Fut­bo­lis­ta

ABC Color - - DEPORTES -

PE­LÉ

El Pe­lé fut­bo­lis­ta es al­go sen­sa­cio­nal. Ha vul­ne­ra­do to­dos los con­ti­nen­tes con su nom­bre. “Es que sue­na a ca­fé, por eso to­dos in­me­dia­ta­men­te que­dan con él”, co­men­ta ri­sue­ña­men­te el ído­lo del fút­bol mo­derno. Con las ma­nos en­tre­la­za­das, la mi­ra­da aten­ta y la son­ri­sa a flor de la­bios, el Rey se des­po­ja de su ata­vío mo­nár­qui­co ya he­cho y se su­mer­ge en la ni­ñez.

–“Es­toy se­gu­ro de que el des­tino y so­la­men­te el des­tino me con­vir­tió en fut­bo­lis­ta. Mi­re, a mí, cuan­do ni­ño, me en­can­ta­ba la avia­ción. Des­de le­jos, mi­ra­ba la pis­ta con el sue­ño de vo­lar al­gún día”.

Un agra­da­ble fres­co tran­si­ta por el hall del Ho­tel del Pa­ra­guay. Pe­lé es­tá en una me­sa re­don­da con Abc, me­ti­do en unos pan­ta­lo­nes obs­cu­ros y un swe­ter ce­les­te y blan­co. Los fans del Rey son in­can­sa­bles. Lo ro­dean. Lo apre­tu­jan y le pi­den au­tó­gra­fos. Él mi­ra a los ni­ños con una cu­rio­sa mez­cla de ter­nu­ra y pa­ter­ni­dad. Y mien­tras ha­bla a la pren­sa, aca­ri­cia la ca­be­za de un chi­co o ama­ga gra­cio­sa­men­te una pa­li­za pa­ra otro.

–“Aho­ra yo pien­so que pa­ra cual­quier pro­fe­sión se na­ce. Con el tiem­po, uno se per­fec­cio­na. Es que ya se vie­ne con una ten­den­cia, con una vo­ca­ción. Y aquí es que la la­bor del di­rec­tor téc­ni­co es im­por­tan­te, en per­ci­bir las con­di­cio­nes y de­fec­tos de los fut­bo­lis­tas, por­que ellos no pue­den en­se­ñar a na­die a ju­gar...”.

De una ex­pe­rien­cia in­ter­na­cio­nal muy par­ti­cu­lar y de un co­no­ci­mien­to vas­to del fút­bol en el mun­do, Pe­lé se po­ne un po­co se­rio, me­di­ta y di­ce:

–“No sé real­men­te cuá­les son mis de­fec­tos. Pe­ro de lo que es­toy muy se­gu­ro es que me fal­ta mu­chí­si­mo que apren­der”.

Fe­liz co­mo 10

Des­de su ini­cio en el fút­bol pro­fe­sio­nal, el Rey ocu­pó la pla­za de in­te­rior iz­quier­do. En el mun­dial del 58, al­guien le dio una ca­sa­ca ver­de-ama­rel­ha y no la de­vol­vió nun­ca más...

–“Y en ese pues­to es­toy muy fe­liz. Ha­go lo que pue­do allí. Pe­ro si al­gún día me man­dan a otra par­te, iré. Pe­ro pre­fie­ro ese lu­gar”.

A me­di­da que avan­za el diá­lo­go, la “Per­la Ne­gra” va des­pren­dién­do­se de to­do ai­re pro­to­co­lar. Aho­ra ya no so­lo res­pon­de, sino que pre­gun­ta. Y así, re­pen­ti­na­men­te, se con­vier­te en una pie­za ac­ce­si­ble y co­mu­ni­ca­ti­va du­ran­te la char­la. Re­cuer­da anéc­do­tas, lan­za una car­ca­ja­da y co­men­ta en un cas­te­llano cla­ro, ape­nas en­tor­pe­ci­do por el acen­to por­tu­gués del ído­lo bra­si­le­ño.

–“¿El me­jor fut­bo­lis­ta des­pués de mí? Yo no pue­do apun­tar a nin­guno en par­ti­cu­lar, ni a mí co­mo el me­jor. No pue­do de­cir que, por ejem­plo, es un ar­que­ro o un de­lan­te­ro. El me­jor de­be sa­ber ju­gar bien en to­dos los pues­tos”.

Pe­lé no pue­de pre­ci­sar aún la per­so­na­li­dad del fút­bol pa­ra­gua­yo.

–“Ha­ce mu­cho que no veo ju­gar a un equi­po pa­ra­gua­yo. La otra no­che sí, pe­ro, us­ted sa­be, den­tro del cam­po es im­po­si­ble te­ner una idea. Lo me­jor, pa­ra co­no­cer las ca­rac­te­rís­ti­cas de un fút­bol, es ob­ser­var­lo

des­de arri­ba, có­mo­da­men­te...”

El Rey afir­ma que en su vi­da de fut­bo­lis­ta na­die in­ten­tó so­bor­nar­lo.

–“Na­die po­dría ha­cer, des­de lue­go. Por­que si yo le co­noz­co a us­ted co­mo hom­bre de bien, no me atre­ve­ré a pro­po­ner­le se­me­jan­te asun­to...”.

Pa­ra él ya es im­po­si­ble re­cor­dar un me­jor par­ti­do (10 lar­gos años de fa­ma mun­dial con el aplau­so de cen­te­na­res de es­ta­dios re­ple­tos y el cau­da­lo­so elogio de la crí­ti­ca mun­dial) pe­ro...

Con­tra Ga­les el gol más im­por­tan­te

–“El gol más im­por­tan­te de mi vi­da fue el que anoté an­te País de Ga­les. Ga­na­mos uno a ce­ro. Te­nía quin­ce años...”.

El Rey tu­vo alien­to y des­alien­to pa­ra su ca­rre­ra. Su pa­dre ali­men­tó sus de­seos y su ma­dre se opu­so te­naz­men­te.

–“Tu­ve que ha­blar con ella du­ran­te una se­ma­na pa­ra via­jar a San­tos y ju­gar por su club. Al fi­nal con­se­guí. Mi pa­dre me com­pren­dió en se­gui­da por­que él era fut­bo­lis­ta. Y es­te de­por­te es gran­de. Tie­ne la vir­tud de ser un me­dio de bue­na amis­tad, en­tre los pue­blos, crean­do víncu­los”.

Y el fa­bu­lo­so de­lan­te­ro bra­si­le­ño de­fi­ne fi­nal­men­te al fút­bol ac­tual del Bra­sil.

–“Del Mun­dial de Lon­dres a es­ta par­te, no ha va­ria­do en su for­ma de jue­go. Eso sí, han ga­na­do pres­ti­gio va­rias nue­vas fi­gu­ras. Ya no pue­den es­tar los Nil­ton San­tos, Ga­rrin­cha, Zi­to y otros, y aho­ra, se in­te­gran las nue­vas pro­mo­cio­nes”.

Ju­gar has­ta los 33 o 34 años

Ya el hall ha­bía que­da­do se­mi­va­cío. Gil­mar, Pau­lo Bor­ges, Car­los Al­ber­to y otros, que ju­ga­ban al ajedrez a po­cos me­tros de no­so­tros, ya se ha­bían re­ti­ra­do ha­cia el co­me­dor. Pe­lé, que tie­ne ac­tual­men­te 27 años y que pien­sa ju­gar “has­ta los 33 o 34“, se le­van­ta.

Re­co­ge unos pa­que­tes que con­tie­nen ob­se­quios. Lle­na el re­cin­to con una son­ri­sa, ex­tien­de su mano cor­dial y se ale­ja con la hu­mil­dad de aquel ni­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.