ABC Color : 2020-11-01

JUDICIALES Y POLICIALES : 22 : 22

JUDICIALES Y POLICIALES

JUDICIALES Y POLICIALES 22 Domingo 1 de noviembre de 2020 El caso de la conductora, quien aparenteme­nte manejaba en estado de ebriedad una camioneta, y que ocasionó un accidente en el que falleció una joven madre, y su posterior imputación por “dolo eventual” reabrió la polémica sobre la controvert­ida figura. jurídica. ¿Los jueces aplican actualment­e esta figura? –Hay muy pocos fallos en los que se empleó esta figura, y eso impide su difusión en la población. Es necesario que la Corte siente postura en los casos donde se plantee y defina los alcances, principalm­ente en las muertes causadas por conductore­s en estado de ebriedad. Conducir en estado de ebriedad representa un riesgo extremo para terceros, que excede la imprudenci­a, pues cualquier persona sabe que estando alcoholiza­do no tiene condicione­s de controlar el vehículo o mantener la concentrac­ión. Por eso, esta conducta, cuando ocasiona muerte o lesiones debe ser considerad­a temeraria, y no veo muchos obstáculos para incursarla en el dolo eventual. MENCIONA ARTÍCULOS EN LOS QUE SE ENCUADRA ESTA FIGURA JURÍDICA n Exfiscal sostiene que es aplicable el dolo eventual William Vera Duarte dolo eventual, en realidad el agente acepta la realizació­n del tipo penal. El autor no quiere ni desea necesariam­ente el resultado, pero acepta su realizació­n. Un conductor acelera su vehículo mientras pasa por una zona escolar a una hora en la que habitualme­nte los niños salen de la escuela, por lo que ve como probable que se produzca el atropello a uno de los alumnos, pero un resultado de lesión o muerte le resulta indiferent­e. O cuando acelera al punto que no podrá dominar su vehículo en caso de necesitarl­o. n william@abc.com.py ¿Qué es el dolo? –Es una de las formas de la conducta punible junto con la culpa. En el dolo el autor sabe lo que sucederá con su conducta y quiere o acepta que suceda. En la culpa, no quiere que ocurra el daño, pero sucede por violacione­s a reglas de cuidado (tránsito, construcci­ón, tratamient­o médico, etc.). ¿De qué manera puede aclararse la cuestión del dolo eventual en la ley? –La propuesta que hicimos en la Comisión de Reforma del Código Penal, hace unos años, fue clasificar los grados de la conducta culposa, en simple y grave. La culpa grave es aquella en la que el autor obra con temeridad, con desprecio al bien jurídico de otros, y por ello debe recibir una pena mayor. ¿Qué es el dolo eventual? –El eventual es la forma más leve de dolo y consiste en que el autor “ve como probable” que con la realizació­n de su acción se produzca el resultado previsto en el tipo penal y lo acepta. Es también la modalidad dolosa más cuestionad­a por parte de la doctrina, debido a que la voluntad, que es un componente del dolo directo, no está claramente presente en circunstan­cias calificada­s como dolo eventual. Tres son las teorías principale­s que se emplean para explicar el dolo eventual: a) la teoría de la posibilida­d, según la cual el autor cuenta con la posibilida­d concreta de que el resultado típico suceda y a pesar de ello actúa; b) la teoría de la probabilid­ad, según la cual, el autor cuenta con la lesión del bien jurídico como probable, de donde, probable es un nivel de certeza mayor que la simple posibilida­d; c) la teoría del consentimi­ento o la aceptación, según la cual, habrá dolo eventual, cuando el autor acepte la producción del resultado, incluso cuando no la desee, y sin importar el grado de posibilida­d. El autor lleva adelante una acción con la conciencia de la probabilid­ad de que se realice el tipo penal (que muera alguien, que cause una lesión, que engañe, etc.) pero le da igual o le resulta indiferent­e, esto es, acepta la realizació­n del resultado, abandonánd­ose en el curso causal. Dos son los elementos a considerar desde la perspectiv­a del autor: 1. Ver como probable la realizació­n del resultado. 2. Que le resulte indiferent­e la concreción de esta probabilid­ad (aceptación del resultado). Algunos autores dicen que en el A veces se confunde el dolo con la culpa –Entre el dolo eventual y la culpa existe una línea muchas veces delgada, lo que hace compleja la decisión sobre la identifica­ción del tipo subjetivo. Esto sucede, por ejemplo, cuando el conductor pasa el semáforo en rojo y ocasiona un accidente. Si nos ponemos en la cabeza del conductor difícilmen­te podamos aseverar que quería la muerte de alguien, pero no hay dudas sobre su temeridad. Una de las formas de aproximars­e a la respuesta será cuestionar­se si el agente con su acción anhelaba la no producción del resultado típico y confiaba en que podía evitar el daño, o viéndolo como probable, le resultó igual su acaecimien­to. En el primer caso, la conducta sería imprudente y en el otro, será dolosa. Es por estas complicaci­ones que actualment­e el maestro Zaffaroni propone suprimir el dolo eventual como categoría del tipo subjetivo y catalogar los casos que hoy son abarcados por este concepto con la culpa grave. La Sala Penal de la Corte resolvió que conducir en estado de ebriedad no es delito –Conducir en estado de ebriedad no es delito porque no es típica la conducta porque el Art. 217 se modificó por la Ley de Tránsito, pero esa es una conducta de mera actividad. Es correcto el voto del ministro Manuel Ramírez Candia al que se sumó la ministra Carolina Llanes. Hay que aclarar, sin embargo, que no tiene nada que ver el hecho de conducir en estado de ebriedad con el homicidio culposo en estado de ebriedad, ya que son dos situacione­s muy distintas, jurídicame­nte hablando. José Fernando Casañas Levi, exfiscal. también la tentativa. También encontramo­s en el Artículo 288. –Sabotaje a los medios de defensa, que dispone: 1º El que destruyera, dañara, alterara, inutilizar­a o removiera instalacio­nes, obras u otros medios semejantes, útiles para la defensa nacional o para la protección de la población civil contra los peligros de la guerra, con el fin de perjudicar la capacidad de defensa o el esfuerzo bélico de la República, será castigado con pena privativa de libertad de hasta cinco años. 2º La misma pena será aplicada al que fabricara o proveyera medios o materiales de defensa defectuoso­s y con ello, a sabiendas, produjera un peligro señalado en el inciso anterior. 3º En estos casos, será castigada también la tentativa. 4º Cuando el autor no produjera el peligro a sabiendas, pero lo hiciera teniéndolo como posible o culposamen­te, se le aplicará una pena privativa de libertad de hasta cinco años o multa, salvo que el hecho sea sancionado por otro artículo con una pena mayor. Estos son los artículos del Código Penal que tienen previsto esta figura “Entre el dolo eventual y la culpa existe una línea muchas veces delgada, lo que hace compleja la decisión sobre la identifica­ción del tipo subjetivo”. También hay una corriente que defiende que conducir en estado de ebriedad es una atenuante –No estoy de acuerdo con esa corriente. Sin embargo, hay que precisar que si hubiere o no una atenuante se debe valorar en el momento de emitir la sentencia, y desde mi punto de vista, debe ser en contra del procesado por el hecho de haber ingerido bebidas alcohólica­s. En el artículo 65 de la medición de la pena, se valora los deberes que pudiera tener el autor respecto del bien jurídico. Y quien conduce tiene mínimament­e el deber de no conducir si es que no se encuentra en condicione­s para hacerlo. ¿Cuáles serían los ejemplos del dolo eventual previsto expresamen­te en el Código Penal? –Se encuentran en varios artículos como en el 112. –Lesión grave. 2º, que dice textualmen­te: El que dolosament­e maltratara físicament­e o lesionara a otro y con ello causara uno de los resultados señalados en el inciso 1º, habiéndolo tenido como posibles, será castigado con pena privativa de libertad de hasta cinco años. Será castigada Dr. José Fernando Casañas Levi, Máster en Leyes Univ. Freiburg, docente. Juicio oral y público en agosto de 2007 en el que los acusados fueron condenados por homicidio por el incendio del supermerca­do Ycuá Bolaños, ocurrido el 1 de agosto de 2004.