Hu­go Ro­lan­do no cree que una re­la­ción de pa­re­ja sea eter­na. Cuan­do se dio cuen­ta que su ma­tri­mo­nio era in­sos­te­ni­ble, to­mó sus co­sas y re­tor­nó al país pa­ra co­men­zar de ce­ro, en com­pa­ñía de la ma­dre. La vi­da des­pués del fút­bol

ABC Color - - DEPORTES - Víc­tor Mi­ran­da Ro­jas ■ vmi­ran­da@abc.com.py

Cam­peón pa­ra­gua­yo con Sol de Amé­ri­ca y mun­dia­lis­ta con la Albirroja en Fran­cia 1998. Hu­go Bri­zue­la mi­li­tó con su­ce­so en Chi­le, Ar­gen­ti­na, Mé­xi­co y Ecua­dor. Un go­lea­dor que tu­vo to­do gra­cias al fút­bol, pe­ro el des­tino le de­pa­ró un rum­bo ines­pe­ra­do, co­mo un “efec­to boo­me­rang” . Des­pués de re­co­rrer el mun­do y re­co­ger el fru­to de su es­fuer­zo, hoy vuel­ve a com­par­tir te­cho con su ma­dre, en su ciu­dad na­tal Pi­lar.

La frase “Na­die sa­be lo que tie­ne has­ta que lo pier­de” es apli­ca­ble a la ma­yo­ría de los ca­sos de los de­por­tis­tas, prin­ci­pal­men­te a los fut­bo­lis­tas, que qui­zás por fal­ta de una orien­ta­ción ade­cua­da no le dan un des­tino co­rrec­to a sus in­gre­sos y en el ba­lan­ce, lue­go de col­gar los bo­ti­nes, ter­mi­nan la­men­tán­do­se por ha­ber de­rro­cha­do su di­ne­ro.

“Soy un ti­po fe­liz, por dón­de sa­lí, adón­de lle­gué, to­do lo que hi­ce y re­co­rrí. Un afor­tu­na­do, agra­de­ci­do a la vi­da, es­toy sano, no le de­bo a na­die y na­die me pue­de se­ña­lar con el de­do”, ex­pre­só Hu­go Ro­lan­do Bri­zue­la Be­ní­tez, na­ci­do en Pi­lar el 8 de fe­bre­ro de 1969. Sus pa­dres son Ra­món y Gre­go­ria. Tie­ne tres her­ma­nos, Ros­sa­na, Elie­zer y Brau­lio. Se ca­só con Ma­ría Ale­jan­dra y pro­duc­to de esa unión vi­nie­ron al mun­do Da­río Hu­go y Flo­ren­cia Ale­jan­dra, quie­nes vi­ven en Chi­le.

Un in­con­ve­nien­te fa­mi­liar hi­zo que de­ja­ra to­do y vuel­va al país pa­ra de nue­vo “to­car tam­bo” y vi­vir con su pro­ge­ni­to­ra en la ca­pi­tal de Ñeem­bu­cú. Ya en nues­tra tie­rra na­ció su ter­cer hi­jo, En­zo Va­len­tino, ló­gi­ca­men­te pro­duc­to de otra re­la­ción. “Es di­fí­cil que pue­da du­rar eter­na­men­te una re­la­ción con una per­so­na y vi­ne. Ella (su es­po­sa), en­se­ña en una uni­ver­si­dad en Chi­le, es­tán con mis hi­jos y yo aquí, con ma­má”. El mal de amo­res. re­su­men de una eta­pa que por más be­lla que ha­ya si­do, no tu­vo un desen­la­ce fe­liz.

“Allá com­pre una ca­sa, un de­par­ta­men­to, te­nía vehícu­lo, pe­ro de­jé to­do. In­ver­tí en mi quin­ta, al­go que no me sa­lió bien, tu­ve otros ne­go­cios que tam­po­co me sa­lie­ron bien”. Co­mo se di­ce, las co­sas ma­las lle­gan to­das jun­tas.

Su pri­mer club fue el Amé­ri­ca de Pi­lar, fue se­lec­cio­na­do ju­ve­nil con­for­man­do un gran ca­ma­da con Juan Ma­re­cos, quien vino a Li­ber­tad, Ro­lan­do Azás, Lo­ren­zo Car­los Oje­da, quie­nes lle­ga­ron a Ce­rro Por­te­ño, mien­tras que Hu­go vino a Sol de Amé­ri­ca, don­de de­bu­tó con 20 años en un par­ti­do por la Co­pa Li­ber­ta­do­res con­tra Olim­pia. “An­tes a esa edad era di­fí­cil ju­gar en Pri­me­ra”.

En 1991 fue cam­peón del fút­bol pa­ra­gua­yo con Sol de Amé­ri­ca, de la mano del téc­ni­co Héc­tor Cor­te y un gru­po con­for­ma­do en­tre otros por Ale­jan­do Cano, J.J, Me­za, Vi­cen­te Fa­ri­ña, Alejandro Cano y Ja­vier Es­ti­ga­rri­bia.

A ni­vel pro­fe­sio­nal so­lo mi­li­tó en el Dan­za­rín en nues­tro me­dio.

“Sol no era lo que es hoy, un club mo­de­lo. Pa­ra ju­gar en Mon­te­vi­deo la Co­pa Li­ber­ta­do­res con­tra Na­cio­nal y De­fen­sor Spor­ting, los ti­tu­la­res íba­mos en avión y los su­plen­tes, con la gen­te de la lo­gís­ti­ca, via­ja­ban en óm­ni­bus. Los mu­cha­chos lle­ga­ban to­dos aca­lam­bra­dos; ahí ya se pue­den ima­gi­nar lo que pa­sa­ba an­tes, era dis­tin­to, se ga­na­ba po­co”.

O’Hig­gins de Ran­ca­gua, Unión Es­pa­ño­la y Au­dax Ita­liano, sus elen­cos pos­te­rio­res en tie­rras tras­an­di­nas. “Tu­ve co­mo com­pa­ñe­ro a Car­li­tos Guir­land, quien me hi­zo ha­cer mu­chos go­les”, me­dian­te sus asis­ten­cias. En 1998 mi­li­tó en Ar­gen­ti­nos Ju­niors y fue el se­gun­do ma­yor go­lea­dor, de­trás de Mar­tín Pa­ler­mo, de Bo­ca Ju­niors.

Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de San­tia­go, Cha­ca­ri­ta Ju­niors, Pa­chu­ca de Mé­xi­co, con el que se con­sa­gró cam­peón, León de Mé­xi­co, Bar­ce­lo­na de Gua­ya­quil y de nue­vo en Au­dax y O’Hig­gins, don­de ce­rró su ca­rre­ra.

Con la Albirroja tu­vo un ci­clo inol­vi­da­ble. “Fui­mos de gi­ra a ju­gar la Co­pa Ki­rim, lue­go amis­to­sos en Eu­ro­pa” y lo má­xi­mo fue ha­ber lle­ga­do al Mun­dial de Fran­cia, des­pués de ha­ber coope­ra­do en la fa­se cla­si­fi­ca­to­ria.

“Pa­ra mí fue lo má­xi­mo. Jo­sé Luis Chi­la­vert siem­pre de­cía que era el me­jor gru­po y has­ta aho­ra sue­lo ver los com­pac­tos, más aún que ABC TV pa­sa la his­to­ria de nues­tra se­lec­ción en los mun­dia­les. La gen­te siem­pre se re­cuer­da del par­ti­do con­tra Fran­cia, qué hu­bie­ra pa­sa­do si no en­tra­ba ese gol de oro. Ca­paz otra hu­bie­se si­do la his­to­ria si nos íba­mos a los pe­na­les”, in­di­có Bri­zue­la, quien ha­bía par­ti­ci­pa­do de la Co­pa Amé­ri­ca 1997 en Bo­li­via, que ter­mi­nó sien­do la ba­se mun­dia­lis­ta de nues­tro se­lec­cio­na­do.

“Ga­briel Ma­ca­ya, el pre­pa­ra­dor fí­si­co de Ce­sa­re Mal­di­ni, ha­bía ido a ver­me a Mé­xi­co, pe­ro en un par­ti­do fren­te a To­lu­ca su­frí la ro­tu­ra de li­ga­men­tos y por eso no fui ci­ta­do. Es­tu­ve a pun­to de ir a mi se­gun­do Mun­dial, en Co­rea/Ja­pón 2002”.

Di­ri­gió a chi­cos en el O’Hig­gins y es­ta tem­po­ra­da te­nía pla­nes pa­ra for­mar a me­no­res en su pue­blo, pe­ro la pan­de­mia pa­ró to­do. “Es­tá­ba­mos pro­yec­tan­do un tra­ba­jo de for­ma­ción en un club y nos ca­zó es­te co­ro­na­vi­rus”.

Si bien tu­vo un lar­go re­co­rri­do de­trás de la pe­lo­ta, sus in­gre­sos no fue­ron sig­ni­fi­ca­ti­vos con re­la­ción a los de­por­tis­tas ac­tua­les. “El que me­nos ga­na­ba pla­ta era el fut­bo­lis­ta. Hay mu­chas co­sas, se be­ne­fi­cian el club, el que ge­ren­cia, el em­pre­sa­rio y en nues­tro tiem­po no ha­bía tan­to di­ne­ro en con­cep­to de te­le­vi­sa­ción, por ejem­plo”.

Hu­go co­men­zó ju­gan­do de la­te­ral iz­quier­do y lue­go pa­só a ser me­dio­cam­pis­ta, ac­tuan­do de 10. “El abo­ga­do Luis En­ci­na me hi­zo ju­gar de de­lan­te­ro, con­tra las es­tre­llas de Ce­rro co­mo Kie­se, Tar­ci­so, a es­ta­dio lleno”, en el Hér­cu­les Allia­na.

La Co­pa Re­pú­bli­ca le trae muy bue­nos re­cuer­dos, por­que sir­vió de pla­ta­for­ma pa­ra mu­chos ju­ga­do­res sur­gi­dos en el Pa­ra­guay pro­fun­do.

Ese tor­neo lo dis­pu­tó con el Amé­ri­ca y el 1º de Ma­yo de Pi­lar. An­tes del re­ti­ro de­fi­ni­ti­vo, de­fen­dió los co­lo­res del 1º de Mar­zo has­ta los 46 años, ba­jo la di­rec­ción téc­ni­ca de Cris­tó­bal Mal­do­na­do.

“Pa­ra lle­gar, hay que es­for­zar­se. Nun­ca tu­ve un au­to en Asun­ción, iba a Sol de Amé­ri­ca en la lí­nea 38. Cuan­do sa­li­mos cam­peo­nes to­dos com­pra­ban vehícu­los, al­gu­nos sin sa­ber ma­ne­jar, pe­ro de­ci­dí guar­dar mi pla­ta. Gra­cias a eso les lle­vé a mis pa­dres a vi­vir a Chi­le, mis her­ma­nos ju­ga­ron allí tam­bién. En to­dos los clu­bes que ju­gué ren­dí, era go­lea­dor, las­ti­mo­sa­men­te no se ga­na­ba lo que se ga­na hoy, to­do el mun­do te lo va a de­cir eso”.

Pau­lo Cé­sar Car­pe­gia­ni, el in­ge­nie­ro Ma­nuel Pe­lle­gri­ni, ex­téc­ni­co de Real Ma­drid, son al­gu­nos de los orien­ta­do­res que mar­ca­ron su ca­mino. “En reali­dad de to­dos mis pro­fe­so­res apren­dí, nun­ca tu­ve pro­ble­mas con ellos. De­pen­de có­mo se to­ma las en­se­ñan­zas que te brin­dan na­da más”.

En cuan­to a la gas­tro­no­mía y la ali­men­ta­ción, le ba­ja “lo­cro, po­ro­to, fi­deo po­kã-po­kã, ga­rrón, vo­ri-vo­ri y pes­ca­do si que aquí te­ne­mos de to­do y pa­ra to­dos los gus­tos”. En cuan­to a lí­qui­do, “aquí cer­ve­za, si en Pa­ra­guay ha­ce ca­lor. En Chi­le más vino, por el cli­ma, el frío”. Y a la ho­ra de la mu­si­ca­li­za­ción “de­pen­de dón­de es­té, me adap­to, cha­ma­mé, pol­ca”.

El cie­rre, con una adéc­do­ta, pa­ra dar­le el to­que de hu­mor a una his­to­ria que tie­ne sus be­mo­les. “Es­tá­ba­mos en Ja­pón y el ki­ne­sió­lo­go era don Juan Car­los Pis­ti­lli. Íba­mos a su pie­za pa­ra los ma­sa­jes y de­más. Te­nía ahí su ca­mi­lla y su ul­tra­so­ni­do, que pa­re­cía bas­tan­te vie­jo y que te­nía lu­ces que se pren­día, in­de­pen­dien­te­men­te a que la má­qui­na es­té en­chu­fa­da o no”.

Era el turno de “La Fle­cha”, Arís­ti­des Ro­jas. “Pis­ti­lli aga­rró su im­ple­men­to de tra­ba­jo, que pa­re­cía un mar­ti­lli­to y te pa­sa­ba por don­de sen­tías al­gu­na mo­les­tia. Se subió Arís­ti­des y le em­pe­zó a tra­tar su to­bi­llo, pa­sa­ban los mi­nu­tos y no le ba­ja­ba nun­ca la hin­cha­zón”. En­ton­ces, al­gu­nos mu­cha­chos y prin­ci­pal­men­te fi­sio­te­ra­peu­ta (un maes­tro en la re­cu­pe­ra­ción, un ade­lan­ta­do pa­ra la épo­ca), em­pe­za­ban a de­cir “mba’e pio la oi­kó­va”, has­ta que se desató la ri­sa ge­ne­ra­li­za­da. El apa­ra­to es­ta­ba des­en­chu­fa­do, por lo que era im­po­si­ble que la es­me­ra­da ta­rea tu­vie­ra el efec­to es­pe­ra­do. Des­pués de tan­to su­dar, ha­bía que re­pe­tir to­da la se­sión, ya con la co­ne­xión eléc­tri­ca che­quea­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.