Con EE.UU. co­mo alia­do, Tai­wán pi­de a la OMS ser es­cu­cha­da

ABC Color - - INTERNACIO­NALES -

La Re­pú­bli­ca de Chi­na (Tai­wán) pi­de com­par­tir su his­to­ria de éxi­to en la OMS, pe­ro es­co­llos po­lí­ti­cos po­drían im­pe­dir­lo. An­te ru­mo­res de una “neu­mo­nía atí­pi­ca” en Chi­na (co­mu­nis­ta), to­mó rá­pi­das me­di­das en di­ciem­bre y fre­nó al co­vid-19.

GINEBRA (EFE). La Re­pú­bli­ca de Chi­na (Tai­wán) se ade­lan­tó a to­dos, des­ple­gó ya en di­ciem­bre me­di­das pre­ven­ti­vas pa­ra fre­nar los con­ta­gios de una en­fer­me­dad des­co­no­ci­da aún en di­ciem­bre. Has­ta ayer so­lo re­gis­tró sie­te muer­tos por co­vid-19.

Ma­ña­na co­mien­za una de las más im­por­tan­tes asam­bleas anua­les pa­ra la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) en sus 72 años de his­to­ria, cen­tra­da es­te año ca­si ín­te­gra­men­te en la lu­cha con­tra la peor pan­de­mia del úl­ti­mo si­glo, y Tai­wán quie­re ser par­te de ella co­mo ob­ser­va­dor.

La is­la, que no pue­de ser miem­bro de la OMS al ca­re­cer de asien­to en Na­cio­nes Uni­das (Chi­na se lo “arre­ba­tó” en 1971), lo ha re­cla­ma­do des­de 1997, y de he­cho lo lo­gró en­tre 2009 y 2016, pe­ro es di­fí­cil que va­ya a con­se­guir­lo en es­ta oca­sión, jus­to cuan­do su tes­ti­mo­nio pue­de ser más va­lio­so que nun­ca.

“Que­re­mos com­par­tir nues­tra ex­pe­rien­cia fren­te al co­ro­na­vi­rus”, se­ña­lan fuen­tes di­plo­má­ti­cas tai­wa­ne­sas en Ginebra, que en las úl­ti­mas se­ma­nas han re­do­bla­do sus es­fuer­zos pa­ra in­ten­tar en­trar en la asam­blea, aun­que te­men que es­ta les vuel­va a ce­rrar las puer­tas

Bue­na ges­tión

El se­cre­to de la bue­na ges­tión tai­wa­ne­sa an­te el co­vid-19 se ini­ció con un he­cho for­tui­to: el ex­per­to Luo Yi-jun, sub­di­rec­tor del Cen­tro de Con­trol de En­fer­me­da­des de la is­la, no po­día dor­mir en la ma­dru­ga­da del 31 de di­ciem­bre, y pa­ra dis­traer­se co­men­zó a leer un fo­ro en in­ter­net don­de le lla­mó la aten­ción un hi­lo de co­men­ta­rios so­bre una po­si­ble nue­va en­fer­me­dad en la ciu­dad chi­na de Wuhan.

Los men­sa­jes, que in­cluían ad­ver­ten­cias del mé­di­co chino Li Wen­liang (quien fa­lle­ce­ría se­ma­nas des­pués por co­ro­na­vi­rus, des­pués de ha­ber si­do acu­sa­do por las au­to­ri­da­des de di­fun­dir “fal­sos ru­mo­res”), lle­va­ron a Luo a aler­tar al sis­te­ma de pre­ven­ción de emer­gen­cias tai­wa­nés, que se pu­so en mar­cha de in­me­dia­to.

Ese mis­mo día, que fue tam­bién la jor­na­da en la que Chi­na aler­tó a la OMS de la exis­ten­cia de un nue­vo co­ro­na­vi­rus, las au­to­ri­da­des tai­wa­ne­sas co­men­za­ron a ha­cer con­tro­les a to­dos los pa­sa­je­ros de vue­los pro­ce­den­tes de Wuhan, una pri­me­ra me­di­da que el 7 de fe­bre­ro se con­ver­ti­ría en el cie­rre de to­dos los en­la­ces aé­reos con Chi­na.

Con es­tas y otras me­di­das se lo­gró que Tai­wán, se­pa­ra­da de Chi­na por so­lo 180 ki­ló­me­tros de mar y con ca­si me­dio mi­llón de tai­wa­ne­ses tra­ba­jan­do en el país ve­cino, so­lo tu­vie­ra en to­do es­te tiem­po 440 ca­sos, sin te­ner que re­cu­rrir a con­fi­na­mien­tos ma­si­vos de su po­bla­ción.

Chi­na, gran obs­tácu­lo

La OMS sos­tie­ne que pa­ra que oe­ne­gés, com­pa­ñías o te­rri­to­rios fue­ra del sis­te­ma de la ONU co­mo Tai­wán pue­dan ser ob­ser­va­do­res de la asam­blea tie­nen que con­tar con el con­sen­so de sus 194 paí­ses miem­bros, al­go ca­si im­po­si­ble da­da la opo­si­ción de uno de los más in­flu­yen­tes, Chi­na Con­ti­nen­tal.

En­tre 2009 y 2016, cuan­do Tai­wán sí es­tu­vo en la asam­blea, las re­la­cio­nes en­tre Pekín y Tai­péi vi­vían una gran distensión por el acer­ca­mien­to al ré­gi­men co­mu­nis­ta del pre­si­den­te tai­wa­nés Ma Ying-jeou, del Par­ti­do Kuo­min­tang, his­tó­ri­ca­men­te li­ga­do a Chi­na.

Sin em­bar­go, con la lle­ga­da a la pre­si­den­cia de Tai­wán de la in­de­pen­den­tis­ta Tsai Ing-wen, del Par­ti­do De­mó­cra­ta Pro­gre­sis­ta, la re­la­ción con Chi­na se que­bró y Pekín im­pu­so una po­lí­ti­ca de ais­la­mien­to ha­cia Tai­wán que in­clu­ye su no par­ti­ci­pa­ción en la asam­blea des­de en­ton­ces.

La di­plo­ma­cia tai­wa­ne­sa de­fien­de que, si es­tu­vie­ra me­jor in­te­gra­da en la OMS, los pri­me­ros pa­sos que dio hu­bie­ran si­do más co­no­ci­dos por los paí­ses miem­bros, y es­to po­dría ha­ber te­ni­do efec­tos con­tra el avan­ce del co­ro­na­vi­rus.

Es­ta­dos Uni­dos, tra­di­cio­nal alia­do de Tai­wán, tam­bién pi­dió el pa­sa­do 8 de ma­yo a la OMS que la is­la par­ti­ci­pa­ra en la asam­blea, lo que de in­me­dia­to pro­vo­có las iras de la di­plo­ma­cia chi­na: la gran ci­ta que em­pie­za ma­ña­na, co­mo nun­ca an­tes, con­ver­ti­rá la par­ti­ci­pa­ción tai­wa­ne­sa en un nue­vo pul­so en­tre Washington y Pekín.

Las me­di­das de Tai­wán an­te una en­fer­me­dad que en las no­ti­cias no co­men­zó a apa­re­cer has­ta pa­sa­do el Año Nue­vo de­be­ría ser un mo­de­lo a es­tu­diar en la OMS.

El trans­bor­da­dor es­ta­dou­ni­den­se SpaceX Crew Dra­gon que lle­va­rá a los as­tro­nau­tas Ro­bert Behn­ken y Dou­glas Hur­ley a una nue­va mi­sión de la NASA. (EFE)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.