ABC Color

Inú­ti­les y co­rrup­tos. La fun­ción ine­lu­di­ble que tie­nen los re­pre­sen­tan­tes del pue­blo y ser­vi­do­res pú­bli­cos es ac­tuar con efi­cien­cia y ho­nes­ti­dad pa­ra al­can­zar el ob­je­ti­vo del Es­ta­do, con­sis­ten­te en lo­grar el bie­nes­tar de los ciu­da­da­nos. Es­to im­pli­ca que

- Society · Paraguay

La fun­ción ine­lu­di­ble que tie­nen los re­pre­sen­tan­tes del pue­blo y ser­vi­do­res pú­bli­cos es ac­tuar con efi­cien­cia y ho­nes­ti­dad pa­ra, de esa ma­ne­ra, al­can­zar el ob­je­ti­vo del Es­ta­do, con­sis­ten­te en lo­grar el bie­nes­tar de los ciu­da­da­nos. Es­to im­pli­ca que las per­so­nas de­ben vi­vir en un am­bien­te sa­lu­da­ble y ac­ce­der a ser­vi­cios bá­si­cos de ca­li­dad, co­mo agua po­ta­ble, ener­gía eléc­tri­ca, edu­ca­ción, sa­lud, trans­por­te pú­bli­co, ca­mi­nos tran­si­ta­bles, y se­gu­ri­dad, en­tre otras mu­chas co­sas. To­dos es­tos as­pec­tos, re­co­no­ci­dos co­mo de­re­chos hu­ma­nos, es­tán con­sa­gra­dos en la Cons­ti­tu­ción Na­cio­nal, y es obli­ga­ción del Es­ta­do ga­ran­ti­zar­las efec­ti­va­men­te.

Des­de ha­ce va­rios años, la po­bla­ción so­por­ta con­di­cio­nes de vi­da de­ni­gran­tes. Los ser­vi­cios pú­bli­cos son de­fi­cien­tes y no cum­plen con es­tán­da­res mí­ni­mos de ca­li­dad, lo que se cons­ti­tu­ye en una es­ta­fa pa­ra to­dos, ya que su pres­ta­ción se da gra­cias al apor­te de to­dos los ha­bi­tan­tes del país. Es con el pa­go de im­pues­tos de to­do ti­po, y fon­dos pro­ve­nien­tes de bie­nes na­cio­na­les co­mo las hi­dro­eléc­tri­cas, que se sus­ten­tan las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas y los sa­la­rios de los fun­cio­na­rios.

A par­tir de es­to, los go­ber­nan­tes, prin­ci­pal­men­te el Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, de­ben ad­mi­nis­trar los re­cur­sos pro­ve­nien­tes del pue­blo de tal ma­ne­ra que los man­dan­tes, el pue­blo pa­ra­gua­yo, re­ci­ban un ser­vi­cio pú­bli­co digno y efi­cien­te. Pe­ro la reali­dad en nues­tro país es de­ses­pe­ran­te y un in­fierno dia­rio pa­ra los usua­rios. La pro­vi­sión de agua po­ta­ble, a car­go de una em­pre­sa es­ta­tal, ha ido em­peo­ran­do al pun­to de que ca­da vez me­nos per­so­nas re­ci­ben el lí­qui­do vi­tal en sus ho­ga­res y lu­ga­res de tra­ba­jo. Es de­cir, no pue­den la­var­se las ma­nos, la ca­ra, ba­ñar­se, co­ci­nar, sa­ciar la sed, en­tre otras co­sas ele­men­ta­les .Auno de los di­rec­to­res de la Es­sap no se le ocu­rrió me­jor idea que “su­ge­rir” a la po­bla­ción ad­qui­rir un tan­que de agua pa­ra no ser afec­ta­dos por los ya co­ti­dia­nos pro­ble­mas de la em­pre­sa. Es de­cir que, a pe­sar de sol­ven­tar con su di­ne­ro a la Es­sap y a sus fun­cio­na­rios, de­be ad­qui­rir y abo­nar una cos­to­sa ins­ta­la­ción en su do­mi­ci­lio, por­que el Es­ta­do no pue­de ha­cer que le lle­gue agua po­ta­ble. La idea no me­re­ce nin­gu­na re­fle­xión por ser ofen­si­va a la in­te­li­gen­cia.

Por su par­te, es la AN­DE la em­pre­sa es­ta­tal en­car­ga­da de pro­veer ener­gía eléc­tri­ca, la cual es fun­da­men­tal pa­ra la ma­yo­ría de las ac­ti­vi­da­des dia­rias, tan­to de pro­duc­ción co­mo de es­par­ci­mien­to o des­can­so. Ca­da año, sus res­pon­sa­bles ad­vier­ten a la po­bla­ción que no uti­li­cen ener­gía eléc­tri­ca “sin ne­ce­si­dad”, por­que eso ha­rá sa­tu­rar el sis­te­ma de dis­tri­bu­ción y pro­vo­ca­rá los fa­mo­sos cor­tes. ¡Co­mo si los usua­rios no abo­na­ran su fac­tu­ra, o se tra­ta­ra de un ser­vi­cio que el Es­ta­do brin­da gra­tui­ta­men­te! Al­go pa­re­ci­do a lo di­cho por re­pre­sen­tan­tes de la Es­sap fue “re­co­men­da­do” por cier­tos di­rec­to­res de AN­DE, en el sen­ti­do de que lo me­jor se­ría ad­qui­rir ge­ne­ra­do­res e ins­ta­lar­los en las ca­sas.

Re­cor­dar nue­va­men­te las ca­ren­cias en sa­lud, se­gu­ri­dad pú­bli­ca o trans­por­te, so­lo con­fir­ma lo mal que vi­ven los ha­bi­tan­tes del Pa­ra­guay. Ca­da vez que tie­nen un pro­ble­ma de sa­lud, em­pie­za su dra­ma per­so­nal y fa­mi­liar, cu­yo fi­nal es mu­chas ve­ces la muer­te, por fal­ta de aten­ción o, en el me­jor de los ca­sos, la quie­bra, por­que tu­vo que ven­der to­do lo que te­nía pa­ra afron­tar su en­fer­me­dad. El Es­ta­do no brin­da una aten­ción dig­na, a pe­sar de que es su obli­ga­ción cons­ti­tu­cio­nal. Tam­bién el abu­so que co­me­ten dia­ria­men­te los em­pre­sa­rios del trans­por­te, con bu­ses en pé­si­mas con­di­cio­nes, cho­fe­res sin pre­pa­ra­ción, con la com­pli­ci­dad es­ta­tal, hu­mi­llan­do a los pa­sa­je­ros, es otro ejem­plo más del aban­dono mi­se­ra­ble.

Es­te es­ce­na­rio som­brío pa­ra la ciu­da­da­nía nos lle­va a pre­gun­tar, ¿por qué los go­ber­nan­tes y ser­vi­do­res pú­bli­cos mal­tra­tan a quie­nes, con su es­fuer­zo, pa­gan to­dos los cos­tos de las em­pre­sas pú­bli­cas, in­clu­yen­do, por su­pues­to, el sa­la­rio de ca­da uno de ellos, des­de el Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca pa­ra aba­jo?

La res­pues­ta no es tan di­fí­cil. Los Go­bier­nos de turno fo­men­tan la co­rrup­ción en el Es­ta­do, usan­do y abu­san­do de las em­pre­sas pú­bli­cas co­mo si fue­ran su­yas, pa­ra re­par­tir pues­tos a dis­cre­ción. Y al be­ne­fi­ciar a cual­quie­ra con car­gos, te­nien­do co­mo cri­te­rios el clien­te­lis­mo, el pa­ren­tes­co, los ré­di­tos eco­nó­mi­cos gra­cias a ne­go­cios ilí­ci­tos, des­pre­cian­do el mé­ri­to y la ido­nei­dad, di­la­pi­dan el di­ne­ro de to­dos.

Ob­via­men­te, quien re­ci­be co­mo ob­se­quio in­me­re­ci­do un sa­la­rio, y sa­be que so­lo de­be es­for­zar­se por ser el me­jor adu­la­dor, o pres­tar­se a la tran­sa, no tie­ne in­te­rés en cum­plir su ta­rea con res­pon­sa­bi­li­dad y efi­cien­cia.

Otra men­ti­ra que tra­tan de ven­der los mer­ca­de­res del Es­ta­do es que el di­ne­ro que se re­cau­da no al­can­za, y por eso, de­ben crear­se o au­men­tar­se los im­pues­tos. Des­de lue­go, nin­gún di­ne­ro se­rá su­fi­cien­te cuan­do los ad­mi­nis­tra­do­res y, prin­ci­pal­men­te, los con­gre­sis­tas que san­cio­nan el Pre­su­pues­to Ge­ne­ral de la Na­ción, lo si­guen in­flan­do con ru­bros y gas­tos de re­pre­sen­ta­ción. Es­to ha­ce que las em­pre­sas del Es­ta­do no cuen­ten con re­cur­sos pa­ra in­ver­tir en los ser­vi­cios pú­bli­cos, pa­ra que sean de ca­li­dad.

Es ho­ra de que los in­te­gran­tes de los Po­de­res del Es­ta­do y di­rec­to­res de em­pre­sas pú­bli­cas res­pon­dan por su inep­ti­tud, que ge­ne­ra su­fri­mien­tos in­me­re­ci­dos a la gen­te que pa­ga sus sa­la­rios y agui­nal­dos. Es ver­gon­zo­so el ser­vi­cio que pres­tan a la so­cie­dad. Lle­gó el mo­men­to de re­du­cir los exu­be­ran­tes gas­tos des­ti­na­dos a fun­cio­na­rios que no cum­plen nin­gu­na ta­rea, o que in­gre­sa­ron por la ven­ta­na, sin de­mos­trar ido­nei­dad. To­man­do me­di­das se­rias, pro­pias de un ad­mi­nis­tra­dor res­pon­sa­ble, so­bra­rán re­cur­sos fi­nan­cie­ros pa­ra in­ver­tir en in­fra­es­truc­tu­ra y per­so­nal com­pe­ten­te. So­lo de es­ta ma­ne­ra se ha­rá reali­dad el de­re­cho del pue­blo pa­ra­gua­yo a una ca­li­dad de vi­da dig­na. Es su de­re­cho que el apa­ra­to es­ta­tal, sol­ven­ta­do con su es­fuer­zo, no es­té go­ber­na­do por inú­ti­les y co­rrup­tos co­mo has­ta aho­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay