Ó “”

ABC Color - - ARTE Y ESPECTÁCUL­OS -

El cé­le­bre com­po­si­tor italiano En­nio Mo­rri­co­ne, au­tor de ban­das so­no­ras de pe­lí­cu­las mun­dial­men­te co­no­ci­das y ga­na­dor de dos Ós­cars, fa­lle­ció en Roma ayer a los 91 años. Mo­rri­co­ne es­ta­ba hos­pi­ta­li­za­do en una clí­ni­ca tras ha­ber su­fri­do una caí­da en la que se frac­tu­ró el fé­mur.

ROMA, Ita­lia (AFP). “El Maes­tro”, co­mo so­lía ser lla­ma­do en Ita­lia, fa­lle­ció “el 6 de ju­lio re­con­for­ta­do por la fe”, pre­ci­só en un co­mu­ni­ca­do el abo­ga­do y ami­go de la fa­mi­lia Gior­gio As­su­ma. Se man­tu­vo “to­tal­men­te lú­ci­do y con una gran dig­ni­dad has­ta el úl­ti­mo mo­men­to”, agre­gó en un co­mu­ni­ca­do.

El pro­lí­fi­co mú­si­co com­pu­so unas 500 ban­das so­no­ras, en­tre ellas me­lo­días úni­cas, co­mo el sil­bi­do de “El bueno, el ma­lo y el feo” (1966) o el mag­ní­fi­co so­lo de oboe de “La mi­sión” (1986). Tie­ne el mé­ri­to de ser au­tor de me­lo­días que mi­llo­nes de per­so­nas, ci­né­fi­las o no, co­no­cen o sa­ben ta­ra­rear.

En 2016 re­ci­bió su pri­mer Óscar, por la pe­lí­cu­la “The Ha­te­ful Eight” (“Los ocho más odia­dos”), de Quen­tin Ta­ran­tino. En 2007 ya ha­bía me­re­ci­do un Óscar ho­no­rí­fi­co por su abun­dan­te y elo­gia­da ca­rre­ra mu­si­cal. Ha­ce tan so­lo unos días Mo­rri­co­ne fue ga­lar­do­na­do, jun­to al tam­bién com­po­si­tor John Wi­lliams, con el pre­mio Prin­ce­sa de As­tu­rias de las Ar­tes en Es­pa­ña.

La muer­te de uno de los com­po­si­to­res más ama­dos de la his­to­ria del ci­ne pro­vo­có nu­me­ro­sas reac­cio­nes en to­do el mun­do. “Nos acor­da­re­mos siem­pre y con un re­co­no­ci­mien­to in­fi­ni­to del ge­nio ar­tís­ti­co del maes­tro En­nio Mo­rri­co­ne. Nos hi­zo so­ñar, nos ha emo­cio­na­do y hecho pen­sar, es­cri­bien­do no­tas inol­vi­da­bles que que­da­rán pa­ra siem­pre en la his­to­ria de la mú­si­ca y del ci­ne”, pu­bli­có en Twit­ter es­te lu­nes el je­fe del go­bierno italiano, Giu­sep­pe Con­te.

“Era un Maes­tro, sen­tía por él amis­tad y ad­mi­ra­ción. Era un mú­si­co ex­traor­di­na­rio no so­lo por la ban­da so­no­ra de fil­mes sino tam­bién por

sus com­po­si­cio­nes clá­si­cas”, co­men­tó en un co­mu­ni­ca­do el di­rec­tor de orquesta italiano Ric­car­do Mu­ti po­cas ho­ras des­pués de co­no­cer la no­ti­cia. “Me ha­rá mu­cha fal­ta co­mo per­so­na y co­mo ar­tis­ta”, re­co­no­ció.

De­ja com­po­si­cio­nes inol­vi­da­bles co­mo la ban­da so­no­ra de “La Mi­sión” (The Mis­sion, 1988) y de “Los in­to­ca­bles” (The Un­tou­cha­bles, 1987). La des­apa­ri­ción de Mo­rri­co­ne “nos pri­va de un ar­tis­ta in­sig­ne y ge­nial”, la­men­tó por su par­te el pre­si­den­te italiano Ser­gio Mat­ta­re­lla.

Su re­la­ción con su ami­go de es­cue­la y di­rec­tor de ci­ne Ser­gio Leo­ne mar­có su bri­llan­te ca­rre­ra, que se con­sa­gró ul­te­rior­men­te con di­rec­to­res co­mo Bernardo Ber­to­luc­ci, Pe­dro Al­mo­dó­var y Ro­man Po­lans­ki, en­tre otros.

Mo­rri­co­ne na­ció el 10 de di­ciem­bre de 1928 en Roma y co­men­zó a com­po­ner a los seis años. A los diez, se ins­cri­bió en un cur­so de trom­pe­ta de la pres­ti­gio­sa Aca­de­mia Na­cio­nal San­ta Ce­ci­lia de Roma. Tam­bién es­tu­dia com­po­si­ción, orquesta y ór­gano. En 1961, a los 33 años, se es­tre­na en el ci­ne con la mú­si­ca de “Mi­sión ul­tra­se­cre­ta”, de Lu­ciano Sal­ce.

Pero Mo­rri­co­ne sal­tó a la fa­ma en los años 1960 por las ban­das so­no­ras de los exi­to­sos wés­terns, co­mo “Por un pu­ña­do de dó­la­res” y “El bueno, el ma­lo y el feo”.

Su ver­sa­ti­li­dad le per­mi­tió fir­mar des­pués la mú­si­ca de de­ce­nas de pe­lí­cu­las pre­mia­das, muy di­fe­ren­tes en­tre ellas, en­tre ellas “Star­man” (1995) y “No­ve­cen­to” (1976). “La mú­si­ca de ‘La mi­sión’ na­ció de una obli­ga­ción. Te­nía que es­cri­bir un so­lo de oboe, se desa­rro­lla­ba en Amé­ri­ca del Sur en el si­glo XVI y te­nía la obli­ga­ción de res­pe­tar el ti­po de mú­si­ca de ese pe­rio­do. A la vez te­nía que es­cri­bir una mú­si­ca que re­pre­sen­ta­ra tam­bién a los in­dios de esa re­gión. To­das esas obli­ga­cio­nes me en­ca­de­na­ban (...) Pero tam­bién lo­gra­ron que sa­lie­ra al­go cla­ro”, re­cor­da­ba el com­po­si­tor, en una en­tre­vis­ta con la AFP en 2017.

Ade­más de sus dos Óscar, Mo­rri­co­ne tam­bién fue pre­mia­do con Glo­bos de Oro y

Grammy, com­pu­so ópe­ras y can­cio­nes pa­ra ar­tis­tas pop, en una di­la­ta­da ca­rre­ra a la que pu­so bro­che de oro con una gi­ra mun­dial de des­pe­di­da en 2018.

Mo­rri­co­ne com­pu­so tam­bién pa­ra ar­tis­tas co­mo Paul

An­ka, Mi­na, Mil­va, Zuc­che­ro y Andrea Bo­ce­lli. Su fu­ne­ral se ce­le­bra­rá de for­ma pri­va­da pa­ra res­pe­tar “el sen­ti­mien­to de hu­mil­dad que ha ins­pi­ra­do siem­pre a los de­más”, in­for­mó su abo­ga­do y ami­go As­su­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.