ABC Color

Hoy es el jui­cio al se­cre­ta­rio de González Daher

- Marcos Cá­ce­res Amarilla mca­ce­res@abc.com.py Corruption · Crime · Paraguay

Co­mo si no fue­ran su­fi­cien­tes nues­tras ca­ren­cias cró­ni­cas en ma­te­ria de sa­lud, edu­ca­ción, dis­tri­bu­ción jus­ta de la tie­rra, se­gu­ri­dad, etc., en el Pa­ra­guay su­ma­mos otro dé­fi­cit que avan­za de ma­ne­ra alar­man­te en­tre su cla­se di­ri­gen­te: la to­tal fal­ta de ver­güen­za. Es ne­ce­sa­rio un ca­ra­du­ris­mo a to­da prue­ba, co­mo el que de­mues­tra el dipu­tado co­lo­ra­do Her­nán Ri­vas, pa­ra in­cor­po­rar­se al Ju­ra­do de En­jui­cia­mien­to de Ma­gis­tra­dos, que juz­ga a jue­ces y fis­ca­les, sin cum­plir el re­qui­si­to cons­ti­tu­cio­nal de ser abo­ga­do, pre­sen­tan­do un tí­tu­lo tru­cho y, una vez des­cu­bier­to, tra­tar las­ti­me­ra­men­te de ha­cer creer que se re­ci­bió en una uni­ver­si­dad de cuar­ta ca­te­go­ría. Ri­vas re­em­pla­zó, de ma­ne­ra ile­gal e in­cons­ti­tu­cio­nal, al dipu­tado co­lo­ra­do Ra­món Romero Roa, co­mo re­pre­sen­tan­te de su cá­ma­ra an­te el Con­se­jo. Romero Roa re­cu­rrió el 5 de ju­nio a la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia an­te es­te des­pro­pó­si­to, pe­ro, ex­tra­ña­men­te, la má­xi­ma ins­tan­cia ju­di­cial no se pro­nun­cia has­ta aho­ra, co­mo lo ha­bía he­cho rá­pi­da­men­te en 2015 an­te una pre­sen­ta­ción que hi­zo el ex­se­na­dor Ós­car González Daher en las mis­mas cir­cuns­tan­cias. Tal vez los miem­bros de la Cor­te mi­ni­mi­zan lo que es­tá en jue­go per­mi­tien­do así que una per­so­na no idó­nea en el ám­bi­to del de­re­cho, que co­me­tió un de­li­to pre­ten­dien­do ava­lar­se co­mo pro­fe­sio­nal con un tí­tu­lo frau­du­len­to, fun­ja co­mo juez de jue­ces de ma­ne­ra es­can­da­lo­sa. En el ca­so de Ri­vas, se apli­ca aquel di­cho de que “la cul­pa no es del chan­cho sino del que le da de co­mer”. La ac­tua­ción de la Cá­ma­ra de Dipu­tados, una vez más, es ver­gon­zo­sa. Es im­po­si­ble creer que no sa­bían acer­ca de la si­tua­ción aca­dé­mi­ca, y si no lo sa­bían, es más ver­gon­zo­so aún. La Cá­ma­ra Ba­ja, pre­si­di­da por el car­tis­ta Pe­dro Allia­na, es una de las ins­ti­tu­cio­nes que pa­re­cen in­mu­nes a las crí­ti­cas y su­ma pe­rió­di­ca­men­te ca­sos de im­pu­ni­dad y de pro­tec­ción cor­po­ra­ti­va, co­mo la que dio en su se­sión de ayer, ar­chi­van­do un pe­di­do de desafue­ro del dipu­tado Ever No­gue­ra, in­ves­ti­ga­do por la fis­ca­lía por he­chos de co­rrup­ción. Otro ca­so que mues­tra la to­tal des­fa­cha­tez de al­gu­nos per­so­na­jes po­lí­ti­cos es el del se­na­dor co­lo­ra­do car­tis­ta Ja­vier Za­ca­rías Irún, sos­pe­cha­do y pro­ce­sa­do por va­rios he­chos de co­rrup­ción, al­gu­nos de los cua­les si­guen en cur­so, y que aho­ra es­tá a un pa­so de in­te­grar tam­bién el Ju­ra­do de En­jui­cia­mien­to de Ma­gis­tra­dos y con­ver­tir­se en juz­ga­dor de jue­ces. Es di­fí­cil ex­pli­car có­mo el cues­tio­na­do le­gis­la­dor es­te­ño lle­gó a ese car­go, aun­que sea de su­plen­te y aho­ra es­tá a pun­to de in­cor­po­rar­se. Es ob­vio que no ca­be es­pe­rar al­gún ges­to digno de su par­te, co­mo se­ría una re­nun­cia. Pe­ro, de por me­dio, tam­bién es­tá la res­pon­sa­bi­li­dad del cuer­po le­gis­la­ti­vo que lo eli­gió y que de­be­ría preo­cu­par­se por la ima­gen que pro­yec­tan an­te la ciu­da­da­nía. An­te es­tos he­chos, en un país con ins­ti­tu­cio­nes se­rias, ha­ce ra­to ha­bría ha­bi­do al­gu­na reac­ción de las au­to­ri­da­des co­rres­pon­dien­tes. La­men­ta­ble­men­te, en Pa­ra­guay, ca­si siem­pre las cues­tio­nes es­can­da­lo­sas e inacep­ta­bles so­lo me­re­cen aten­ción cuan­do se pu­bli­can en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Y no de­be­ría ser así. Al me­nos con ca­sos tan abe­rran­tes. Ha­bla­mos de la Cor­te Su­pre­ma, del Ju­ra­do de En­jui­cia­mien­to de Ma­gis­tra­dos y de las cá­ma­ras del Con­gre­so, ins­ti­tu­cio­nes que de­be­rían pro­yec­tar má­xi­ma con­fian­za a la ciu­da­da­nía. Cuan­do no hay res­pues­ta, cuan­do los ciu­da­da­nos ven que a sus re­pre­sen­tan­tes to­do les da lo mis­mo, en­fi­la­mos pa­ra el ca­mino pe­li­gro­so de la fal­ta de cre­di­bi­li­dad, de la pér­di­da de res­pe­to, de la au­sen­cia de jus­ti­cia, que de­ben ser los fun­da­men­tos de la con­vi­ven­cia en cual­quier país. Es di­fí­cil sa­ber has­ta cuán­do aguan­ta­rá la ciu­da­da­nía y quie­nes tie­nen el ró­tu­lo de au­to­ri­da­des no de­be­rían me­nos­pre­ciar tan­to la ca­pa­ci­dad de reac­ción de la gen­te in­dig­na­da.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay