No un país de re­sig­na­dos

ABC Color - - COMENTARIOS - Al­ci­bia­des Gon­zá­lez Del­va­lle al­ci­bia­des@abc.com.py

A prin­ci­pios del si­glo pa­sa­do, con el país di­vi­di­do en­tre lo­piz­tas y an­ti­lo­piz­tas –tal co­mo to­da­vía lo ve­mos hoy, pe­ro con las pa­sio­nes un po­co más re­po­sa­das– ocu­rrió un he­cho que pa­sa­ré a co­men­tar. Con mo­ti­vo del aniver­sa­rio del fa­lle­ci­mien­to del hé­roe de Cu­ru­payty, José Edu­vi­gis Díaz, el 22 de se­tiem­bre de 1906 mu­chas per­so­nas asis­tie­ron al Ce­men­te­rio de la Recoleta pa­ra re­cor­dar­le y acom­pa­ñar a una de­le­ga­ción ar­gen­ti­na que lle­gó pa­ra tri­bu­tar­le una co­ro­na de flo­res.

Los ora­do­res, con el pre­tex­to de ala­bar a Díaz, se des­pa­cha­ron con­tra los “le­gio­na­rios”. So­bre es­te ca­so, Al­fre­do L. Jaeg­gli, en su li­bro “Al­bino Ja­ra un va­rón me­teó­ri­co”, nos re­cuer­da del si­guien­te mo­do:

Al­guien gri­tó “¡Vi­va Ló­pez!”, lo que en esa épo­ca era, fran­ca­men­te, un exa­brup­to, ca­si una provocación.

El co­ro­nel Duar­te, je­fe del Ejér­ci­to, pre­sen­te en aquel ac­to tam­bién, se en­co­le­ri­zó. Se acer­có al ora­dor, Dr. Ig­na­cio A. Pa­ne, y le gri­tó “Mue­ra Ló­pez”. El Dr. Pa­ne, in­te­rrum­pién­do­se, le con­tes­ta: “Pe­ro si Ló­pez muer­to es­tá...” y si­guió su dis­cur­so. Al­guien em­pe­zó a mo­ver vio­len­ta­men­te la me­si­ta so­bre la cual, pa­ra­do Pa­ne, se­guía ges­ti­cu­lan­do en­tre una al­ga­ra­bía de gri­tos, de­nues­tos, pro­tes­tas, des­ma­yos…Per­dien­do el equi­li­brio, Pa­ne ca­yó des­de su im­pro­vi­sa­da tri­bu­na en bra­zos de un ami­go. In­ten­ta­ron su­bir otros ora­do­res. Pe­ro la po­li­cía –el Es­cua­drón de Seguridad– mon­ta­do

so­bre brio­sos ca­ba­llos y ba­jo la je­fa­tu­ra del ar­gen­tino Ger­va­sio Gon­zá­lez, atro­pe­lló a la mul­ti­tud, sa­ble en mano, dan­do pla­na­zos a dies­tra y

si­nies­tra. (Has­ta aquí la trans­crip­ción tex­tual)

Un gru­po de jó­ve­nes reaccionó con­tra el atro­pe­llo po­li­cial que se sal­dó con va­rios es­tu­dian­tes de­te­ni­dos, en­tre ellos Lin­neo Ins­frán, hi­jo del emi­nen­te mé­di­co Fa­cun­do Ins­frán, ase­si­na­do en enero de 1902 en el re­cin­to par­la­men­ta­rio.

Ape­nas en­te­ra­da, la ma­dre de Lin­neo vi­si­tó al je­fe de Po­li­cía, el ex­cén­tri­co Elías Gar­cía. A con­ti­nua­ción, trans­cri­bo el diá­lo­go re­co­gi­do por Jaeg­gli:

–Us­ted sa­be, don Elías, que mi mu­cha­cho es “ca­be­zu­do”; es jo­ven e im­pul­si­vo; pe­ro creo que el cas­ti­go es ex­ce­si­vo

–Oh, Mi­sia Pan­cha, ¿có­mo que es ex­ce­si­vo? ¡Le ten­go re­ser­va­do cas­ti­go mu­cho más se­ve­ro! Uno tre­men­do que de­be­rá cum­plir­lo in­de­fec­ti­ble­men­te den­tro de tres días a más tar­dar

–¿Pe­ro se­rá po­si­ble, don Elías? –pre­gun­tó la afli­gi­da ma­dre

–Sí, se­ño­ra, dí­ga­le a su hi­jo que se pre­pa­re pa­ra sa­lir del país, rum­bo a Lon­dres, don­de irá be­ca­do a es­tu­diar in­ge­nie­ría por cuen­ta del gobierno. Así apren­de­rá a ser útil a su pa­tria, a su fa­mi­lia y de­jar­se de es­tas “ca­be­zu­de­rías”.

Y po­co tiem­po des­pués el jo­ven Lin­neo Ins­frán par­tió pa­ra In­gla­te­rra, don­de per­ma­ne­ció du­ran­te nue­ve años. Re­gre­só con su tí­tu­lo y una gran cul­tu­ra, fi­na­li­za Jaeg­gli.

Re­cor­dé es­ta anéc­do­ta por dos mo­ti­vos: la re­ver­de­ci­da dis­cu­sión en­tre lo­piz­tas y an­ti­lo­piz­tas, la re­cor­da­ción de la ba­ta­lla de Cu­ru­payty y lo acon­te­ci­do en En­car­na­ción du­ran­te la pre­sen­cia de Ho­ra­cio Car­tes. Un gru­po de jó­ve­nes y adul­tos por­ta­ba car­te­les en la reunión po­lí­ti­ca. Las le­yen­das ha­cían alu­sión a las ne­ce­si­da­des en las au­las es­tu­dian­ti­les que mo­les­ta­ron a las au­to­ri­da­des, no obs­tan­te el de­re­cho a la ex­pre­sión que tie­nen to­dos los ciu­da­da­nos. Los guar­dias del Pre­si­den­te arran­ca­ron con fuer­za los car­te­les y ex­pul­sa­ron a un es­tu­dian­te que pe­día co­mi­da pa­ra to­dos sus com­pa­ñe­ros.

Es di­fí­cil en­con­trar mo­ti­vos pa­ra que un pe­que­ño ac­to de jus­ti­fi­ca­da y res­pe­tuo­sa pro­tes­ta ju­ve­nil mo­les­ta­se al Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca. Él de­be­ría en­ten­der que la re­bel­día se da so­la­men­te en los jó­ve­nes sen­si­bles e in­te­li­gen­tes, a quie­nes hay que ayu­dar y no reprimir. El Pa­ra­guay, y la hu­ma­ni­dad to­da, de­be su pro­gre­so a la re­bel­día. Los có­mo­dos, los apá­ti­cos, los mie­do­sos, los co­bar­des, los in­di­fe­ren­tes, son en­te­ra­men­te inú­ti­les en una so­cie­dad que ne­ce­si­ta de vo­ces vi­go­ro­sas y sa­nas que ha­gan co­no­cer sus ne­ce­si­da­des pa­ra que sean aten­di­das.

El Pa­ra­guay le de­be su in­de­pen­den­cia a un gru­po de jó­ve­nes re­bel­des. De­je­mos a los mu­cha­chos y mu­cha­chas ex­pre­sar sus in­quie­tu­des. Ex­hi­bir un car­tel no es co­sa que de­ba re­pri­mir­se, sal­vo des­de la pre­po­ten­cia em­bru­te­ci­da que anu­la las bue­nas in­ten­cio­nes. Ne­ce­si­ta­mos un país de in­dig­na­dos y no de re­sig­na­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.