­lien­do del te­rreno de lo ideal e in­gre­san­do al ám­bi­to prác­ti­co, el fu­tu­ro pre­si­den­te es­tá en la men­te y en el de­do de los jó­ve­nes em­pa­dro­na­dos que tie­nen en­tre 18 y 39 años. Esa fran­ja de edad con­cen­tra el 54% de los vo­tos en dispu­ta en las pró­xi­mas elec­cio­nes ge­ne­ra­les.

Pe­se a que el sec­tor jo­ven es la fran­ja ma­yo­ri­ta­ria, el en­vi­dia­ble po­der po­lí­ti­co que po­seen se des­per­di­cia por el au­sen­tis­mo. El ran­go que me­nos pe­sa elec­to­ral­men­te en por­cen­ta­jes es el com­pren­di­do en­tre los elec­to­res de 60 a 64 años, con so­lo 5,1%. No es ca­sual que los par­ti­dos y mo­vi­mien­tos ha­yan ele­gi­do fi­gu­ras jó­ve­nes pa­ra lan­zar al rue­do en es­tos co­mi­cios por­que el sec­tor jo­ven pe­sa­rá bas­tan­te.

El au­sen­tis­mo, que pue­de ser mu­chas ve­ces por la ab­sur­da fal­ta de in­te­rés, es el peor enemi­go de la de­mo­cra­cia por­que de­ja el ar­co li­bre a los par­ti­dos más po­de­ro­sos que sí tie­nen ca­pa­ci­dad de mo­vi­li­za­ción. Oja­lá se­pa­mos ele­gir y no so­lo vo­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.