Cri­men sin cas­ti­go

ABC Color - - POLÍTICA - Ro­lan­do Nie­lla ro­lan­do­nie­lla@abc.com.py

Las mi­se­rias de nues­tro sis­te­ma de jus­ti­cia nun­ca han si­do tan evi­den­tes co­mo aho­ra: la odio­sa di­fe­ren­cia de ri­gor con que se per­si­gue a al­gu­nos, mien­tras se per­mi­te a otros in­cum­plir las nor­mas del con­fi­na­mien­to; los evi­den­tes, bur­dos y sis­te­má­ti­cos es­fuer­zos de una gran par­te de los fis­ca­les y jue­ces pa­ra po­ner a sal­vo del cas­ti­go a los cri­mi­na­les que se han aba­lan­za­do, co­mo bui­tres ham­brien­tos, so­bre los re­cur­sos ex­tra­or­di­na­rios pa­ra la cri­sis sa­ni­ta­ria, so­cial y eco­nó­mi­ca.

Des­de lue­go, el go­bierno es to­le­ran­te y ti­mo­ra­to con los la­dro­nes, des­de lue­go el par­la­men­to se ha con­ver­ti­do en cóm­pli­ce am­pa­rán­do­los y de­fen­dién­do­los y tie­nen por ello res­pon­sa­bi­li­dad en la co­rrup­ción; pe­ro es el sis­te­ma de jus­ti­cia en su con­jun­to el en­car­ga­do de per­se­guir el de­li­to y es­ta­ble­cer la re­la­ción en­tre la gra­ve­dad del cri­men y el ri­gor del cas­ti­go y, en con­se­cuen­cia, la cau­sa pri­me­ra y prin­ci­pal res­pon­sa­ble de la im­pu­ni­dad con que los co­rrup­tos ac­túan.

Cuan­do di­go que es to­do el sis­te­ma de jus­ti­cia in­clu­yo, sin ex­cep­ción, a to­das las ins­ti­tu­cio­nes en­car­ga­das de la per­se­cu­ción del de­li­to: po­li­cías, fis­ca­les, jue­ces, ca­ma­ris­tas, mi­nis­tros de la cor­te e in­te­gran­tes de los or­ga­nis­mos en­car­ga­dos de nom­brar y de vi­gi­lar el buen desem­pe­ño de jue­ces y fis­ca­les. De pun­ta a pun­ta el sis­te­ma ha­ce aguas.

En la ba­se de la pi­rá­mi­de, ma­yo­ri­ta­ria­men­te los po­li­cías son pre­po­ten­tes con los dé­bi­les, pe­ro su­mi­sos con los po­de­ro­sos, in­clu­yen­do a los ma­fio­sos de los que con cier­ta fre­cuen­cia son asa­la­ria­dos. Mu­chos fis­ca­les in­ves­ti­gan con de­ma­sia­do ri­gor a al­gu­nos y po­co o na­da a al­gu­nos otros. Mu­chos jue­ces se es­pe­cia­li­zan en blan­quear o dic­tar sen­ten­cias ri­dí­cu­la­men­te des­pro­por­cio­na­das al de­li­to.

En la pun­ta de la pi­rá­mi­de, ca­ma­ris­tas, mi­nis­tros, in­te­gran­tes del Con­se­jo de la Ma­gis­tra­tu­ra y del Ju­ra­do de En­jui­cia­mien­to de Ma­gis­tra­dos arras­tran un me­re­ci­do des­pres­ti­gio por su ab­so­lu­ta su­mi­sión a de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas que na­da tie­nen que ver ni con la ley ni con la jus­ti­cia; has­ta el pun­to que uno se pre­gun­ta si pa­ra as­cen­der en el Po­der Ju­di­cial es más va­lio­so un pron­tua­rio que un cu­rrí­cu­lum vi­tae.

Pa­ra va­riar, na­da de es­to es nue­vo. To­dos re­cor­da­mos pa­ra qué usó Gon­zá­lez Daher el Ju­ra­do de En­jui­cia­mien­to de Ma­gis­tra­dos y Sin­dul­fo Blan­co la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia, por ci­tar so­lo los dos ejem­plos más lla­ma­ti­vos en­tre mu­chos. La pan­de­mia, una vez más, no es la cau­sa del pro­ble­ma, sino el len­te que nos es­tá mos­tran­do la te­rri­ble reali­dad en pro­fun­di­dad, con to­do de­ta­lle y en to­da su te­rri­ble gra­ve­dad.

“Pa­ra­guay es un Estado fa­lli­do” me co­men­ta­ba un lec­tor y yo agre­go que la cau­sa prin­ci­pal de que así sea es­tá en el desas­tro­so desem­pe­ño del sis­te­ma de jus­ti­cia. Lo he di­cho otras ve­ces, pe­ro creo que en las cir­cuns­tan­cias ac­tua­les se com­pren­de­rá me­jor: una na­ción pue­de so­bre­lle­var ma­los go­bier­nos y ma­los par­la­men­tos; pe­ro no so­bre­vi­vi­rá a un mal sis­te­ma de jus­ti­cia… Esa es la ra­zón por la que el sis­te­ma ju­rí­di­co con el que se go­bier­nan las de­mo­cra­cias se lla­ma Estado de De­re­cho.

Una ma­la jus­ti­cia no so­lo di­suel­ve el prin­ci­pio de igual­dad an­te la ley, sino que quie­bra los me­ca­nis­mos de cohe­sión del te­ji­do so­cial al ins­tau­rar, en lu­gar de una red de per­se­cu­ción de la de­lin­cuen­cia, un me­ca­nis­mo de pro­tec­ción de los de­lin­cuen­tes. Cuan­do de­ma­sia­dos crímenes no tie­nen cas­ti­go, de ma­ne­ra gra­dual se va ins­ta­lan­do en ca­da vez más am­plios sec­to­res de la po­bla­ción la idea de que tal cri­men no es un de­li­to.

El ro­bo ge­ne­ra­li­za­do de di­ne­ro pú­bli­co es­ta­ba ge­ne­ra­do ya es­te ti­po de fe­nó­meno en la so­cie­dad pa­ra­gua­ya. Lo que sig­ni­fi­ca que ya no ac­tuá­ba­mos co­mo un sis­te­ma so­cial sa­lu­da­ble, sino co­mo un con­glo­me­ra­do sec­to­rial en per­ma­nen­te con­flic­to. Pa­ra ex­po­ner las con­se­cuen­cias en una for­ma sim­ple pe­ro efi­caz, usan­do nues­tro idio­ma guaraní: el “ñan­de” de­jó de exis­tir, so­lo exis­te “che” y “ore”, pe­ro es­te úl­ti­mo so­lo pro­vi­sio­nal­men­te cuan­do con­vie­ne.

Por ci­tar un ejem­plo que no es mío, pe­ro que me pa­re­ció muy ade­cua­do: si el pe­li­gro ac­tual fue­ra una gue­rra, en lu­gar de una pan­de­mia, el ejér­ci­to pa­ra­gua­yo lle­ga­ría al cam­po de ba­ta­lla sin ar­ma­men­to ni mu­ni­cio­nes, por­que al­guien se ha­bría apro­pia­do los re­cur­sos… Si creen que es exa­ge­ra­do re­cuer­den que eso mis­mo es lo que le pa­só a Ar­gen­ti­na en la Gue­rra de las Mal­vi­nas.

Da en ver­dad ver­güen­za aje­na ver a un ex Fis­cal Ge­ne­ral del Estado pro­ce­sa­do por co­rrup­ción y a la ac­tual re­par­tien­do dá­di­vas y ayu­das pa­ra in­cum­plir la cua­ren­te­na, mien­tras ex­tre­ma el ri­gor con los in­frac­to­res “co­mu­na­chos”. Es pe­no­so ver tra­ta­dos co­mo gran­des se­ño­res por fis­ca­les y jue­ces a per­so­nas que no so­lo de­bie­ran es­tar pro­ce­sa­das por ro­bo, sino tam­bién por po­ner en ries­go la sa­lud y la vi­da de mi­les de com­pa­trio­tas. De he­cho, la gran ma­yo­ría de esos de­lin­cuen­tes no ha­brían si­do mo­les­ta­dos por la jus­ti­cia si no fue­ra por la pre­sión del cre­cien­te y ca­da vez más fu­rio­so enojo ciu­da­dano.

La epi­de­mia de crímenes sin cas­ti­go es muy an­te­rior al co­ro­na­vi­rus. Sin em­bar­go, pa­re­ce que uno de los po­cos sín­to­mas po­si­ti­vos de la pan­de­mia es que, sa­nos o en­fer­mos, los ciu­da­da­nos pro­me­dio han per­di­do la pa­cien­cia y, en con­se­cuen­cia, la to­le­ran­cia a la co­rrup­ción es ac­tual­men­te muy cer­ca­na a ce­ro. Pue­de que las san­gui­jue­las en­quis­ta­das en la ad­mi­nis­tra­ción y sus cóm­pli­ces de las “em­pre­sas de ma­le­tín” ha­yan des­te­rra­do el ñan­de de sus dic­cio­na­rios, pe­ro la ciu­da­da­nía lo es­tá re­co­bran­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.