To­mar en se­rio el cam­bio cli­má­ti­co.

ABC Color - - PORTADA -

Los úl­ti­mos even­tos cli­má­ti­cos con ca­rac­te­rís­ti­cas de tor­na­do que han ve­ni­do azo­tan­do di­ver­sos pun­tos del país de­ja­ron a su pa­so va­rios fa­lle­ci­dos y cuan­tio­sos da­ños ma­te­ria­les, pa­de­ci­dos en su ma­yo­ría por fa­mi­lias hu­mil­des. Des­de el año pa­sa­do, los me­teo­ró­lo­gos han ve­ni­do anun­cian­do que el es­ce­na­rio cli­má­ti­co del 2016/2017 no iba a ser na­da fa­vo­ra­ble pa­ra la ciu­da­da­nía en ge­ne­ral y, fun­da­men­tal­men­te, pa­ra el sec­tor agro­ga­na­de­ro, co­mo con­se­cuen­cia del fe­nó­meno “El Ni­ño”. De acuerdo con los ex­per­tos, es­tos tem­po­ra­les con vien­tos de más de 100 km/h y llu­vias in­ten­sas acom­pa­ña­das de gra­ni­zo, co­mo los que afec­ta­ron a ca­si to­dos los de­par­ta­men­tos del país, son agra­va­dos por el “cam­bio cli­má­ti­co”, cau­sa­do por el in­cre­men­to de los ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro (GEI), atra­pa­dos en la at­mós­fe­ra, que pro­du­ce un au­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra de la tie­rra, el lla­ma­do “ca­len­ta­mien­to glo­bal” es atri­bui­ble, di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te, a la ac­ti­vi­dad hu­ma­na. Los pro­nós­ti­cos no son fa­vo­ra­bles pa­ra nues­tra re­gión y nues­tro país. La presente co­yun­tu­ra cla­ma por ac­cio­nes efec­ti­vas y coor­di­na­das de los or­ga­nis­mos del Es­ta­do con atri­bu­cio­nes re­la­cio­na­das al me­dio am­bien­te, la apli­ca­ción de las le­yes con to­do ri­gor, y la co­la­bo­ra­ción de la so­cie­dad to­da pa­ra sa­lir del ato­lla­de­ro.

Los úl­ti­mos even­tos cli­má­ti­cos con ca­rac­te­rís­ti­cas de tor­na­do que han ve­ni­do azo­tan­do di­ver­sos pun­tos del país de­ja­ron a su pa­so va­rios fa­lle­ci­dos y cuan­tio­sos

da­ños ma­te­ria­les, pa­de­ci­dos en su ma­yo­ría por hu­mil­des fa­mi­lias cam­pe­si­nas. Mu­chas lo­ca­li­da­des si­guen sin energía eléc­tri­ca a cau­sa de la caí­da de co­lum­nas de

la ANDE. Se­gún el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción, un to­tal de 242 lo­ca­les es­co­la­res, en 56 dis­tri­tos de 10 de­par­ta­men­tos, es­tán en si­tua­ción de emer­gen­cia.

Des­de el año pa­sa­do, los me­teo­ró­lo­gos han ve­ni­do anun­cian­do que el es­ce­na­rio cli­má­ti­co del 2016/2017 no iba a ser na­da fa­vo­ra­ble pa­ra la ciu­da­da­nía en ge­ne­ral y, fun­da­men­tal­men­te, pa­ra el sec­tor eco­nó­mi­co-agro­ga­na­de­ro del país, a con­se­cuen­cia de los epi­so­dios que irían apa­re­cien­do, co­mo par­te de un ci­clo na­tu­ral glo­bal del cli­ma co­no­ci­do co­mo “El Ni­ño-Os­ci­la­ción del Sur” (ENOS). Co­mo es sa­bi­do, es­ta ma­ni­fes­ta­ción de la na­tu­ra­le­za tie­ne dos ex­tre­mos: una fa­se cá­li­da de­no­mi­na­da “El Ni­ño”, y otra fría co­no­ci­da co­mo “La Ni­ña”. Asi­mis­mo, se pro­nos­ti­có que los efec­tos se ha­rían sen­tir a ni­vel re­gio­nal y que la ma­yor par­te de Bo­li­via, Chi­le y Pa­ra­guay, así co­mo el no­res­te de la Ar­gen­ti­na, su­fri­rían las con­se­cuen­cias cre­cien­tes del men­cio­na­do fe­nó­meno. Res­pec­to a nues­tra Re­gión Orien­tal, se ad­ver­tía que iba a ex­pe­ri­men­tar una mez­cla de sín­to­mas de “La Ni­ña” y “El Ni­ño”, ob­ser­ván­do­se pre­ci­pi­ta­cio­nes muy irre­gu­la­res, co­mo las que han ocu­rri­do en es­tos días.

De acuerdo con los ex­per­tos, es­tos tem­po­ra­les con vien­tos de más de 100 km/h y llu­vias in­ten­sas acom­pa­ña­das de gra­ni­zos, co­mo los que afec­ta­ron a ca­si to­dos los de­par­ta­men­tos del país, son agra­va­dos por el “cam­bio cli­má­ti­co”, fe­nó­meno cau­sa­do por el in­cre­men­to de los ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro (GEI), atra­pa­dos en la at­mós­fe­ra, que pro­du­ce un au­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra de la Tie­rra. Se­gún la Con­ven­ción Mar­co de las Na­cio­nes Uni­das so­bre el Cam­bio Cli­má­ti­co (CMNUCC), de 1994, el lla­ma­do “ca­len­ta­mien­to glo­bal” es atri­bui­ble, di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te, a la ac­ti­vi­dad hu­ma­na.

En es­te mis­mo sen­ti­do, el in­for­me del Pro­gra­ma de Na­cio­nes Uni­das pa­ra el De­sa­rro­llo (PNUD) del año 2007, de­no­mi­na­do “Cam­bio cli­má­ti­co: Ries­gos, vul­ne­ra­bi­li­dad y desafíos de adap­ta­ción en el Pa­ra­guay”, sos­tie­ne que el cam­bio cli­má­ti­co cons­ti­tu­ye uno de los ma­yo­res desafíos glo­ba­les que en­fren­ta la hu­ma­ni­dad en el si­glo XXI. En Pa­ra­guay, la de­fo­res­ta­ción –que vie­ne de dé­ca­das an­te­rio­res y con­ti­núa has­ta hoy–, uni­da al cam­bio de uso de sue­los ha­cia una agri­cul­tu­ra tec­ni­fi­ca­da y de mo­no­cul­ti­vo, es­tán oca­sio­nan­do va­ria­cio­nes pro­fun­das en el am­bien­te, con una al­te­ra­ción en el cli­ma, de­bi­do a las mo­di­fi­ca­cio­nes en el ré­gi­men del ba­lan­ce de ca­lor y hu­me­dad.

Asi­mis­mo, la de­fo­res­ta­ción ma­si­va del pe­rio­do 1984-1991, en el Al­to Pa­ra­ná, Caa­gua­zú y Ca­nin­de­yú, ha fa­vo­re­ci­do la apa­ri­ción de en­fer­me­da­des y un au­men­to en los ni­ve­les de po­bre­za de los sec­to­res

cam­pe­sino e in­dí­ge­na. Así, el cam­bio cli­má­ti­co no so­lo afec­ta la sa­lud de las per­so­nas, sino tam­bién per­tur­ba y des­equi­li­bra en gran me­di­da la eco­no­mía del país. En es­tos mis­mos días, los agri­cul­to­res su­frie­ron mul­ti­mi­llo­na­rias pér­di­das a raíz de los úl­ti­mos fe­nó­me­nos cli­má­ti­cos, en di­fe­ren­tes pun­tos del país.

Se­gún el in­for­me del PNUD an­tes men­cio­na­do, las pre­dic­cio­nes pa­ra los años ve­ni­de­ros, uti­li­zan­do un es­ce­na­rio cli­má­ti­co rea­lis­ta, in­di­can que las tem­pe­ra­tu­ras en el Cha­co cen­tral es­ca­la­rían a ni­ve­les su­pe­rio­res al nor­mal, du­ran­te to­do el año, pu­dien­do pro­vo­car la in­sos­te­ni­bi­li­dad de la pro­duc­ción lác­tea o una pér­di­da de la ren­ta­bi­li­dad, de­bi­do a la mer­ma cau­sa­da por el es­trés ca­ló­ri­co en el ga­na­do le­che­ro. Asi­mis­mo, los efec­tos en el sec­tor agrí­co­la en ge­ne­ral, es­pe­cial­men­te en los cul­ti­vos tra­di­cio­na­les, al­can­za­rían a más de 250.000 fa­mi­lias cam­pe­si­nas o al­re­de­dor de 1,5 mi­llo­nes de per­so­nas.

Sien­do es­te el ne­gro pa­no­ra­ma cli­má­ti­co que te­ne­mos por de­lan­te, que trae­rá apa­re­ja­das preo­cu­pan­tes con­se­cuen­cias pa­ra los pa­ra­gua­yos, es de es­pe­rar que el Go­bierno le otor­gue a la cues­tión la im­por­tan­cia que se me­re­ce, y se apres­te a eje­cu­tar y a acom­pa­ñar las ac­cio­nes que se em­pren­dan pa­ra con­tra­rres­tar­lo.

La presente co­yun­tu­ra cla­ma por ac­cio­nes efec­ti­vas y coor­di­na­das de los or­ga­nis­mos del Es­ta­do con atri­bu­cio­nes re­la­cio­na­das al me­dio am­bien­te, ta­les co­mo la Se­cre­ta­ría del Am­bien­te (Seam), el Ins­ti­tu­to Fo­res­tal Nacional (In­fo­na), la Se­cre­ta­ría de Emer­gen­cia Nacional (SEN), el Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra y Ga­na­de­ría (MAG), en­tre otros. Es de re­cor­dar que en el 2001 se creó el Pro­gra­ma Nacional de Cam­bio Cli­má­ti­co, me­dian­te el De­cre­to 14943, que tie­ne co­mo ob­je­ti­vo la eva­lua­ción e im­ple­men­ta­ción de las ac­cio­nes vin­cu­la­das a las obli­ga­cio­nes asu­mi­das por el Pa­ra­guay den­tro del Con­ve­nio Mar­co de las Na­cio­nes Uni­das so­bre Cam­bio Cli­má­ti­co y el Pro­to­co­lo de Kyo­to.

Los im­pac­tos so­cia­les y eco­nó­mi­cos de las gra­ves mo­di­fi­ca­cio­nes que su­fre el am­bien­te, que se tra­du­cen en el cam­bio cli­má­ti­co, se irán agra­van­do en nues­tro país. Las au­to­ri­da­des gu­ber­na­men­ta­les de­ben apli­car con to­do ri­gor las le­yes que san­cio­nan a los in­frac­to­res, mien­tras la so­cie­dad to­da de­be ad­qui­rir con­cien­cia de la gra­ve­dad de la si­tua­ción y co­la­bo­rar pa­ra sa­lir del ato­lla­de­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.