ABC Color

Cre­cer pa­ra aden­tro

- Juan Au­gus­to Roa Bartz EN­CAR­NA­CIÓN ja­roa@abc.com.py Asuncion · France · José Gaspar Rodríguez de Francia

El miér­co­les 23 de se­tiem­bre la mi­nis­tra de Tra­ba­jo y Se­gu­ri­dad So­cial, Car­la Ba­ci­ga­lu­po, asis­tió al lan­za­mien­to de un pom­po­sa­men­te de­no­mi­na­do “Plan de cer­ti­fi­ca­ción ocu­pa­cio­nal” en la Go­ber­na­ción de Ita­púa. El “lan­za­mien­to” es más pa­ra la fo­to y dar una ima­gen de que se es­tá “ha­cien­do” al­go an­tes que bus­car so­lu­cio­nes reales a pro­ble­mas reales. La gen­te no tra­ba­ja no por­que no tie­ne una cer­ti­fi­ca­ción de cos­tu­re­ra, al­ba­ñil o pin­tor de obras. La gen­te no tra­ba­ja por­que no hay ofer­tas de tra­ba­jo, y par­ti­cu­lar­men­te en En­car­na­ción, un gran nú­me­ro de gen­te no tra­ba­ja por­que la “pa­na­cea” del con­tra­ban­do hor­mi­ga, que ocu­pa in­clu­so a po­bla­do­res de dis­tri­tos ve­ci­nos, es­tá res­trin­gi­da por el cie­rre de fron­te­ras. Si su­ma­mos mi­les de com­pa­trio­tas que a dia­rio cru­za­ban el puen­te pa­ra tra­ba­jar de al­ba­ñi­les, pin­to­res de obras o em­plea­das do­més­ti­cas en Po­sa­das, el pa­no­ra­ma es aún más des­alen­ta­dor. Se ha­bla has­ta el can­san­cio de “re­con­ver­sión la­bo­ral” sin que na­die tenga la más pá­li­da idea de qué ha­cer pa­ra dar una ocu­pa­ción al­ter­na­ti­va a mi­les de per­so­nas que se acos­tum­bra­ron a un mo­de­lo de ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca in­for­mal; mez­cla de ile­ga­li­dad y fa­ci­lis­mo. Fun­cio­nal a un es­que­ma de con­tra­ban­do de gran en­ver­ga­du­ra que cre­ce a la vis­ta de to­dos, con la com­pli­ci­dad fis­ca­li­za­do­res del Es­ta­do. Es ló­gi­co que en un mo­de­lo que prio­ri­za la trian­gu­la­ción y la es­pe­cu­la­ción no exis­ta un ejer­ci­cio de ge­ne­ra­ción de ri­que­zas a tra­vés de la pro­duc­ción. El cie­rre de fron­te­ras nos es­tá mos­tran­do con to­da su cru­de­za es­ta rea­li­dad. Se nos cor­tó la ca­ni­lla del con­tra­ban­do y es­ta­mos to­dos de­ses­pe­ra­dos. De­be­ría­mos apren­der la lec­ción y pro­mo­ver el cre­ci­mien­to ha­cia aden­tro. Sus­ti­tuir el con­tra­ban­do por la pro­duc­ción, fo­men­tar la crea­ción de ri­que­zas en lu­gar de la es­pe­cu­la­ción, pro­te­ger y po­ten­ciar el desa­rro­llo de los pe­que­ños pro­duc­to­res que des­de ha­ce años vie­nen sien­do de­vo­ra­dos por un mo­de­lo agroex­por­ta­dor que no da ca­bi­da a los “dé­bi­les”. Un grue­so de la po­bla­ción que ocu­pa los cor­do­nes de po­bre­za en los al­re­de­do­res de Asun­ción y las ciu­da­des de fron­te­ra es re­sul­ta­do de ese des­pla­za­mien­to for­zo­so. Re­ver­tir es­ta si­tua­ción po­dría ser la sa­li­da que nos en­se­ña es­ta pan­de­mia. Se­gu­ra­men­te no se­rá ta­rea fá­cil, pe­ro es un gran desafío, pa­ra to­dos. Re­que­ri­rá del im­pul­so de al­gún pa­trio­ta, si es que hay al­guno en el go­bierno. Ya en la épo­ca del Dr. Fran­cia se prac­ti­có el cre­ci­mien­to pa­ra aden­tro. No es ma­la idea echar­le una mi­ra­da a ese mo­de­lo.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay