El Pa­ra­guay no se ha in­de­pen­di­za­do has­ta aho­ra de la co­rrup­ción

ABC Color - - EDITORIAL -

Se cum­plen hoy 209 años de aque­lla no­che en que nues­tros pró­ce­res de­ci­die­ron al­zar­se en ar­mas con­tra el po­der co­lo­nial es­pa­ñol y dar a nues­tra na­ción su in­de­pen­den­cia po­lí­ti­ca. Li­be­ra­do de las ca­de­nas de opre­sión co­lo­nial, el Pa­ra­guay ini­ció su lar­ga mar­cha en pos de la pre­ser­va­ción de su li­ber­tad y de su in­te­gri­dad te­rri­to­rial es­cri­bien­do con san­gre, su­dor y lá­gri­mas una épi­ca his­to­ria ad­mi­ra­da por el mun­do en­te­ro.

Por tal razón, en re­tros­pec­ti­va, las ac­tua­les ge­ne­ra­cio­nes de pa­ra­gua­yos y pa­ra­gua­yas te­ne­mos mo­ti­vos le­gí­ti­mos pa­ra sen­tir­nos or­gu­llo­sos de nues­tro pa­sa­do co­mo na­ción y con­fiar en un fu­tu­ro me­jor, aun­que en es­ta oca­sión la mag­na efe­mé­ri­de pa­tria nos sor­pren­da en me­dio de la in­for­tu­na­da pan­de­mia del co­ro­na­vi­rus, que tie­ne en ja­que a to­do el mun­do.

A tra­vés del tiempo, nues­tro país ha tran­si­ta­do por sen­de­ros exis­ten­cia­les ál­gi­dos: la gue­rra de ex­ter­mi­nio de la Tri­ple Alian­za en el si­glo an­te­pa­sa­do y la vic­to­rio­sa del Cha­co en el pa­sa­do. Nos so­bre­pu­si­mos a am­bos in­for­tu­nios con he­roís­mo y glo­ria, mer­ced al le­gen­da­rio atri­bu­to mo­ral de nues­tro pue­blo de sa­lir ai­ro­so en los más di­fí­ci­les tran­ces de su exis­ten­cia. Por tan­to, la con­fian­za de la pre­sen­te ge­ne­ra­ción de pa­ra­gua­yos es que, co­mo en otras oca­sio­nes en el pa­sa­do, es­ta vez tam­bién sa­bre­mos su­pe­rar la agu­da cri­sis de sa­lud que es­ta­mos en­fren­tan­do en es­tos cru­cia­les días con la pan­de­mia.

Pe­ro, así co­mo la pre­ser­va­ción de nues­tra in­de­pen­den­cia e in­te­gri­dad te­rri­to­rial nos con­fron­tó con el desafío de de­fen­der­la a ca­pa y es­pa­da con­tra la am­bi­ción fo­rá­nea, tam­bién la pre­sen­te cri­sis nos im­po­ne pre­ser­var la in­de­pen­den­cia mo­ral de nues­tra na­ción con­tra el ace­cho, no ya de enemi­gos ex­ter­nos, sino de la ca­ter­va de la­dro­nes de cue­llo blan­co que des­de los al­tos pues­tos de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca se han lan­za­do a una fe­roz arre­ba­ti­ña de los cau­da­les pú­bli­cos,

me­dian­te ar­ti­ma­ñas bu­ro­crá­ti­cas cen­tra­das en com­pras frau­du­len­tas, su­pues­ta­men­te di­ri­gi­das a pa­liar las ne­ce­si­da­des de los sec­to­res más ca­ren­cia­dos de la po­bla­ción, pe­ro en reali­dad con el fin de que­dar­se con la par­te del león, ti­ran­do las mi­ga­jas a la gen­te ne­ce­si­ta­da.

Pa­ra­do­jal­men­te, los gran­des desafíos exis­ten­cia­les –co­mo el que la so­cie­dad pa­ra­gua­ya en­fren­ta en es­tos días– tie­ne su com­po­nen­te po­si­ti­vo. En es­te ca­so, la pan­de­mia del co­ro­na­vi­rus ha pues­to en evi­den­cia que la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca na­cio­nal es­tá in­te­gral­men­te per­mea­da por la co­rrup­ción, con los al­tos fun­cio­na­rios a la pes­ca de opor­tu­ni­da­des pa­ra ro­bar. Ob­via­men­te, quie­nes con ca­da Go­bierno se ubi­can en los pues­tos claves de la ad­mi­nis­tra­ción es­ta­tal, tie­nen pa­tro­nes a quie­nes ren­dir cuen­tas, sean es­tos le­gis­la­do­res, ma­gis­tra­dos o em­pre­sa­rios ma­fio­sos.

La­men­ta­ble­men­te, el pre­si­den­te Ma­rio Ab­do Be­ní­tez no ha te­ni­do el co­ra­je que ha de­mos­tra­do con los man­dos mi­li­ta­res en fal­ta, a quie­nes ha apar­ta­do in­me­dia­ta­men­te de sus car­gos, al no des­ti­tuir tam­bién ip­so fac­to a quie­nes in­cu­rren en de­li­to de le­sa Pa­tria, con­sis­ten­te, en es­tos ca­sos, en per­ju­di­car la sa­lud de la gen­te, así co­mo la eco­no­mía del país. Al me­nos, en he­chos fla­gran­tes de pú­bli­co co­no­ci­mien­to, co­mo han si­do los de los ti­tu­la­res de la Di­nac y de Pe­tro­par, Éd­gar Mel­ga­re­jo y Pa­tri­cia Sa­mu­dio, con quie­nes ha te­ni­do mu­cha más pa­cien­cia que con los mi­li­ta­res. Otros fun­cio­na­rios a quie­nes ha sal­pi­ca­do la sos­pe­cha de co­rrup­ción con­ti­núan en sus car­gos, lo que mer­ma la con­fian­za de la gen­te en su Go­bierno.

Es que la co­rrup­ción afec­ta se­ve­ra­men­te la de­mo­cra­cia,

por­que des­na­tu­ra­li­za el con­cep­to de la igual­dad an­te la ley y de­bi­li­ta la po­si­bi­li­dad de ha­cer que los fun­cio­na­rios del Go­bierno rin­dan cuen­ta de sus ac­tos, des­de el úl­ti­mo agen­te po­li­cial has­ta el Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca.

Tra­di­cio­nal­men­te, en nues­tro país la di­ná­mi­ca de la co­rrup­ción es­tá di­ri­gi­da por una ló­gi­ca par­ti­dis­ta y por gru­pos eco­nó­mi­cos de po­der acos­tum­bra­dos a me­drar a cos­ta del Es­ta­do. Es por eso que pa­ra los go­ber­nan­tes nun­ca ha si­do prio­ri­dad com­ba­tir la co­rrup­ción, sino to­do lo con­tra­rio. Si no, que lo di­ga el ex­pre­si­den­te Ho­ra­cio Car­tes, quien pro­me­tió “cor­tar” el bra­zo a los la­dro­nes de cau­da­les pú­bli­cos, pe­ro sin de­jar a nin­guno man­co al tér­mino de su ges­tión pe­se a ha­ber­los mu­chos. Por su par­te, tam­bién el es­lo­gan “cai­ga quien cai­ga”

del pre­si­den­te Ab­do Be­ní­tez no ha pa­sa­do de ser una bra­vu­co­na­da pro­se­li­tis­ta.

An­te es­ta pan­de­mia mo­ral de los “co­ro­na­vi­vos” –co­mo ya des­pec­ti­va­men­te se de­no­mi­na en las re­des a los fun­cio­na­rios la­dro­nes–, ne­ce­si­ta­mos un des­per­tar na­cio­nal co­mo aquel del 14/15 de ma­yo de 1811, que pre­ci­pi­te el dre­na­je del pan­tano de la co­rrup­ción que anega nues­tro país des­de ha­ce mu­cho tiempo. Es­to, tras frus­trar­se la ilu­sión que la ciu­da­da­nía te­nía pues­ta en la pro­me­sa del ac­tual pre­si­den­te en el sen­ti­do de que com­ba­ti­ría fron­tal­men­te ese mal en la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca. De es­te mo­do, el úni­co ac­tor ca­paz que que­da aho­ra pa­ra im­pul­sar una cru­za­da épi­ca de mo­ra­li­za­ción pú­bli­ca es la so­cie­dad ci­vil. Y lo es­tá em­pe­zan­do a ha­cer con ob­je­ti­vi­dad y efi­ca­cia, con la co­la­bo­ra­ción de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción que des­de ha­ce tiempo vie­nen apos­tan­do a un cam­bio en tal sen­ti­do.

El Con­gre­so, el Po­der Ju­di­cial, la Fis­ca­lía Ge­ne­ral del Es­ta­do, la Con­tra­lo­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca, la Pro­cu­ra­du­ría, los en­tes re­gu­la­do­res au­tó­no­mos y de­más re­par­ti­cio­nes pú­bli­cas de­be­rán ser trans­pa­ren­ta­dos y de­pu­ra­dos co­mo pa­so obli­ga­do pa­ra con­te­ner la co­rrup­ción en­quis­ta­da en las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas y que fa­laz­men­te ca­da pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca pro­me­te com­ba­tir, pe­ro nun­ca lo ha­ce.

Mien­tras tan­to, los co­rrup­tos se for­ta­le­cen por­que los ór­ga­nos com­pe­ten­tes no les im­por­tu­nan, así co­mo se ha­brán sen­ti­do fuer­tes los go­ber­na­do­res es­pa­ño­les has­ta que los Pró­ce­res de la In­de­pen­den­cia, Ye­gros, Ca­ba­lle­ro, Itur­be, Tro­che y otros tu­vie­ron la va­len­tía de rom­per las ca­de­nas que ahe­rro­ja­ban a nues­tra na­ción de ese tiempo, po­si­bi­li­tan­do así que hoy no­so­tros ce­le­bre­mos con jú­bi­lo la evo­ca­ción de esa ges­ta in­mor­tal. Las­ti­mo­sa­men­te, la deu­da pen­dien­te es que has­ta hoy al Pa­ra­guay le fal­ta in­de­pen­di­zar­se de la co­rrup­ción que las­tra su de­sa­rro­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.