Qué cla­se de hom­bres ha­ce­mos

ABC Color - - Política - Jesus.ruiz­nes­to­sa@gmail.com

Je­sús Ruiz Nes­to­sa

SA­LA­MAN­CA. El te­ma del ser­vi­cio mi­li­tar obli­ga­to­rio pro­pues­to por el can­di­da­to de la ANR, Ma­ri­to Abdo Benítez, co­mo uno de los pun­tos im­por­tan­tes de su fu­tu­ra ad­mi­nis­tra­ción (en ca­so de que lle­gue) se es­tá po­nien­do com­pli­ca­do por­que la gen­te ig­no­ra lo que la ley es­ta­ble­ce. In­clu­so el pro­pio Abdo Benítez qui­zá no ha­ya leí­do bien (o mal) la Cons­ti­tu­ción que nos ri­ge y de acuer­do a la cual de­be­mos vi­vir to­dos.

El ser­vi­cio mi­li­tar obli­ga­to­rio no se pue­de res­ta­ble­cer por­que nun­ca fue de­ro­ga­do ya que el ar­tícu­lo 129 de la Cons­ti­tu­ción si­gue en ple­na vi­gen­cia: “To­do pa­ra­gua­yo tie­ne la obli­ga­ción de prepararse y de pres­tar su con­cur­so para la de­fen­sa ar­ma­da de la pa­tria. A tal ob­je­to, se es­ta­ble­ce el ser­vi­cio mi­li­tar obli­ga­to­rio”. Ló­gi­ca­men­te, co­mo no se le­yó bien la pri­me­ra par­te del ar­tícu­lo, mu­cha me­nos aten­ción se le pres­tó al quin­to pá­rra­fo en que se re­co­no­ce el de­re­cho a la ob­je­ción de con­cien­cia que ya es­tá es­ta­ble­ci­do en el ar­tícu­lo 37 con una dis­po­si­ción más bien am­bi­gua que am­plia, ya que se la pue­de ale­gar “por ra­zo­nes éti­cas o re­li­gio­sas”. Por lo tan­to, mi ra­zón éti­ca no se dis­cu­te, se la acep­ta y pun­to.

El ser­vi­cio mi­li­tar obli­ga­to­rio ha ido per­dien­do vi­gen­cia no por­que los go­ber­nan­tes de turno no le ha­yan pres­ta­do la aten­ción de­bi­da, sino por­que ha per­di­do in­te­rés para los jó­ve­nes que no le ven nin­gu­na uti­li­dad ni en­cuen­tran que les pue­da ayu­dar en su vi­da pro­fe­sio­nal fu­tu­ra. Por el con­tra­rio, sien­ten que “ir al cuar­tel” les re­sul­ta –y en reali­dad lo es– una pér­di­da de tiem­po.

De desa­cier­to en desa­cier­to, la pri­me­ra vez que Abdo Benítez ha­bló del te­ma, pro­pu­so la ne­ce­si­dad de re­vi­ta­li­zar el ser­vi­cio mi­li­tar obli­ga­to­rio co­mo una ma­ne­ra de edu­car a los jó­ve­nes que no re­ci­ben aten­ción nin­gu­na por par­te de sus fa­mi­lia­res. Peor: co­mo una ta­bla de sal­va­ción para los hi­jos de ma­dres sol­te­ras. Es­to me ha­ce pen­sar que el can­di­da­to a la pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca no es­cu­chó, no en­ten­dió o tal vez ni si­quie­ra se en­te­ró de las nu­me­ro­sas mar­chas or­ga­ni­za­das por jó­ve­nes es­tu­dian­tes del ba­chi­lle­ra­to que pe­dían una ur­gen­te re­mo­de­la­ción del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción, un cam­bio sus­tan­cial en los pro­gra­mas de es­tu­dio y un me­jor ni­vel no so­lo de esos pro­gra­mas sino tam­bién de los pro­fe­so­res en­car­ga­dos de po­ner­los en práctica. Los jó­ve­nes no quieren ir a apren­der có­mo se dis­pa­ra un fu­sil, en el me­jor de los ca­sos; o có­mo se lim­pia el jar­dín de la ca­sa de un ge­ne­ral, en el peor. Los jó­ve­nes quieren es­tu­diar por­que son cons­cien­tes de que no es­tán lo su­fi­cien­te­men­te ca­pa­ci­ta­dos para res­pon­der a las exi­gen­cias del mun­do de hoy.

La vie­ja idea de que “el cuar­tel le ha­ce hom­bre” al jo­ven es tan des­ca­be­lla­da co­mo ajena a la reali­dad. En to­do ca­so, ten­dría­mos que dis­cu­tir cuál es el con­cep­to de “hom­bría” que se ma­ne­ja en los di­fe­ren­tes círcu­los. Es­toy se­gu­ro que la in­men­sa ma­yo­ría de los dipu­tados, se­na­do­res, jue­ces, fis­ca­les, mi­nis­tros y otros miem­bros de los di­fe­ren­tes círcu­los del po­der, pa­sa­ron por el cuar­tel, hi­cie­ron su ser­vi­cio mi­li­tar obli­ga­to­rio. Y el es­pec­tácu­lo de co­rrup­ción que ofre­cen es ne­fas­to, fu­nes­to; la­men­to no sa­ber cuál po­dría ser el su­per­la­ti­vo de es­tos ad­je­ti­vos para uti­li­zar­lo. ¿Es es­te el con­cep­to de “hom­bría” que se ma­ne­ja? Para mí, ser “hom­bre“, más que pe­gar­le a la es­po­sa o a la con­cu­bi­na es ser una per­so­na ín­te­gra, hon­ra­da, in­co­rrup­ti­ble, de prin­ci­pios no­bles y fir­mes, que no se do­ble­ga an­te la pre­sen­cia de una li­bre­ta de che­ques con las ho­jas de­bi­da y ge­ne­ro­sa­men­te re­lle­na­das. Me re­afir­mo en la fir­me idea de que siem­pre he te­ni­do: no es es­to, pre­ci­sa­men­te, lo que se en­se­ña en los cuar­te­les.

De­be­mos es­cu­char­les a los jó­ve­nes y dar­les la me­jor edu­ca­ción que po­da­mos, ya que el que tie­ne me­jor pun­te­ría no es pre­ci­sa­men­te el más in­te­li­gen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.