ABC Color

“Char­lie Heb­do” es nues­tra li­ber­tad

- En­ri­que Var­gas Pe­ña evp@abc.com.py

“Char­lie Heb­do” es una re­vis­ta sa­tí­ri­ca fran­ce­sa que ca­da se­ma­na pu­bli­ca ca­ri­ca­tu­ras, chis­tes y hu­mor so­bre la reali­dad fran­ce­sa y mun­dial que sal­tó a la fa­ma tras el atroz aten­ta­do en el que unos píos cre­yen­tes ase­si­na­ron a 12 pe­rio­dis­tas. Los re­li­gio­sos es­ta­ban ofen­di­dos por­que la re­vis­ta ri­di­cu­li­zó a Maho­ma, el fun­da­dor de la re­li­gión mu­sul­ma­na, el Is­lam.

Las re­li­gio­nes mo­no­teís­tas se creen muy as­tu­tas: exi­gen re­gu­lar nues­tras vi­das des­de la cu­na has­ta la tum­ba, re­cla­man di­ri­gir lo que co­me­mos, có­mo ves­ti­mos, a quién ama­mos, lo que pen­sa­mos, pe­ro sos­tie­nen que cri­ti­car sus dis­pa­ra­tes es un cri­men de “le­sa di­vi­ni­dad”.

Ellas pre­ten­den ha­cer­nos creer que las pa­lo­mas in­se­mi­nan a las mu­je­res o que los pro­fe­tas ha­cen via­jes es­te­la­res en pie­dras, pe­ro quie­ren im­pe­dir, ma­tan­do y ha­cien­do “le­yes con­tra la blas­fe­mia”, la car­ca­ja­da que ta­les idio­te­ces arran­can con to­da ra­zón.

Sos­tie­nen que reír­se de sus dis­pa­ra­tes, que de­cir que son idio­te­ces (“pro­pio de la fal­ta de ra­zón”) es una “ofen­sa” (“hu­mi­lla­ción o afec­ta­ción de la dig­ni­dad de al­guien; ir en con­tra de lo que se tie­ne co­mún­men­te por bueno, co­rrec­to o agra­da­ble; ha­cer da­ño a al­guien mal­tra­tán­do­lo”) cuan­do, en reali­dad, es so­la­men­te po­ner­los en evi­den­cia.

Y exi­gen que el Es­ta­do use su fuer­za coer­ci­ti­va pa­ra im­pe­dir esa “ofen­sa”, re­cla­man que se su­pri­ma “el de­re­cho a ofen­der”: así im­po­nen le­yes con­tra “ex­pre­sio­nes que agra­vien o ul­tra­jen a lo sa­gra­do o que me­nos­ca­ben su es­ti­ma­ción”. En reali­dad quie­ren que el Es­ta­do im­pi­da que se les pon­ga en evi­den­cia, que evi­te que se ex­pon­ga lo le­jos que es­tán de la ra­zón y de la jus­ti­cia.

El pro­fe­ta Maho­ma di­ce que a dios no le gus­ta el hom­bro de las mu­je­res y que su ca­be­lle­ra des­cu­bier­ta es una in­ci­ta­ción al pe­ca­do; pe­ro no­so­tros “ofen­de­mos” si pe­di­mos prue­bas de tal ca­pri­cho de dios o si du­da­mos que dios sea así de mi­só­gino.

San Pa­blo di­ce que la cien­cia es lo­cu­ra a los ojos de dios y que sus vio­len­tas car­tas son pa­la­bra de dios; pe­ro no­so­tros “ofen­de­mos” si ha­ce­mos ver que el “após­tol de los gen­ti­les” nun­ca co­no­ció a nin­gún Je­sús.

No­so­tros “ofen­de­mos” con evi­den­cias, con ra­zo­nes, con cien­cia, pe­ro los dis­pa­ra­te­ros pue­den dic­tar­nos lo que co­me­mos, có­mo ves­ti­mos, a quién ama­mos, lo que pen­sa­mos, exi­gién­do­nos que crea­mos sus ab­sur­dos.

“Los fie­les es­tán obli­ga­dos a ob­ser­var siem­pre la co­mu­nión con la Igle­sia, in­clu­so en su mo­do de obrar” (ca­non 209). “Los fie­les... es­tán obli­ga­dos a se­guir, por obe­dien­cia cris­tia­na, to­do aque­llo que los pas­to­res sa­gra­dos... de­cla­ran co­mo maes­tros de la fe” (ca­non 212). Dis­po­si­cio­nes co­mo esas del Có­di­go ca­tó­li­co de De­re­cho Ca­nó­ni­co ope­ran en to­dos los mo­no­teís­mos pa­ra im­pe­dir el pen­sa­mien­to e im­po­ner la su­mi­sión.

La cul­tu­ra oc­ci­den­tal se cons­tru­yó, des­de que Ta­les de Mi­le­to y Ana­xi­man­dro em­pe­za­ron a du­dar de los dio­ses, so­bre la crí­ti­ca y la du­da. La cien­cia exis­te gra­cias a la crí­ti­ca y la du­da. La sá­ti­ra y el hu­mor son tra­di­cio­nal­men­te par­te de la crí­ti­ca. Vol­tai­re de­mo­lió con am­bos los pri­vi­le­gios de los opre­so­res de Fran­cia y los abu­sos re­li­gio­sos.

Sin sá­ti­ra y hu­mor, no hu­bié­ra­mos te­ni­do Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa ni, por tan­to, De­cla­ra­ción de De­re­chos del Hom­bre y el Ciu­da­dano, ba­se de nues­tra Cons­ti­tu­ción.

Si apre­cia­mos eso, de­be­mos, co­mo el pue­blo fran­cés aho­ra, de­te­ner el san­grien­to asal­to re­li­gio­so a las ba­ses de nues­tra li­ber­tad.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay