ABC Color

Que no nos ga­ne la in­di­fe­ren­cia

- Os­val­do Cá­ce­res En­ci­na oca­ce­res@abc.com.py Crime · Fidel Castro · Concepción · Este · Raúl Cubas Grau

Cuan­do el 16 de no­viem­bre de 2011 se­cues­tra­ban a Ma­ría Edith Bor­dón no nos ima­gi­ná­ba­mos que era el ini­cio de una ola de pla­gios sin fin.

El se­cues­tro du­ró 64 días y con­cen­tró la aten­ción de la ciu­da­da­nía, la cual ce­le­bró su fi­nal.

El 21 de se­tiem­bre de 2004 se­cues­tra­ban a Ce­ci­lia Cu­bas Gu­sinky, hi­ja del ex­pre­si­den­te Raúl Cu­bas Grau y de la ac­tual se­na­do­ra Mirt­ha Gu­sinky.

El peor e ines­pe­ra­do fi­nal que se co­no­ció el 16 fe­bre­ro de 2005, de­ri­vó en la in­dig­na­ción que se di­lu­yó con el tiem­po.

El pla­gio ur­bano se tras­la­dó al nor­te del país y le tocó a Luis Al­ber­to Linds­tron, exin­ten­den­te de Ta­cua­tí, quien fue se­cues­tra­do el 31 de ju­lio de 2008 y li­be­ra­do el 12 de se­tiem­bre si­guien­te. Sin em­bar­go, cin­co años des­pués el mis­mo gru­po que le se­cues­tró, lo ase­si­nó a ti­ros.

La cues­tión no que­da­ba allí, el 16 de oc­tu­bre de 2009 se­cues­tra­ban a Fi­del Za­va­la, hoy se­na­dor de la Na­ción y 91 días des­pués fue li­be­ra­do.

Am­bos ca­sos fue­ron se­gui­dos muy de cer­ca por la ciu­da­da­nía que en dis­tin­tos pun­tos del país ha­cía sen­tir el re­pu­dio.

Se vino lue­go el del ado­les­cen­te Ar­lan Fick, quien fue se­cues­tra­do el 2 de abril de 2014 Su li­be­ra­ción, un 25 de di­ciem­bre de ese año, fue un re­ga­lo de Na­vi­dad pa­ra to­do el país.

Pe­ro, en ese mo­men­to, ya se ve­nía ad­vir­tien­do de que era pe­li­gro­so que nos em­pe­ce­mos a acos­tum­brar a los se­cues­tros.

El 28 de enero de 2015, Ro­bert y Erika Na­to fue­ron se­cues­tra­dos y ase­si­na­dos en Con­cep­ción.

El 8 de agos­to de 2015 se­cues­tra­ron a Abrahán Fehr, quien mu­rió du­ran­te su cau­ti­ve­rio.

Fue­ron tres crí­me­nes, to­ma­dos ya co­mo he­chos co­ti­dia­nos.

Y así si­guió la his­to­ria con otros se­cues­tros, sin la re­per­cu­sión de­bi­da has­ta lle­gar al úl­ti­mo, el re­gis­tra­do el pa­sa­do 9 de se­tiem­bre, que le afec­tó al ex­vi­ce­pre­si­den­te Ós­car De­nis.

Es­te pla­gio nue­va­men­te nos des­per­tó del le­tar­go a la ciu­da­da­nía, a tal pun­to que obli­gó a re­cor­dar­nos que has­ta aho­ra tam­po­co na­da se sabe de Ede­lio Mo­rí­ni­go, un sub­ofi­cial de la Po­li­cía Na­cio­nal se­cues­tra­do el 5 de ju­lio de 2014.

Tam­bién nos per­mi­tió re­cor­dar que al ga­na­de­ro Fé­lix Ur­bie­ta lo lle­va­ron de su ca­sa el 12 de oc­tu­bre de 2016 y nun­ca lo re­tor­na­ron.

Es­te co­men­ta­rio no es un re­pro­che a la ciu­da­da­nía que no pue­de asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad de los go­ber­nan­tes ni si­quie­ra tie­ne los me­dios pa­ra ello.

Es una ex­hor­ta­ción a que la me­mo­ria siga fres­ca. Es pe­li­gro­so acos­tum­brar­se a lo anor­mal. No po­de­mos de­jar que el ol­vi­do con­su­ma a tres ciu­da­da­nos pa­ra­gua­yos que fue­ron ale­ja­dos de sus fa­mi­lias por gru­pos cri­mi­na­les, que ga­nan te­rreno an­te la in­efi­ca­cia del po­der de turno.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay