ABC Color

“á ”

- Ma­vi Mar­tí­nez vic­to­ria.mar­ti­nez@abc.com.py Sala Municipality · Como · Mario Benedetti

La lu­cha prin­ci­pal más allá de lo ver­bal y fí­si­co en “Pe­dro y el Ca­pi­tán”, obra es­cri­ta por Ma­rio Be­ne­det­ti, es la lu­cha psi­co­ló­gi­ca e ideo­ló­gi­ca. Es­ta pues­ta se es­tre­nó el pa­sa­do mar­tes en la Sa­la La Co­rrea de La Caós­fe­ra (Gral. Díaz 1163 c/ Her­nan­da­rias) y si­gue con fun­cio­nes hoy, ma­ña­na, el sá­ba­do y el do­min­go a las 20:00. Las en­tra­das son li­mi­ta­das, a G. 50.000. Re­ser­vas, al 0972 507523.

En una obra don­de to­da la aten­ción y ten­sión se cen­tra en dos per­so­na­jes muy com­ple­jos de ser abor­da­dos, es pre­ci­sa la mano de un di­rec­tor o di­rec­to­ra exi­gen­te pa­ra que las emo­cio­nes no sean es­ca­sas, pe­ro tam­po­co de­sen­fre­na­das. Ade­más, con un te­ma muy sen­si­ble, y las­ti­mo­sa­men­te vi­gen­te, hay que te­ner cui­da­do de no so­bre­pa­sar el lí­mi­te del mor­bo. En to­dos es­tos pun­tos, la jo­ven Ma­fe Mie­res lle­vó ba­jo su di­rec­ción a la obra a un lu­gar en­tre lo su­bli­me y con­mo­ve­dor, lo jus­to pa­ra en­ten­der la re­fle­xión a la que nos lle­van es­tos per­so­na­jes.

Per­so­na­jes que tam­bién re­que­rían de dos per­so­nas ca­pa­ces de na­ve­gar en ese mar de in­cer­ti­dum­bres, do­lo­res, de­s­es­pe­ran­zas, in­se­gu­ri­da­des y per­dón. Es es­te un due­lo ac­to­ral en­tre Joa­quín Díaz Sac­co (el Ca­pi­tán) y Pa­blo Fús­ter (Pe­dro). Tor­tu­ra­dor y tor­tu­ra­do ¿o al re­vés? Ya que, jus­ta­men­te, en los re­ve­ses que tie­ne el tex­to, el Ca­pi­tán es el que va des­en­tra­man­do su su­fri­mien­to, y es el se­cues­tra­do y tor­tu­ra­do fí­si­ca­men­te quien re­sis­te a sus con­vic­cio­nes.

Pa­ra el tra­ba­jo que ca­da uno te­nía –el de en­con­trar el pun­to jus­to en­tre la emo­ción y la téc­ni­ca–, am­bos lo­gra­ron so­bra­da­men­te el co­me­ti­do.

Los dos pa­pe­les son com­ple­jos. El per­so­na­je del Ca­pi­tán, si bien no tie­ne mu­cho tra­ba­jo fí­si­co, es el que lle­va la car­ga emo­ti­va por den­tro, y to­do lo que lo va que­bran­do y rom­pien­do lo de­be­mos sen­tir a tra­vés de sus mi­ra­das o en el de­jo de do­lor, in­sa­tis­fac­ción o mie­do en la voz. Díaz Sac­co se plan­ta crean­do un Ca­pi­tán que den­tro de una co­ra­za gé­li­da es­con­día fra­gi­li­dad y arre­pen­ti­mien­to.

Por su par­te, Fús­ter asu­me un rol de múl­ti­ples aris­tas. Es quien sí tie­ne el ma­yor pe­so en cuan­to a tra­ba­jo fí­si­co y su re­sul­ta­do es ad­mi­ra­ble. Así co­mo las ro­pas se van yen­do con el trans­cur­so de la obra, él se va des­ar­man­do psí­qui­ca y cor­po­ral­men­te. Co­mo si ca­da par­te de su cuer­po res­pon­die­ra a un do­lor emo­cio­nal es­pe­cí­fi­co, y en ese sen­ti­do el do­mi­nio que tie­ne de su cuer­po es ex­ce­len­te.

(Lea la no­ta com­ple­ta en la edi­ción di­gi­tal).

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay