Los ache le dan una lec­ción al pais

ABC Color - - PORTADA -

Le­jos de ti­rar la toa­lla de la edu­ca­ción pre­sen­cial de sus ni­ños y jó­ve­nes, la comunidad aché de la co­lo­nia Chu­pa­pou (Ca­nin­de­yú) ela­bo­ró sus pro­pios pro­to­co­los pa­ra reanu­dar las cla­ses pri­ma­rias y se­cun­da­rias. Unos 200 acu­den a las au­las du­ran­te dos ho­ras y lue­go se re­ti­ran con ta­reas. To­dos se la­van las ma­nos, usan al­cohol y ta­pa­bo­cas. En cam­bio, el MEC ni si­quie­ra hi­zo un plan pa­ra zo­nas ru­ra­les de po­ca aglo­me­ra­ción y ba­jas po­si­bi­li­da­des de con­ta­gio y pro­pa­ga­ción.

Es­tu­dian­tes de la es­cue­la y co­le­gio de la co­lo­nia Chu­pa­pou (Ca­nin­de­yú) asis­ten dos ho­ras por día a cla­ses pa­ra po­ner­se al día con sus es­tu­dios. To­dos ellos de­ben la­var­se las ma­nos, usar al­cohol en gel y ta­pa­bo­cas. Los pa­dres in­di­ca­ron que las cla­ses ayu­dan a los ni­ños a te­ner in­te­rés en su for­ma­ción.

En mo­men­tos en que la comunidad edu­ca­ti­va dis­cu­te cuán­do se reanu­da­rán las cla­ses pre­sen­cia­les, los ni­ños y jó­ve­nes in­dí­ge­nas aché ya no quie­ren per­der tiem­po. Es­ta se­ma­na, re­ini­cia­ron lo que de­no­mi­nan las “se­mi­cla­ses”, que con­sis­ten en acu­dir to­dos los días al au­la por dos ho­ras, pa­ra re­ci­bir la orien­ta­ción del pro­fe­sor y lue­go re­ti­rar­se a sus ca­sas pa­ra com­ple­tar la ta­rea. La de­ci­sión de re­ini­ciar la en­se­ñan­za fue to­ma­da por los pa­dres y pro­fe­so­res de la es­cue­la y co­le­gio de la Co­lo­nia Chu­pa­pou, que se en­cuen­tra a 290 km al no­res­te de Asun­ción, en el de­par­ta­men­to de Ca­nin­de­yú.

La ubi­ca­ción del asen­ta­mien­to, así co­mo la for­ma del en­cie­rro en que con­vi­ven, pro­te­ge a es­tos na­ti­vos de un po­si­ble con­ta­gio de al­gu­na en­fer­me­dad y más es­pe­cí­fi­ca­men­te el co­vid-19. Den­tro de la pre­ven­ción es obli­ga­to­ria la hi­gie­ne. “Los ni­ños y los jó­ve­nes, an­tes de la for­ma­ción, ya de­ben la­var­se las ma­nos con agua y ja­bón, se de­sin­fec­tan con al­cohol en gel, y den­tro del au­la, ne­ce­sa­ria­men­te de­ben usar ta­pa­bo­cas”, di­jo Marciano Che­vu­gi, uno de los maes­tros de la comunidad.

Ac­tual­men­te 200 ni­ños y jó­ve­nes par­ti­ci­pan de las dos ho­ras de cla­ses pre­sen­cia­les y lue­go se re­ti­ran.

Se­gún in­for­ma­ron, la reanu­da­ción de la en­se­ñan­za es muy im­por­tan­te por­que así no cor­tan ni pier­den el in­te­rés por la edu­ca­ción.

Los pro­pios alum­nos tam­bién hi­cie­ron su par­te pa­ra que se re­ini­cien las cla­ses.

Den­tro de las au­las se guar­da la dis­tan­cia y se les pi­de evi­tar en lo po­si­ble el con­tac­to cor­po­ral. Al es­tar en cla­se los ni­ños, ello per­mi­te a los pa­dres tra­ba­jar en la comunidad pa­ra man­te­ner la ca­sa.

His­to­ria de los aché

Los aché son una de las 19 et­nias in­dí­ge­nas que ha­bi­tan el Pa­ra­guay. Su te­rri­to­rio an­ces­tral abar­ca una fran­ja de los de­par­ta­men­tos de Ca­nin­de­yú, Caa­gua­zú, Guai­rá y Caa­za­pá. Fue­ron re­co­lec­to­res y hoy son gran­des agri­cul­to­res, a quie­nes nun­ca se los ve men­di­gar por las ca­lles. En las dé­ca­das de 1950 y 1960 fue­ron ca­za­dos co­mo ani­ma­les por te­rra­te­nien­tes que se apo­de­ra­ron de sus te­rri­to­rios. Sus hi­jos eran ven­di­dos co­mo mer­ca­de­rías.

Lue­go de las dos ho­ras de cla­se los es­tu­dian­tes lle­van las ta­reas pa­ra com­ple­tar en sus ca­sas. An­tes de en­trar al au­la to­dos se la­van las ma­nos con agua y ja­bón y usan al­cohol en gel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.