ABC Color

La li­ber­tad de pren­sa y el pre­cio del ho­nor de Mar­ta.

- Panama · Este

Los ata­ques a la li­ber­tad de ex­pre­sión y tam­bién al ejer­ci­cio del pe­rio­dis­mo fue­ron al­go que mar­có a la dic­ta­du­ra es­tro­nis­ta, y es por ello que en la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te de 1991, los con­ven­cio­na­les te­nían muy cla­ro que de­bían pro­te­ger es­ta con­quis­ta de las sociedades del mun­do li­bre. Es así que el ar­tícu­lo 26 de la Ley Su­pre­ma con­sa­gra la li­ber­tad de ex­pre­sión y de pren­sa, pa­ra ga­ran­ti­zar que el pe­rio­dis­mo cum­pla con su rol de con­tra­lor del po­der. La di­rec­to­ra del dia­rio ABC Co­lor y uno de sus pe­rio­dis­tas es­tán sien­do que­re­lla­dos pe­nal­men­te al más pu­ro es­ti­lo de épo­cas os­cu­ras de nues­tra his­to­ria, de­bi­do a una crí­ti­ca for­mu­la­da a la exvicemini­stra de Tri­bu­ta­ción Mar­ta Gón­za­lez Aya­la. Ade­más, solicita que se le abo­ne un mi­llón cua­tro­cien­tos mil dó­la­res co­mo re­sar­ci­mien­to, con lo que de­be en­ten­der­se que ese es el pre­cio de su ho­nor.

Los ata­ques a la li­ber­tad de ex­pre­sión y tam­bién al ejer­ci­cio del pe­rio­dis­mo fue­ron al­go que mar­có a la dic­ta­du­ra es­tro­nis­ta, y es por ello que en la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te de 1991, los con­ven­cio­na­les te­nían muy cla­ro que de­bían pro­te­ger es­ta con­quis­ta de las sociedades del mun­do li­bre, apa­re­ci­da ya en el si­glo XVIII. Es así, que el ar­tícu­lo 26 de la Ley Su­pre­ma con­sa­gra la li­ber­tad de ex­pre­sión y de pren­sa, pre­ci­sa­men­te pa­ra ga­ran­ti­zar que el pe­rio­dis­mo cum­pla con su rol de con­tra­lor del po­der, en cual­quie­ra de sus ni­ve­les.

La di­rec­to­ra del dia­rio ABC Co­lor y uno de sus pe­rio­dis­tas es­tán sien­do que­re­lla­dos pe­nal­men­te al más pu­ro es­ti­lo de épo­cas os­cu­ras de nues­tra his­to­ria, de­bi­do a una crí­ti­ca for­mu­la­da a la exvicemini­stra de Tri­bu­ta­ción Mar­ta Gón­za­lez Aya­la.

Se ha­bía de­tec­ta­do una sos­pe­cho­sa con­tra­ta­ción por la vía de ex­cep­ción, al Cen­tro In­te­ra­me­ri­cano de Ad­mi­nis­tra­cio­nes Tri­bu­ta­rias (CIAT), con sede en Pa­na­má, por tres mi­llo­nes de dó­la­res, su­pues­ta­men­te pa­ra ac­tua­li­zar el sis­te­ma de ges­tión Ma­ran­ga­tu. Cu­rio­sa­men­te, la en­ton­ces vi­ce­mi­nis­tra era miem­bro del con­se­jo di­rec­ti­vo de la ci­ta­da or­ga­ni­za­ción des­de el 2014, nue­ve me­ses des­pués de ac­ce­der al car­go. La his­to­ria no ter­mi­na ahí, el CIAT fi­nal­men­te con­tra­tó a una fir­ma pa­na­me­ña lla­ma­da IDEATI, em­pre­sa que ni si­quie­ra es pro­vee­do­ra del Es­ta­do.

Es­te es­ce­na­rio es lo su­fi­cien­te­men­te sos­pe­cho­so pa­ra que cual­quier me­dio de pren­sa, en su ta­rea in­ves­ti­ga­ti­va, in­da­gue e in­ter­pe­le a los fun­cio­na­rios pú­bli­cos, quie­nes se de­ben a la so­cie­dad y tie­nen la obli­ga­ción de acla­rar to­do lo que se les re­quie­ra en el ejer­ci­cio de sus fun­cio­nes. Sin em­bar­go, mu­chos de ellos se mo­les­tan y se ofen­den cuan­do son re­que­ri­dos, lle­gan­do in­clu­so a ini­ciar ac­cio­nes pe­na­les con­tra me­dios de co­mu­ni­ca­ción y sus pe­rio­dis­tas. Es­te es el ca­so de Mar­ta Gon­zá­lez Aya­la, quien jun­to con su cón­yu­ge, Ja­cin­to Santamaría, quien fun­ge co­mo abo­ga­do su­yo, que­re­lla­ron pe­nal­men­te a la di­rec­to­ra de ABC Co­lor y al pe­rio­dis­ta que pu­bli­có los cues­tio­na­mien­tos, em­plean­do el ele­men­to de ame­dren­ta­mien­to ju­di­cial. Ade­más, solicita que se le abo­ne un mi­llón cua­tro­cien­tos mil dó­la­res co­mo re­sar­ci­mien­to, con lo que de­be en­ten­der­se que ese es el pre­cio de su ho­nor.

La di­lu­ci­da­ción de un ca­so co­mo el plan­tea­do por Mar­ta Gon­zá­lez y su ma­ri­do nun­ca de­bió si­quie­ra lle­gar a jui­cio, por la pro­tec­ción que otor­ga la Cons­ti­tu­ción a la pren­sa en su fun­ción de con­tra­lor del po­der, pe­ro con el sis­te­ma de jus­ti­cia que pa­de­ce nues­tro pue­blo, to­do es po­si­ble. In­clu­so, que se so­me­ta a un de­ba­te ab­sur­do la mis­ma li­ber­tad de ex­pre­sión y de pren­sa pre­vis­ta en el ar­tícu­lo 26 de la Car­ta Mag­na.

Sin ol­vi­dar que tam­bién el Có­di­go Pe­nal Pa­ra­gua­yo in­di­ca que no son pu­ni­bles con­duc­tas que ten­gan por ob­je­to de­fen­der in­tere­ses pú­bli­cos. Nues­tro me­dio fue clau­su­ra­do por años du­ran­te la dic­ta­du­ra, pre­ci­sa­men­te por­que se con­vir­tió en una mo­les­tia pa­ra los atro­pe­llos del es­tro­nis­mo y las tra­pi­son­das de sus la­ca­yos.

Es por eso, que no se­rá una ame­na­za co­mo la de la ex­fun­cio­na­ria Mar­ta Gon­zá­lez, quien pre­ten­de en­ri­que­cer­se con una que­re­lla in­cons­ti­tu­cio­nal, la que nos ha­rá re­tro­ce­der en nues­tra ta­rea de cues­tio­nar e in­da­gar las ac­ti­vi­da­des de per­so­nas que no se con­du­cen con la al­tu­ra mo­ral que de­man­da la so­cie­dad pa­ra­gua­ya, cuan­do desem­pe­ñan car­gos pú­bli­cos.

Es aho­ra, res­pon­sa­bi­li­dad de la jus­ti­cia po­ner fin a es­te in­ten­to de ame­dren­ta­mien­to a la li­ber­tad de ex­pre­sión y ra­ti­fi­car nue­va­men­te que en los es­ta­dos de de­re­cho, la pren­sa de­be ser con­tra­lor de la con­duc­ta de los fun­cio­na­rios pú­bli­cos, pues­to que los mis­mos es­tán al ser­vi­cio del país, co­mo in­di­ca el ar­tícu­lo 101 de la Cons­ti­tu­ción. Ca­so con­tra­rio, es­ta­ría­mos an­te un re­tro­ce­so de­mo­crá­ti­co que da­ña­ría se­ve­ra­men­te nues­tra Re­pú­bli­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay