ABC Color

No ser es­tú­pi­do

- William Welch

Mt 25,1-13

Du­ran­te tres do­min­gos con­se­cu­ti­vos va­mos a re­fle­xio­nar so­bre el ca­pí­tu­lo 25 de Ma­teo, que hoy em­pie­za. Es el quin­to gran dis­cur­so de Je­sús, cuan­do anun­cia las úl­ti­mas co­sas que van a pa­sar: así mis­mo se­rá, es so­lo cues­tión de tiem­po.

Él cuen­ta la pa­rá­bo­la usan­do una cos­tum­bre de ma­tri­mo­nio que te­nían en su épo­ca, lla­man­do la aten­ción a que to­dos so­mos in­vi­ta­dos a es­ta bo­da. Nor­mal­men­te, es­ta pa­rá­bo­la es co­no­ci­da co­mo “las jó­ve­nes ne­cias y las jó­ve­nes pru­den­tes”.

La his­to­ria na­rra que ellas de­bían es­tar aten­tas, pues el “no­vio”, que es un per­so­na­je im­por­tan­te, ya es­tá por lle­gar y hay que prepararse pa­ra es­te en­cuen­tro.

Pa­ra no­so­tros hoy, la pa­rá­bo­la in­di­ca la ne­ce­si­dad de una vi­gi­lan­cia ac­ti­va y res­pon­sa­ble, ya que el “no­vio”, es de­cir, el en­cuen­tro con el Se­ñor, pue­de dar­se en la ho­ra me­nos es­pe­ra­da, y de­be­mos es­tar pre­pa­ra­dos.

La ac­ti­tud de to­do cris­tiano es con­si­de­rar que Cris­to, co­mo Juez, pue­de ve­nir a cual­quier se­gun­do, o que pue­de lla­mar­nos en el mo­men­to me­nos pen­sa­do, pa­ra ren­dir cuen­tas de nues­tra vi­da. En es­te tra­ji­nar exis­ten dos com­por­ta­mien­tos po­si­bles: ser ne­cio y es­tú­pi­do o ser pru­den­te y jui­cio­so.

El es­tú­pi­do es aquel que ni si­quie­ra con­si­de­ra real­men­te la posibilida­d de la ci­ta con el Se­ñor, que vi­ve do­mi­na­do por un ma­te­ria­lis­mo egoís­ta, que se en­tre­ga a ex­ce­si­vas fa­rras y bu­ti­fa­rras, que ido­la­tra los aplausos del mun­do y ma­ni­pu­la a los de­más.

El pru­den­te ha­ce to­do al re­vés, pues sa­be que nues­tra vi­da es sos­te­ni­da por un fino hi­lo, que en cual­quier día pue­de rom­per­se. Es más, la cons­ta­ta­ción co­ti­dia­na mues­tra que tal hi­lo efec­ti­va­men­te se rom­pe de mo­do ines­pe­ra­do.

Ser sa­bio y es­pe­rar la ve­ni­da del Se­ñor es vi­vir una fi­de­li­dad cons­tan­te y una es­pe­ra amo­ro­sa. Es­ta fi­de­li­dad se ex­pre­sa en va­rias di­men­sio­nes, sea en la fi­de­li­dad ma­tri­mo­nial, en la fi­de­li­dad a los es­tu­dios, a un trabajo ho­nes­ta­men­te rea­li­za­do y a una par­ti­ci­pa­ción go­zo­sa den­tro de su co­mu­ni­dad.

Es una es­pe­ra ac­ti­va, de quien lu­cha pa­ra ven­cer sus ma­las in­cli­na­cio­nes, se es­fuer­za por te­ner un ideal y lu­char por él.

Es su­ma­men­te im­por­tan­te pro­po­ner­se me­tas, por ejem­plo: ¿Qué quie­ro con­quis­tar den­tro de un año? ¿A ni­vel ma­te­rial, familiar y es­pi­ri­tual?

La es­tu­pi­dez tie­ne amar­gas con­se­cuen­cias, co­mo lo mues­tra la pa­rá­bo­la, pues quien no abre su al­ma al Se­ñor, pue­de en­con­trar ce­rra­da la puer­ta del cie­lo y es­cu­char: “Les ase­gu­ro que no les co­noz­co”.

En ver­dad, el es­tú­pi­do se au­to­ex­clu­ye de mo­do cul­pa­ble, por­que des­pre­cia la amis­tad de Dios, al pre­fe­rir sus desa­ti­nos, sus in­mo­ra­li­da­des y su egoís­mo.

Paz y bien. hno­joe­mar@gmail.com

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay