Odios cai­ni­tas

ABC Color - - INTERNACIO­NALES - Amé­ri­co Mar­tín* *@Ame­ri­coMar­tin

Pro­ba­ble­men­te fue­ron más, pero en es­te mo­men­to me vie­nen a la me­mo­ria dos aten­ta­dos mor­ta­les or­de­na­dos por Ra­fael Leó­ni­das “Cha­pi­tas” Tru­ji­llo con­tra Ró­mu­lo Be­tan­court, a quien ha­bía con­ver­ti­do en el peor de sus enemi­gos y, quien no le te­mía ni le res­pon­día pre­ci­sa­men­te con ser­pen­ti­nas y con­fe­tis. Cu­rio­sa ma­ne­ra de ca­li­brar­se y res­pe­tar­se, pero lo que en Ró­mu­lo era una pro­fun­da opo­si­ción de ín­do­le po­lí­ti­ca, en “Cha­pi­tas” se tra­ta­ba de odio cai­ni­ta, odio pu­ro, que a la lar­ga le en­re­dó el jue­go y lo perdió. ¿De dón­de ve­nía el epí­te­to de­ni­gran­te “Cha­pi­tas”? Sim­ple­men­te del há­bi­to am­plia­men­te di­fun­di­do en dic­ta­do­res mi­li­ta­res de ador­nar el pe­cho de su uni­for­me de ge­ne­ra­lí­si­mo con me­da­llas y con­de­co­ra­cio­nes que tin­ti­nea­ban co­mo cha­pas de ga­seo­sas. Ju­ra­ría que el ti­rano do­mi­ni­cano atri­bui­ría a Ró­mu­lo la au­to­ría de esa chan­za irres­pe­tuo­sa. El pri­me­ro de esos aten­ta­dos fue en Puer­to Ri­co, un be­lla­co fra­ca­só en el in­ten­to de in­yec­tar­le a Be­tan­court una sus­tan­cia le­tal, pero el se­gun­do fue en Ca­ra­cas, el 24 de ju­nio de 1960, sien­do el fun­da­dor de AD re­cién ju­ra­men­ta­do pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca. De­ci­di­do a no fa­llar otra vez, “Cha­pi­tas” pu­so la ope­ra­ción en ma­nos del si­nies­tro Johnny Ab­bes Gar­cía y su­per­vi­só per­so­nal­men­te ca­da de­ta­lle, de mo­do que el aten­ta­do co­bró la vi­da del Je­fe de la Ca­sa Mi­li­tar del nue­vo pre­si­den­te ve­ne­zo­lano, a un es­tu­dian­te, y cau­só que­ma­du­ras de pri­mer y se­gun­do gra­do a Be­tan­court, al mi­nis­tro de la De­fen­sa, a su es­po­sa y al cho­fer del vehícu­lo. Ca­si lo ma­tó y lo que fal­tó pa­ra que así ocu­rrie­ra es que los eje­cu­to­res no eran cri­mi­na­les tan ob­se­si­vos co­mo el ge­ne­ra­lí­si­mo; les pa­re­ció ex­ce­si­va e in­ne­ce­sa­ria la enor­me car­ga ex­plo­si­va que ex­pre­sa­men­te exi­gió aquél y la re­ba­ja­ron un po­co. Téc­ni­ca­men­te ten­drían ra­zón, pero el hecho es que ese de­ta­lle –qui­zás– sal­vó la vi­da de Ró­mu­lo Be­tan­court. Con su agu­do ins­tin­to po­lí­ti­co y sus ma­nos to­tal­men­te ven­da­das, el pre­si­den­te or­de­nó una rue­da de prensa y en ella pi­dió a ami­gos y enemi­gos vol­ver al Es­pí­ri­tu del 23 de enero, va­le de­cir, a la ex­tra­or­di­na­ria Uni­dad Na­cio­nal que de­rro­có la dic­ta­du­ra mi­li­tar de Mar­cos Pé­rez Ji­mé­nez. ¿Qué qui­so de­cir al in­vo­car se­me­jan­te es­pí­ri­tu? Se es­ta­ba re­fi­rien­do a la Uni­dad, la úni­ca po­si­ble, pa­ra lo­grar el triun­fo de la cau­sa de­mo­crá­ti­ca en el sen­ti­do de que no se tra­ta­ba de una sim­ple su­ma de fac­to­res po­lí­ti­cos, ci­vi­les, mi­li­ta­res, sino a un es­pí­ri­tu que de­cu­pli­ca­ba la fuer­za ma­te­rial trans­for­mán­do­la en una ener­gía in­con­te­ni­ble di­ri­gi­da a ven­cer, y so­lo a ven­cer. El Pac­to de Pun­to Fi­jo ha­bía con­tem­pla­do sa­bia­men­te ese es­pí­ri­tu en una cláu­su­la lla­ma­da de cons­ti­tu­cio­na­li­dad, se­gún la cual to­dos de­fen­de­rían sus ban­de­ras y ejer­ce­rían la le­gí­ti­ma opo­si­ción con­tra el go­bierno de­mo­crá­ti­co de turno, pero to­dos se obli­ga­ban a de­po­ner con­de­nas y a acuer­par­se al­re­de­dor del pre­si­den­te y de la Cons­ti­tu­ción cuan­do se aten­ta­ra con­tra ellos. En esen­cia, con­tra la Car­ta Mag­na y el pre­si­den­te ema­na­do del vo­to po­pu­lar, na­da era vá­li­do, to­do de­bía su­pe­di­tar­se a la su­pre­ma cau­sa de­mo­crá­ti­ca. Ese man­da­to or­de­na­do por la sen­sa­tez y la ex­pe­rien­cia con­so­li­dó la es­ta­bi­li­dad de­mo­crá­ti­ca du­ran­te 40 años. El es­pí­ri­tu del 23 de enero se tra­du­jo en la más sa­na y con­sis­ten­te con­vi­ven­cia ciu­da­da­na. Cuan­do un alia­do de la Uni­dad era agre­di­do, se considerab­a un de­ber irre­nun­cia­ble pro­te­ger­lo y re­cha­zar cual­quier som­bra an­ti­uni­ta­ria. Com­pa­re­mos aque­llo con es­to. Si la Uni­dad se ha pre­ser­va­do a me­dias, si la de­mo­cra­cia ve­ne­zo­la­na no ema­na­ra so­lo de la su­ma de par­ti­dos y gru­pos, sino que abar­ca­ra el am­plio horizonte del es­pí­ri­tu ci­ta­do por Be­tan­court en mo­men­tos de ex­tre­ma pe­li­gro­si­dad, no se­ría­mos víctimas hoy de es­te fes­ti­val de exa­cer­ba­das con­tra­dic­cio­nes y mez­qui­nas lu­chas por el li­de­raz­go que en for­ma tan sui­ci­da con­vier­ten di­fe­ren­cias en trá­gi­cas ne­ga­cio­nes re­cí­pro­cas e im­pi­den acuer­dos ob­vios, fá­ci­les de alla­nar si no me­dia­ra una so­te­rra­da lu­cha por im­po­ner opi­nio­nes ce­rra­das pa­ra siem­pre al ne­ce­sa­rio acuer­do que sal­va­ría al país. Fór­mu­las ex­tre­mas, vi­sio­nes sec­ta­rias, in­ca­pa­ci­dad ma­ni­fies­ta pa­ra acer­car opi­nio­nes y, so­bre to­do, no en­ten­der que la uni­dad, la mu­chas ve­ces pro­ba­da uni­dad, es la pre­mi­sa pa­ra al­can­zar el triun­fo de una cau­sa his­tó­ri­ca. En An­gos­tu­ra se ma­te­ria­li­zó en cuer­po y al­ma el en­ten­di­mien­to en­tre fac­cio­nes que ter­mi­na­ron de acep­tar la pro­fun­da ra­cio­na­li­dad en­vuel­ta en el dis­cur­so de El Li­ber­ta­dor el 15 de fe­bre­ro de 1819, a par­tir del cual la eman­ci­pa­ción que­da­ría gra­ba­da en el co­ra­zón de los his­pa­noa­me­ri­ca­nos co­mo man­da­to bí­bli­co. Des­pués de los en­ten­di­mien­tos de Cu­ra­zao y Saint Mar­tin, las dis­per­sas fuer­zas li­be­ra­les se con­vir­tie­ron en una olea­da ava­sa­llan­te que unió a Ve­ne­zue­la ba­jo las ban­de­ras de la Fe­de­ra­ción. Des­pués del 14 de fe­bre­ro de 1936, con el Pro­gra­ma del pre­si­den­te Ló­pez Con­tre­ras, se acor­tó la mar­cha ha­cia la ple­ni­tud de­mo­crá­ti­ca, con la Cons­ti­tu­ción de 1947 y la lu­mi­no­sa vic­to­ria, por el vo­to uni­ver­sal, di­rec­to y se­cre­to, de Ró­mu­lo Ga­lle­gos, des­gra­cia­da­men­te abor­ta­da por el gol­pe mi­li­tar del 24 de no­viem­bre de 1948. Ca­da vez que la Uni­dad Na­cio­nal, sin ex­clu­sio­nes, alum­bró una gran cau­sa his­tó­ri­ca la vic­to­ria fue inevi­ta­ble. Es la lec­ción del 23 de enero ba­jo el es­tan­dar­te del es­pí­ri­tu que ayer triun­fó y que hoy es­ta­mos obli­ga­dos a ha­cer­lo triun­far, oja­lá pa­ra siem­pre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.