ABC Color

Re­con­ci­liar a Es­ta­dos Uni­dos

- Vi­via­na Be­ní­tez Yam­bay vi­via­na@abc.com.py US Elections · US Politics · Politics · United States of America · Joe Biden · Joe (singer) · Barack Obama · Donald Trump · Hillary Clinton · Iran · Paris Agreement · Paris · Mexico · Canada · Bill Clinton · Como · China · White House · Paraguay

Tras per­ma­ne­cer cua­tro días en vi­lo, fi­nal­men­te los es­ta­dou­ni­den­ses pu­die­ron co­no­cer quién los go­ber­na­rá por los pró­xi­mos 4 años: Joe Bi­den, de­mó­cra­ta y ex­vi­ce­pre­si­den­te de Ba­rack Oba­ma.

Fue­ron los co­mi­cios de las dé­ci­mas o las mí­ni­mas de di­fe­ren­cia a juz­gar por los re­sul­ta­dos par­cia­les. Y ni qué de­cir de la ele­va­da par­ti­ci­pa­ción.

Ho­nes­ta­men­te, creí que ga­na­ba Do­nald Trump, que por cier­to se con­vier­te en el quin­to pre­si­den­te en ejer­ci­cio en no ser re­ele­gi­do.

Fue de­rro­ta­do no por­que ha­ya si­do un mal ad­mi­nis­tra­dor, sino por­que ter­mi­nó sien­do víc­ti­ma de su pro­pia bra­bu­co­na­da, que pa­ra mu­chos re­sul­ta­ba has­ta po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­ta. En su afán del “yo pri­me­ro” (así con acen­to nar­ci­sis­ta) sus bue­nas obras aca­ba­ron en se­gun­do o ter­cer plano. Hay quie­nes cul­pan a la pren­sa de no di­fun­dir­las. Pe­ro esa es ma­te­ria pa­ra un pró­xi­mo y lar­go de­ba­te. ¿No le pa­re­ce?

Trump cum­plió la ma­yo­ría de las pro­me­sas de cam­pa­ña he­chas en 2016 cuan­do se en­fren­tó y ga­nó a la ex­se­cre­ta­ria de Es­ta­do y po­lí­ti­ca de­mó­cra­ta Hi­llary Clin­ton pa­ra con­ver­tir­se en el 45º pre­si­den­te de EE.UU.

Le ci­to al­gu­nas en el plano de las re­la­cio­nes con el mun­do: re­ti­ró a EE.UU. del pac­to nu­clear con Irán y del Acuer­do de París so­bre el cli­ma; re­ne­go­ció los tra­ta­dos co­mer­cia­les con Mé­xi­co y Ca­na­dá -an­tes TLCan- en bus­ca de ma­yo­res ven­ta­jas pa­ra su país; ini­ció los trá­mi­tes pa­ra la ex­ten­sión de mu­ros con Mé­xi­co (los pri­me­ros ki­ló­me­tros fue­ron cons­trui­dos du­ran­te el go­bierno del de­mó­cra­ta Bill Clin­ton sin mu­cha pa­ra­fer­na­lia, co­mo sí le gus­ta a Trump) pa­ra com­ba­tir el in­gre­so ile­gal y no por “ra­cis­ta”. Lo mis­mo que su po­lí­ti­ca de se­gu­ri­dad na­cio­nal con res­pec­to al in­gre­so de po­si­bles te­rro­ris­tas.

Pro­me­tió a sol­da­dos es­ta­dou­ni­den­ses re­ti­rar­los de las gue­rras en las que -fran­ca­men­te- EE.UU. na­da te­nía que ha­cer. Y lo hi­zo.

Co­mo guin­da: no po­de­mos ol­vi­dar la gran ba­ta­lla co­mer­cial ini­cia­da con la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar de Chi­na (co­mu­nis­ta) y sus ar­ti­ma­ñas si­len­cio­sas pa­ra arre­ba­tar­le el li­de­raz­go mun­dial. Si fue­ron de­ci­sio­nes bue­nas o ma­las, ya es otra dis­cu­sión.

Pe­ro... de na­da sir­ven las bue­nas obras cuan­do son mal co­mu­ni­ca­das.

Bi­den ob­tu­vo la lla­ve pa­ra in­gre­sar a la Ca­sa Blan­ca tras ga­nar el apo­yo de los es­ta­dos cla­ve en los que in­clu­so su ri­val elec­to­ral ha­bía en­ca­be­za­do pre­li­mi­nar­men­te en el con­teo de vo­tos. Ter­mi­na­ron con nú­me­ros ajus­ta­dos.

No es que Bi­den sea me­jor y que por eso lo ha­yan vo­ta­do: es­ta­ban hartos de la po­la­ri­za­ción.

To­da jor­na­da elec­cio­na­ria, aun cuan­do se tra­ta de la pri­me­ra po­ten­cia mun­dial y un país que mar­ca la agen­da glo­bal con sus de­ci­sio­nes -in­clu­so en Pa­ra­guay-, de­ja al­gu­nas lec­cio­nes que apren­der.

Ser po­ten­cia no so­lo con­sis­te en la ca­pa­ci­dad bélica o eco­nó­mi­ca, sino en la so­li­dez del sis­te­ma de­mo­crá­ti­co, en es­te ca­so or­gu­llo de los es­ta­dou­ni­den­ses. Y unas cam­pa­ñas con­fron­ta­cio­na­les que pro­mue­ven el fa­na­tis­mo y la di­vi­sión cul­mi­nan con una po­la­ri­za­ción muy da­ñi­na.

Aca­ban, co­mo lo po­de­mos ver en los co­mi­cios es­ta­dou­ni­den­ses, en la generación de re­cha­zo en el áni­mo de los ciu­da­da­nos. Un dis­cur­so agre­si­vo y al­ta­ne­ro ter­mi­na cau­san­do un efec­to bu­me­rán y a la ho­ra de vo­tar la gen­te lo ha­ce en con­tra.

Fue ne­ga­ti­vo que el pre­si­den­te en ejer­ci­cio ha­ya de­nun­cia­do una su­pues­ta ame­na­za de frau­de du­ran­te las elec­cio­nes, cuan­do la gran for­ta­le­za pre­ci­sa­men­te de Es­ta­dos Uni­dos son sus só­li­das ins­ti­tu­cio­nes y la ma­du­rez de­mo­crá­ti­ca de los es­ta­dos, que op­tan por cam­biar de signo si fue­re ne­ce­sa­rio an­te el in­di­cio de una ra­di­ca­li­za­ción, que po­dría afec­tar sus in­tere­ses.

El po­pu­lis­mo des­de cual­quier signo ele­va el en­tu­sias­mo elec­to­ral y el na­cio­na­lis­mo, pe­ro po­la­ri­za a la so­cie­dad. Un pun­to in­elu­di­ble pa­ra Joe Bi­den que ten­drá co­mo prin­ci­pal desafío es re­con­ci­liar a los es­ta­dou­ni­den­ses, que se ex­pre­só di­vi­di­da en las ur­nas.

Pa­ra ello ten­drá que en­con­trar al­go en co­mún pa­ra unir­los. Po­si­ble­men­te, un buen ini­cio sea la reac­ti­va­ción eco­nó­mi­ca.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay