ABC Color

Nar­coa­vio­ne­tas y su de­rri­bo

- Marta Es­cu­rra mes­cu­rra@abc.com.py Aviation · Fidel Castro · Polish Air Force · Brazil · Brazil national football team · Argentina

En 1963 un ju­ga­dor de fút­bol de 16 años de nom­bre Fi­del Tri­go ha­bía pro­ta­go­ni­za­do una proeza que le ha­bía va­li­do la ins­crip­ción de su nom­bre en el Li­bro Guinness de los Ré­cords mun­dia­les. Es­te mu­cha­cho ha­bía de­rri­ba­do de un pe­lo­ta­zo un avión CAP-4 que so­bre­vo­la­ba la can­cha del Ge­ne­ral Ge­nes, lu­gar en el que se dispu­taba un par­ti­do. En el en­tre­tiem­po, Tri­go no tu­vo me­jor idea que dar­le a la pe­lo­ta que vo­ló por los ai­res y fue a dar en­tre la hé­li­ce y el de­pó­si­to de com­bus­ti­ble de la ae­ro­na­ve, pro­vo­can­do su de­rri­bo en un te­rreno bos­co­so. El pi­lo­to Al­fre­do Lird y su co­pi­lo­to ha­bían re­sul­ta­do ile­sos en el per­can­ce.

Han pa­sa­do ca­si 60 años, tiem­po en el cual re­sul­ta im­po­si­ble de creer que la ae­ro­náu­ti­ca pa­ra­gua­ya no ha­ya po­di­do avan­zar en tec­no­lo­gía co­mo pa­ra de­rri­bar, es­ta vez adre­de, ae­ro­na­ves ile­ga­les que se pa­sean en to­tal impunidad. A sa­ber, da­tos ex­tra­ofi­cia­les di­cen que al mes en­tre 30 y 50 nar­coa­vio­ne­tas sur­can nues­tros cie­los. Lo ha­cen a sa­bien­das de que el Es­ta­do no pro­vee de la in­fra­es­truc­tu­ra ne­ce­sa­ria, no pue­den ser de­tec­ta­dos y, si lo son, la Fuer­za Aé­rea Pa­ra­gua­ya (FAP) es­tá ata­da de ma­nos y pies por­que ope­ra­ti­va­men­te no cuen­tan con los ele­men­tos ne­ce­sa­rios co­mo pa­ra obrar en con­se­cuen­cia.

Des­de el 2015 es­tá vi­gen­te la Ley 5400 De Vi­gi­lan­cia y Pro­tec­ción del Es­pa­cio Aé­reo Pa­ra­gua­yo, que fa­cul­ta a la FAP a la vi­gi­lan­cia e in­ter­cep­ta­ción de ae­ro­na­ves así co­mo la pre­rro­ga­ti­va de or­de­nar a la ae­ro­na­ve en trá­fi­co aé­reo irre­gu­lar a ate­rri­zar en un ae­ró­dro­mo de­sig­na­do. Tam­bién pue­den rea­li­zar dis­pa­ros in­ti­mi­da­to­rios en ca­so de que el pi­lo­to no res­pon­da a las in­di­ca­cio­nes. Ha­ce unos días, Ar­nal­do Giuz­zio, mi­nis­tro de la Se­nad, ins­tó al Eje­cu­ti­vo a tra­ba­jar en una “Ley de De­rri­bo”, es­to im­pli­ca­ría una su­per­po­si­ción de le­yes. Pa­ra ope­ra­ti­vi­zar la Ley 5400, la FAP cuen­ta con el ta­len­to hu­mano. Sin em­bar­go, en­fren­ta otro ti­po de di­fi­cul­ta­des que no son de su res­pon­sa­bi­li­dad. En­tre ellas, los es­ca­sí­si­mos re­cur­sos fi­nan­cie­ros y avio­nes del si­glo pa­sa­do. Mien­tras, los nar­cos cuen­tan con me­jo­res tec­no­lo­gías. A es­to se su­ma una fal­ta de coor­di­na­ción en­tre la FAP y la DI­NAC, au­to­ri­dad ci­vil ae­ro­náu­ti­ca que no ter­mi­na por po­ner­se de acuer­do en una po­lí­ti­ca uni­fi­ca­da y efec­ti­va.

Por otro la­do, so­lo se cuen­ta con dos ra­da­res pro­pios, uno pri­ma­rio y otro se­cun­da­rio. Se tra­ba­ja co­la­bo­ra­ti­va­men­te con el Bra­sil con un “ra­dar es­pe­jo”. Es­to no ga­ran­ti­za la so­be­ra­nía aé­rea, pues nues­tros da­tos son ab­du­ci­dos por los bra­si­le­ños, y si­mi­lar si­tua­ción te­ne­mos con la Ar­gen­ti­na. Reacon­di­cio­nar el sis­te­ma de con­trol del es­pa­cio aé­reo pa­ra­gua­yo con­lle­va una gran in­ver­sión, ero­ga­cio­nes que de­ben ser apro­ba­das por el Con­gre­so Na­cio­nal. Pe­ro, ¡oh ca­sua­li­dad!, es el lu­gar en el cual es­tán pues­tos los “re­pre­sen­tan­tes del pue­blo” cu­yas cam­pa­ñas, la ma­yo­ría de ellas, han si­do fi­nan­cia­das nar­co­po­lí­ti­ca me­dian­te. Y no lo di­go yo, lo asu­men ellos mis­mos. ¿No se­rá que po­de­mos lla­mar a Tri­go pa­ra que ti­re un pe­lo­ta­zo al Con­gre­so y em­pe­za­mos de ce­ro?

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay