Para “El Je­fe”

ABC Color - - Economía, Energía Y Negocios - Mar­ce­lo Ma­nuel Ga­ray

Tu rum­bo sin rum­bo. Tan­to me re­cuer­das al ru­bio, que ha­bla­ba de paz y pro­gre­so, que con obras jus­ti­fi­ca­ba la cruel re­pre­sión a su pue­blo. Qué pe­na ver có­mo qui­sis­te atro­pe­llar el Con­gre­so, to­do a cos­tas de tu sed de po­der, ti­ras­te tu ju­ra­men­to al sue­lo.

Tan­tos opri­mi­dos por la an­sie­dad de tus ami­gos, que nun­ca pu­dis­te ver cuán­to do­lor nos cau­sa tu in­di­fe­ren­cia. Pro­me­tis­te com­ba­tir los fla­ge­los y ce­dis­te a los pe­di­dos, tu pa­ñue­lo al cue­llo de­mos­tra­ba tu in­con­gruen­cia.

Cuan­tos cre­ye­ron en ti y en tus pro­me­sas de pa­trio­tis­mo, pe­ro no al­can­zas­te ni la al­tu­ra de un pe­rro ca­lle­je­ro. Alar­deas­te tus via­duc­tos mo­der­nos con au­to­ri­ta­ris­mo, y el pro­le­ta­ria­do su­fre en el cam­po al no ser tu hu­rre­ro. Un ejér­ci­to de pa­pel ha­ce tem­blar a los sol­da­dos del Mariscal, otros eran los tiem­pos don­de ga­llar­dos nos re­co­no­cían. Ven­cer o mo­rir era el le­ma de nues­tra tro­pa an­ces­tral, pe­ro te ol­vi­das­te de di­ri­gir el rum­bo mien­tras ellos con­va­le­cían. Ni ac­ti­vo ni vi­ta­li­cio te que­re­mos en el Par­la­men­to, so­lo ro­ga­mos para que otro co­mo tu no ocu­pe ja­más ese trono. Es­te pue­blo te re­cor­da­rá siem­pre con la­men­to, pues no su­pis­te ser ni por cer­ca nues­tro pa­trono.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.