El ri­dícu­lo sa­bo­ta­je de Trump a los “so­ña­do­res”

ABC Color - - INTERNACIONALES -

¡Qué ri­dícu­lo! Es­te país aca­ba de su­frir una ma­sa­cre en Las Ve­gas per­pe­tra­da por un es­ta­dou­ni­den­se que ma­tó a 58 per­so­nas e hi­rió a otras 489, y el pre­si­den­te Trump si­gue in­sis­tien­do en sus ar­gu­men­tos de que los in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos son un pe­li­gro pa­ra la se­gu­ri­dad de los ciu­da­da­nos, y ame­na­za con de­por­tar a unos 700.000 “so­ña­do­res” que no han co­me­ti­do nin­gún de­li­to vio­len­to.

Pen­sé en es­ta iro­nía des­pués de en­tre­vis­tar a Bruno Vi­lle­gas, un es­tu­dian­te uni­ver­si­ta­rio de Har­vard que es un “so­ña­dor”, o uno de los jó­ve­nes in­mi­gran­tes que fue­ron traí­dos a es­te país cuan­do ni­ños por pa­dres in­do­cu­men­ta­dos.

Co­mo la ma­yo­ría de los otros so­ña­do­res, Bruno ape­nas re­cuer­da el país don­de na­ció. Bruno me di­jo que fue traí­do por sus pa­dres de Pe­rú, y só­lo su­po mu­chos años des­pués que su fa­mi­lia no te­nía do­cu­men­tos de in­mi­gra­ción.

Cuan­do le pre­gun­té qué ha­rá si es de­por­ta­do, me di­jo: “No co­noz­co el Pe­rú, es un país que ape­nas re­cuer­do”.

Bruno, que pla­nea ser abo­ga­do, me di­jo que “me con­si­de­ro un nor­te­ame­ri­cano. Sé que es di­fí­cil, por­que el go­bierno no quie­re re­co­no­cer­me co­mo tal, pe­ro es­te es el país que co­noz­co, y don­de quie­ro que­dar­me”.

Otros so­ña­do­res que es­tu­dian en Har­vard in­clu­yen a Jin Park, un sur­co­reano que es­tu­dia bio­lo­gía mo­le­cu­lar, y Lau­ra Vei­ra Ra­mí­rez, una jo­ven co­lom­bia­na que pla­nea gra­duar­se en quí­mi­ca.

Los so­na­do­res se ins­cri­bie­ron en el pro­gra­ma co­no­ci­do co­mo DACA del ex­pre­si­den­te Oba­ma, que les dio un es­ta­tus le­gal tem­po­ral. Trump aho­ra es­tá ame­na­zan­do con de­por­tar­los en cin­co me­ses a me­nos que el Con­gre­so acep­te un pa­que­te de me­di­das dra­co­nia­nas con­tra to­dos los in­do­cu­men­ta­dos que ha pre­sen­ta­do pa­ra apro­ba­ción le­gis­la­ti­va.

El pro­ble­ma es que la pro­pues­ta de Trump es una gi­gan­tes­ca “píl­do­ra ve­ne­no­sa”, o sea, una ofer­ta con de­man­das im­po­si­bles de ser acep­ta­das por sus ri­va­les po­lí­ti­cos, pa­ra que es­tos úl­ti­mos pa­rez­can ser los cul­pa­bles de su fra­ca­so.

A cam­bio de le­ga­li­zar a los so­ña­do­res, Trump exi­ge que el Con­gre­so aprue­be que los con­tri­bu­yen­tes es­ta­dou­ni­den­ses pa­guen por el mu­ro fron­te­ri­zo –sí, el mis­mo mu­ro que Trump pro­me­tió que se­ría pa­ga­do por Mé­xi­co– y otras me­di­das ex­tre­mas exi­gi­das por el ala xe­nó­fo­ba del par­ti­do re­pu­bli­cano.

En su­ma, Trump es­tá sa­bo­tean­do su pro­pues­ta de le­ga­li­zar a los so­ña­do­res al mez­clar­la con un pa­que­te de me­di­das que, se­gún él, es esen­cial pa­ra ga­ran­ti­zar la “se­gu­ri­dad” de los es­ta­dou­ni­den­ses. Cul­pan­do a los de­mó­cra­tas de no acep­tar su pro­pues­ta, Trump di­jo el 10 de oc­tu­bre que “los de­mó­cra­tas no quie­ren fron­te­ras se­gu­ras, no les im­por­ta la se­gu­ri­dad de Es­ta­dos Uni­dos”.

El 11 de oc­tu­bre, Trump vol­vió a ci­tar la ne­ce­si­dad de pro­te­ger al país con­tra las “fron­te­ras pro­duc­to­ras de de­li­tos”, y de cons­truir un mu­ro con Mé­xi­co. Mien­tras tan­to, Trump no di­ce una pa­la­bra so­bre la ne­ce­si­dad de ma­yo­res con­tro­les de ar­mas pa­ra evi­tar nue­vas ma­sa­cres co­mo la de Las Ve­gas.

De he­cho, las peo­res ma­sa­cres re­cien­tes de Es­ta­dos Uni­dos fue­ron co­me­ti­das por es­ta­dou­ni­den­ses.

Step­hen Pad­dock, el ase­sino se­rial de Las Ve­gas, na­ció y se crió en Es­ta­dos Uni­dos. Lo mis­mo que Omar Ma­teen, el hom­bre que ma­tó a 49 per­so­nas en el club noc­turno Pul­se en Or­lan­do en 2016; Seung-Hui Cho, el es­tu­dian­te que ma­tó a 32 per­so­nas en el cam­pus de Virginia Tech en 2007, y Adam Lan­za, que ma­tó a 20 ni­ños en la Es­cue­la Pri­ma­ria Sandy Hook en 2012.

Aun­que los ata­ques te­rro­ris­tas del 11 de sep­tiem­bre del 2001 fue­ron obra de te­rro­ris­tas ex­tran­je­ros, nin­guno de ellos en­tró a Es­ta­dos Uni­dos a tra­vés de la fron­te­ra me­xi­ca­na.

Si Trump quie­re pro­te­ger a los es­ta­dou­ni­den­ses, de­be­ría ha­cer al­go pa­ra evi­tar que un de­men­te co­mo Pad­dock pu­die­ra ad­qui­rir le­gal­men­te un ar­se­nal de 47 ar­mas y dis­po­si­ti­vos pa­ra per­mi­tir con­ver­tir ar­mas se­mi­au­to­má­ti­cas en au­to­má­ti­cas.

¿Quié­nes son más pe­li­gro­sos, los so­ña­do­res que es­tán es­tu­dian­do en Har­vard y otras uni­ver­si­da­des de to­do el país, o tra­ba­jan­do de sol a sol, o quie­nes com­pran 47 ar­mas con dis­po­si­ti­vos pa­ra con­ver­tir­los en ame­tra­lla­do­ras?

La res­pues­ta es cla­ra, pe­ro la ma­qui­na­ria pro­pa­gan­dís­ti­ca de Trump ha lo­gra­do que el país es­té ha­blan­do so­bre las “fron­te­ras pro­duc­to­ras de de­li­tos”, y muy po­cos se en­fo­quen so­bre los ase­si­nos se­ria­les do­més­ti­cos que pue­den com­prar ver­da­de­ros ar­se­na­les de gue­rra. ¡Ab­sur­do!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.