ABC Color

De nun­ca aca­bar

- Víc­tor Da­niel Ba­rre­ra Bur­gos CNEL. OVIE­DO vic­tor.ba­rre­ra@abc.com.py

Las dispu­tas por tie­rras en el de­par­ta­men­to de Caa­gua­zú pa­re­cie­ran una pro­ble­má­ti­ca de nun­ca aca­bar y las au­to­ri­da­des com­pe­ten­tes po­co o na­da ha­cen pa­ra so­lu­cio­nar los con­flic­tos. Ejem­plos de esa si­tua­ción la co­lo­nia Guaj­hory, Pin­do´i y Ban­de­ri­ta del dis­tri­to de Tem­bia­po­rã, así co­mo la co­lo­nia 3 de No­viem­bre del mu­ni­ci­pio de Re­pa­tria­ción. Jun­tas su­pe­ran 30.000 hec­tá­reas en li­ti­gio. Ha­ce años se en­cuen­tran ocu­pa­das por su­pues­tos “sin­tie­rras” con el ar­gu­men­to de que son tie­rras mal­ha­bi­das o que tie­nen ex­ce­den­tes fis­ca­les. Por otra par­te, los pro­pie­ta­rios afir­man po­seer tí­tu­los de do­mi­nio y exi­gen ac­ción de la jus­ti­cia pa­ra li­be­rar los te­rre­nos de in­va­so­res. Las ins­ti­tu­cio­nes en­car­ga­das de dar so­lu­cio­nes, co­mo el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Desa­rro­llo Ru­ral y de la Tie­rra (In­dert), el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co y el Po­der Ju­di­cial son ex­tre­ma­da­men­te in­efi­cien­tes y mien­tras no ac­cio­nan los con­flic­tos se agra­van. Los asen­ta­mien­tos son com­pa­ra­bles al pol­vo­rín. Re­sul­ta la­men­ta­ble ob­ser­var la ma­ne­ra co­mo ope­ran los ins­ti­ga­do­res de las in­va­sio­nes de tie­rras, mu­chos de ellos se en­cuen­tran impu­tados pe­ro deam­bu­lan cam­pan­te­men­te por nues­tro país pa­ra “ele­gir” in­mue­bles con cul­ti­vos me­ca­ni­za­dos y al­ta­men­te pro­duc­ti­vos pa­ra ocu­pa­cio­nes. Mu­chas fa­mi­lias de es­ca­sos re­cur­sos eco­nó­mi­cos son lle­va­das ba­jo en­ga­ños pa­ra lle­var a ca­bo el plan y son con­ver­ti­das en po­ten­cia­les “car­ne de ca­ñón”. Es­tos ins­ti­ga­do­res co­bran de­re­che­ras por ocu­par una par­ce­la de la tie­rra in­va­di­da. El “de­ta­lle” es que ca­si siem­pre hay po­lí­ti­cos mo­vien­do los hi­los tras bam­ba­li­nas. Los me­ga­ope­ra­ti­vos de des­alo­jo tie­nen un al­to cos­to pa­ra los due­ños de las pro­pie­da­des a quie­nes se les co­bra “de­ta­lle por de­ta­lle” ca­da ope­ra­ti­vo po­li­cial-fis­cal, que en su ma­yo­ría ter­mi­na pa­ra la fo­to y sin nin­gu­na so­lu­ción. Los ocu­pan­tes aban­do­nan pa­cí­fi­ca­men­te los pre­dios y se ins­ta­lan en los lin­de­ros pa­ra re­in­gre­sar en po­cos días. Es la his­to­ria (o mo­dus ope­ran­di) que se re­pi­te en di­ver­sos pun­tos del país. Es tiem­po de que el In­dert, el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co y el Po­der Ju­di­cial cum­plan sus ro­les pa­ra que ha­ya paz en el cam­po.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay