“Cor­tar la mano a los la­dro­nes”, otra pro­me­sa in­cum­pli­da del pre­si­den­te Car­tes.

ABC Color - - PORTADA -

His­tó­ri­ca­men­te, la co­rrup­ción ha si­do la en­fer­me­dad po­lí­ti­ca del Pa­ra­guay. Tras la de­fe­nes­tra­ción del dic­ta­dor Al­fre­do Stroess­ner, los pa­ra­gua­yos y pa­ra­gua­yas cre­ye­ron que en de­mo­cra­cia se­ría po­si­ble com­ba­tir con efi­ca­cia tan ma­lig­na for­ma de Gobierno. Sin em­bar­go, vein­tio­cho años des­pués, con una Cons­ti­tu­ción de­mo­crá­ti­ca, has­ta aho­ra la so­cie­dad pa­ra­gua­ya no ha po­di­do avan­zar un mi­lí­me­tro en ese cam­po. Ocho pre­si­den­tes han pa­sa­do des­de en­ton­ces por el Pa­la­cio de Ló­pez, sin que nin­guno de ellos die­ra mues­tras efec­ti­vas de li­de­raz­go pa­ra com­ba­tir la en­dé­mi­ca co­rrup­ción en la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca. La lec­ción que la ciu­da­da­nía ha re­co­gi­do es que sin una con­su­ma­da vo­lun­tad po­lí­ti­ca del pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, no pue­de ha­ber re­me­dio efec­ti­vo ni sus­ten­ta­ble con­tra el mal de la co­rrup­ción. Ob­via­men­te, pa­ra desem­pe­ñar esa du­ra ta­rea, el pri­mer man­da­ta­rio tie­ne que te­ner co­ra­je y un em­pe­ño vi­sio­na­rio a to­da prue­ba. El ejem­plo del pue­blo bra­si­le­ño nos de­mues­tra que ese fla­ge­lo no es im­ba­ti­ble. ¿Ten­dre­mos al­gu­na vez esa cla­se de pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca? Cla­ro que sí. Ya lo tu­vi­mos en el pa­sa­do.

del His­tó­ri­ca­men­te,Pa­ra­guay. Tras la la de­fe­nes­tra­ción­co­rrup­ción ha si­do­del dic­ta­dor­la en­fer­me­dad Al­fre­do po­lí­ti­ca Stroess­ner, se­ría los po­si­ble pa­ra­gua­yos com­ba­tiry pa­ra­gua­yas­con efi­ca­cia cre­ye­ron­tan ma­lig­na­que en de­mo­cra­cia­for­ma de Gobierno. Sin em­bar­go, vein­tio­cho años des­pués, con una Cons­ti­tu­ción de­mo­crá­ti­ca, re­dac­ta­da al am­pa­ro de la más am­plia li­ber­tad por un Po­der cons­ti­tu­yen­te mul­ti­par­ti­da­rio, has­ta aho­ra la so­cie­dad pa­ra­gua­ya no ha po­di­do avan­zar un mi­lí­me­tro en ese cam­po.

Ocho pre­si­den­tes han pa­sa­do des­de en­ton­ces por el Pa­la­cio de Ló­pez –uno de ellos ile­gí­ti­mo (Luis Án­gel Gon­zá­lez Mac­chi) y dos de ellos for­za­dos a de­jar el car­go an­tes de com­ple­tar su man­da­to (Raúl Cu­bas Grau y Fer­nan­do Lu­go Mén­dez)–, sin que nin­guno de ellos die­ra mues­tras efec­ti­vas de li­de­raz­go pa­ra com­ba­tir la en­dé­mi­ca co­rrup­ción en la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca, aun­que in­va­ria­ble­men­te to­dos, sin ex­cep­ción, pro­me­tie­ron ha­cer­lo. En el me­jor de los ca­sos, en­sa­ya­ron im­ple­men­tar ins­ti­tu­cio­nes en­de­re­za­das a coad­yu­var en la erra­di­ca­ción del fa­tí­di­co ma­le­fi­cio, sin re­sul­ta­do efec­ti­vo. Unos, con in­ten­ción sin­ce­ra, pe­ro in­efi­caz; otros, sin nin­gu­na vo­lun­tad po­lí­ti­ca pa­ra efec­ti­vi­zar­la.

En re­tros­pec­ti­va, la lec­ción que la ciu­da­da­nía ha re­co­gi­do es que sin una con­su­ma­da vo­lun­tad po­lí­ti­ca del pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca no pue­de ha­ber re­me­dio efec­ti­vo ni sus­ten­ta­ble con­tra el mal de la co­rrup­ción. Se ne­ce­si­ta un je­fe de Es­ta­do que no es­té in­mer­so en esa la­cra y per­si­ga im­pla­ca­ble­men­te a los gran­des y pe­que­ños la­dro­nes de las je­rar­quías gu­ber­na­men­ta­les, de arri­ba aba­jo, de­mos­tran­do de esa ma­ne­ra a la so­cie­dad ci­vil que la fun­ción pú­bli­ca pue­de y de­be ser desem­pe­ña­da con trans­pa­ren­cia y res­pon­sa­bi­li­dad.

Ob­via­men­te, pa­ra desem­pe­ñar esa du­ra ta­rea el pri­mer man­da­ta­rio tie­ne que te­ner co­ra­je y un em­pe­ño vi­sio­na­rio a to­da prue­ba. ¿Ten­dre­mos al­gu­na vez esa cla­se de pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca? Cla­ro que sí. Ya lo tu­vi­mos en el pa­sa­do, en los du­ros tiem­pos en que, co­mo el Ave Fé­nix de la le­yen­da, la Na­ción re­na­cía de en­tre sus ce­ni­zas tras la Gue­rra con­tra la Tri­ple Alian­za. Así, han pa­sa­do a la his­to­ria Ma­nuel Franco y Eli­gio Aya­la, por ci­tar a dos gran­des es­ta­dis­tas con esas ca­rac­te­rís­ti­cas.

En nues­tros días te­ne­mos el ejem­plo de lo que su­ce­de en Bra­sil. Una na­ción tra­di­cio­nal­men­te su­mi­da en el pan­tano de la co­rrup­ción po­lí­ti­ca, que con la fir­me va­ra de la jus­ti­cia y la de­ci­di­da vo­lun­tad co­lec­ti­va de las éli­tes de la so­cie­dad ci­vil, es­tá

em­pe­ña­da ac­tual­men­te en dre­nar ese pan­tano, bus­can­do con­ver­tir al país con­ti­nen­te en la po­ten­cia mun­dial que tie­ne de­re­cho a ser por sus con­di­cio­nes fa­vo­ra­bles, al­go que nun­ca has­ta aho­ra pu­do al­can­zar pre­ci­sa­men­te por cul­pa de la en­dé­mi­ca co­rrup­ción po­lí­ti­ca que siem­pre las­tró su pro­gre­so, y que en la úl­ti­ma dé­ca­da del gobierno iz­quier­dis­ta de Lu­la da Sil­va hi­zo me­tás­ta­sis en sec­to­res em­pre­sa­ria­les y co­mer­cia­les del país, pre­ci­pi­tan­do una agu­da cri­sis po­lí­ti­ca que cul­mi­nó con la des­ti­tu­ción de la pre­si­den­ta Dil­ma Rous­seff, dis­cí­pu­la de aquel. La in­te­gri­dad mo­ral y el co­ra­je pro­fe­sio­nal del juez fe­de­ral

Sergio Mo­ro, quien tie­ne a su car­go el pro­ce­so ju­di­cial del es­cán­da­lo de la pe­tro­le­ra es­ta­tal Pe­tro­bras, es un ejem­plo de li­de­raz­go y vo­lun­tad po­lí­ti­ca pa­ra arre­me­ter con­tra la co­rrup­ción en el más al­to ni­vel na­cio­nal. Me­dian­te su ges­tión, se com­pro­bó que el go­ber­nan­te Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res (PT) y por lo me­nos cua­ren­ta par­la­men­ta­rios, in­clui­dos sie­te mi­nis­tros del ga­bi­ne­te, se be­ne­fi­cia­ron con unos US$ 3.200 mi­llo­nes en so­bor­nos pa­ga­dos por Pe­tro­bras, en un frau­du­len­to es­que­ma ca­li­fi­ca­do por el ci­ta­do juez co­mo de “sis­te­má­ti­ca co­rrup­ción”. A pro­pó­si­to, ha­ce po­cos días la Po­li­cía Fe­de­ral bra­si­le­ña en­con­tró más de 33 mi­llo­nes de rea­les Sal­va­dor, (US$ en 10,57el es­ta­do mi­llo­nes)de Bahía,en ca­jas uti­li­za­day ma­le­tas apa­ren­te­men­teen una vi­vien­da co­mo de bún­ker ex­mi­nis­tro pa­ra del guar­dar pre­si­den­te di­ne­ro Mi­chel­mal ha­bi­do Te­mer. por Ged­del Viei­ra Li­ma,

pre­si­den­teEn la ac­tua­li­dad,Ho­ra­cio Car­te­sen nues­tro­se es­tá país, dan­do ba­jo el el mis­mo gobierno ti­po del de es­cán­da­lo sis­té­mi­co de co­rrup­ción que en Bra­sil. Allí el an­tro de co­rrup­ción fue la gi­gan­te pe­tro­le­ra es­ta­tal Pe­tro­bras, que con sus pros­pec­cio­nes de pe­tró­leo y gas ad­mi­nis­tra­ba un co­lo­sal ca­pi­tal ope­ra­ti­vo del que se apro­ve­cha­ron po­de­ro­sos em­pre­sa­rios de la cons­truc­ción ci­vil, co­mo Mar­ce­lo Ode­brecht y otros, pa­ra ac­ce­der a con­tra­tos con el Gobierno bra­si­le­ño y ex­tran­je­ros me­dian­te pa­go de so­bor­nos a po­lí­ti­cos y al­tos fun­cio­na­rios.

Aquí, la pla­ta dul­ce del fis­co des­ti­na­da a in­ver­sión pú­bli­ca la con­cen­tró Car­tes en el Mi­nis­te­rio de Obras Pú­bli­cas y Co­mu­ni­ca­cio­nes (MOPC), con una asig­na­ción pre­su­pues­ta­ria de unos US$ 700 mi­llo­nes por año. Di­ne­ro ob­te­ni­do me­dian­te prés­ta­mos in­ter­na­cio­na­les y de fon­dos pro­ve­nien­tes de la co­lo­ca­ción de bo­nos del Te­so­ro, deu­das que de­be­rán ser pa­ga­das por las ac­tua­les y fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes de con­tri­bu­yen­tes pa­ra­gua­yos. Ob­via­men­te, aquí tam­po­co fal­tan “Ode­brechts” pa­ra­gua­yos que, ni cor­tos ni pe­re­zo­sos, se han aba­lan­za­do so­bre la pi­ña­ta ad­mi­nis­tra­da por el mi­nis­tro Ra­món Ji­mé­nez Gao­na se­gún la mis­ma re­gla de jue­go pre­va­le­cien­te en la pe­tro­le­ra es­ta­tal bra­si­le­ña. Va­le de­cir, con­tra­tos du­do­sos pa­ra la cons­truc­ción de obras de in­fra­es­truc­tu­ra que per­mi­ten pen­sar tam­bién en la cir­cu­la­ción de in­cen­ti­vos ba­jo cuer­da pa­ra la cla­que go­ber­nan­te. En tal sen­ti­do, ca­be re­cor­dar que, con la tá­ci­ta com­pli­ci­dad de al­tos fun­cio­na­rios del MOPC, los be­ne­fi­cia­dos con los con­tra­tos se agen­cian pa­ra ar­bi­trar a co­mo dé lu­gar mo­di­fi­ca­cio­nes del pro­yec­to de in­ge­nie­ría con­trac­tual pa­ra, a ren­glón se­gui­do, pre­sen­tar su so­li­ci­tud de apro­ba­ción de los ma­yo­res costos re­sul­tan­tes.

De es­ta ma­ne­ra es co­mo la ma­yo­ría de las obras via­les eje­cu­ta­das ba­jo la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción del MOPC han te­ni­do au­men­to de cos­to con re­la­ción al pre­su­pues­to con­trac­tual ori­gi­nal. Lla­ma­ti­va­men­te, ca­si to­das ellas jus­to has­ta el má­xi­mo del 20 por cien­to per­mi­ti­do por la Ley de Con­tra­ta­cio­nes Pú­bli­cas, in­clui­do el co­rres­pon­dien­te a “la peor he­ren­cia” re­ci­bi­da por el mi­nis­tro Ji­mé­nez Gao­na, se­gún sus pro­pias pa­la­bras: la au­to­pis­ta Ñu Gua­su en sus dos tra­mos com­po­nen­tes.

Es­ta su­cin­ta re­fe­ren­cia a la irre­gu­la­ri­dad de ges­tión que ca­rac­te­ri­za a la ad­mi­nis­tra­ción del mi­nis­tro Ra­món Ji­mé­nez Gao­na, y que cier­ta­men­te no es un “cir­co me­diá­ti­co” mon­ta­do por nues­tro dia­rio, sino una reali­dad con­ta­ble­men­te com­pro­ba­ble, es al so­lo efec­to de lla­mar la aten­ción de la ciu­da­da­nía acer­ca de có­mo una ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca po­co cla­ra re­ba­ja la cre­di­bi­li­dad ciu­da­da­na en la trans­pa­ren­cia que pre­di­ca el Gobierno en cuan­to a su ges­tión, pe­ro que es des­men­ti­da en los he­chos. Pe­ro eso no quie­re de­cir que la co­rrup­ción no pue­da com­ba­tir­se en nues­tro país. El ejem­plo del pue­blo bra­si­le­ño nos de­mues­tra que ese fla­ge­lo no es im­ba­ti­ble, por más que ven­ga de arri­ba ha­cia aba­jo. Con tal pre­mi­sa en men­te, la ciu­da­da­nía de­be cen­trar su es­pe­ran­za en que al­gu­na vez ten­ga­mos de nue­vo un pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca ho­nes­to co­mo los ci­ta­dos más arri­ba. La his­tó­ri­ca opor­tu­ni­dad po­dría dar­se en las elec­cio­nes ge­ne­ra­les de abril de 2018, si las y los vo­tan­tes pa­ra­gua­yos eli­gen un pri­mer man­da­ta­rio con in­te­gri­dad mo­ral y li­de­raz­go po­lí­ti­co proac­ti­vo ca­paz de im­pul­sar el dre­na­je de nues­tro pan­tano de co­rrup­ción, co­mo lo es­tán ha­cien­do nues­tros her­ma­nos y her­ma­nas de Bra­sil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.