Pri­mer pa­so: que­mar li­bros

ABC Color - - ARTE Y ESPECTÁCULOS - Je­sús Ruiz Nes­to­sa je­sus.ruiz­nes­to­sa@gmail.com

SALAMANCA. Li­bros de au­to­res ju­díos, mar­xis­tas, pa­ci­fis­tas y de otros es­cri­to­res que le re­sul­ta­ban mo­les­tos al ré­gi­men, ali­men­ta­ron la gi­gan­tes­ca ho­gue­ra que ar­dió en la pla­za fren­te al tea­tro de la ópe­ra en Ber­lín el 10 de ma­yo de 1933. En­cen­di­da por la fe­de­ra­ción na­zi de es­tu­dian­tes era la ho­gue­ra en la que ha­bría de ar­der to­da Eu­ro­pa po­cos años des­pués en uno de los mo­men­tos más dra­má­ti­cos de la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad con epi­so­dios de cruel­dad sin pre­ce­den­tes. Es­te ac­to era par­te de la “Ak­tion wi­der den un­deuts­chen Geist”, es de­cir: “Ac­ción con­tra el es­pí­ri­tu an­ti ale­mán” a po­co de ha­ber­se he­cho con el po­der el ré­gi­men na­zi. Pa­ra ali­men­tar esa ho­gue­ra, días an­tes, el 6 de ese mis­mo mes de ma­yo, los jó­ve­nes na­zis pro­ce­die­ron al sa­queo de bi­blio­te­cas y li­bre­rías en to­do el país. En Ber­lín, los es­tu­dian­tes de la Es­cue­la Su­pe­rior de De­por­te y los de Ve­te­ri­na­ria to­ma­ron por asal­to el Ins­ti­tu­to pa­ra el Es­tu­dio de la Se­xua­li­dad (Ins­ti­tut für Se­xual­wis­sens­chaft) crea­do por Mag­nus Hirsch­feld quien pu­do ver el ac­to van­dá­li­co en un no­ti­cie­ro que se pa­sa­ba en un ci­ne de Pa­rís.

Hay ve­ces que es útil mi­rar ha­cia atrás pa­ra po­der en­ten­der me­jor el presente. Si bien to­da­vía no se ha pren­di­do la ho­gue­ra, en nues­tro país, na­da más y na­da me­nos que el mi­nis­tro de Edu­ca­ción, Enrique Rie­ra, se ha com­pro­me­ti­do a pre­si­dir la que­ma de li­bros si así se lo pi­den las or­ga­ni­za­cio­nes ci­vi­les y re­li­gio­sas que acu­die­ron al Con­gre­so pa­ra pe­dir que se eli­mi­ne to­do con­te­ni­do es­co­lar que ha­ga alu­sión a la ideo­lo­gía de gé­ne­ro.

Rie­ra, co­mo sin­tién­do­se aco­rra­la­do por es­tos gru­pos, que ni si­quie­ra eran nu­me­ro­sos, les pi­dió que con­fia­ran en el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción por­que el mis­mo no pro­mue­ve nin­gún ti­po de ideo­lo­gía. “Si no se cree en nues­tra po­si­ción ofi­cial po­de­mos ama­ne­cer, les pue­do de­cir, les pue­do fir­mar, pue­do que­mar los li­bros con us­te­des en la pla­za”. Pa­só por al­to la am­bi­güe­dad de su ex­pre­sión que no de­ja bien cla­ro si que­ma­rá los li­bros en com­pa­ñía de esa gen­te, o si que­ma­rá los li­bros jun­ta­men­te con esa gen­te. De cual­quier ma­ne­ra, su reac­ción no ha he­cho más que con­fir­mar la me­dio­cri­dad que cam­pa so­bre la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción del país. Los li­bros no se que­man, se­ñor mi­nis­tro, por más que lo que ellos di­gan no es­té de acuerdo con lo que no­so­tros pen­sa­mos. El cri­te­rio su­yo fue el que jus­ta­men­te mo­ti­vó la que­ma de la Bi­blio­te­ca de Ale­jan­dría, un si­tio don­de es­ta­ba reuni­do to­do el co­no­ci­mien­to de la hu­ma­ni­dad de en­ton­ces. Tam­bién se­ría útil re­cor­dar­le que us­ted for­ma par­te de un go­bierno lai­co; us­ted se de­be a to­dos los ciu­da­da­nos, com­par­tan o no com­par­tan el cre­do re­li­gio­so que us­ted pro­fe­sa. Acuér­de­se que jus­ta­men­te la lai­ci­dad de un go­bierno es el que ga­ran­ti­za la li­ber­tad de cul­to.

An­tes de pro­po­ner la que­ma de li­bros en ho­gue­ras pu­ri­fi­ca­do­ras que só­lo son de­mos­tra­ción de in­to­le­ran­cia, ha­bría que plan­tear­se con se­rie­dad, sin obs­ti­na­ción ni os­cu­ran­tis­mos lo que sig­ni­fi­ca el mal lla­ma­do “pro­ble­ma de gé­ne­ro”. Yo pre­fie­ro lla­mar­lo “pro­ble­ma de se­xo“, por­que el hom­bre que mata a su pa­re­ja no lo ha­ce por­que es fe­me­ni­na, sino por­que es mu­jer. Se­ría bueno pre­gun­tar­le a la ONG que tie­ne Glo­ria Ru­bín (creo que lla­ma Ku­ña Aty) a cuán­tas mu­je­res las­ti­ma­das por su pa­re­ja so­co­rre ca­da día, cuán­tas son he­ri­das, cuán­tas son muer­tas. Las­ti­mo­sa­men­te en nues­tro país no hay es­ta­dís­ti­cas de te­mas que son mo­les­tos pa­ra la so­cie­dad. Pe­ro se­ría bueno sa­ber cuán­tas me­no­res son vio­la­das, cuán­tas me­no­res de quin­ce años que­dan em­ba­ra­za­das, cuán­tas me­no­res son so­me­ti­das se­xual­men­te por al­gún pa­rien­te cer­cano, tan cer­cano co­mo su pa­dras­tro o por su pro­pio pa­dre. Cuán­tos abor­tos en con­di­cio­nes de gra­ve pe­li­gro se pro­du­cen ca­da día y cuán­tas mue­ren en el in­ten­to. Na­die sa­be es­tas ci­fras por­que es me­jor es­con­der­las y no ha­blar de ellas pa­ra no es­can­da­li­zar al re­ba­ño.

Es fá­cil pon­ti­fi­car des­de las sa­cris­tías. Pe­ro es muy di­fí­cil en­fren­tar­se con la reali­dad que es­tá allí afue­ra, al al­can­ce de la mano y de la que no que­re­mos en­te­rar­nos por­que mu­cho más fá­cil, mu­cho más có­mo­do, es sa­lir y que­mar li­bros. ¿Y des­pués qué, o a quién, que­ma­re­mos?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.