ABC Color

Fal­ta agua, so­bra im­pu­ni­dad.

- Politics · Paraguay · Horacio Cartes · Mario Abdo Benítez · Itaipu Binacional

La Cá­ma­ra de la Ver­güen­za nun­ca pier­de opor­tu­ni­dad pa­ra va­li­dar su tí­tu­lo de ser lo más ras­tre­ro que tie­ne nues­tro país. Lo úl­ti­mo fue el re­cha­zo a la in­ter­pe­la­ción del pre­si­den­te de la Es­sap, Na­ta­li­cio Cha­se, más que jus­ti­fi­ca­da an­te los su­fri­mien­tos y hu­mi­lla­cio­nes que pa­sa la gen­te to­dos los días. Ren­dir cuen­tas es una obli­ga­ción de to­dos los ser­vi­do­res pú­bli­cos en cual­quier de­mo­cra­cia, me­nos en la nues­tra. En Pa­ra­guay, los fun­cio­na­rios no acep­tan que son ser­vi­do­res pa­ga­dos por el pue­blo con sus im­pues­tos, con lo cual, dar ex­pli­ca­cio­nes es ofen­si­vo pa­ra su ego. Pe­ro la po­si­ción de los dipu­tados no es una ca­sua­li­dad, sino que res­pon­de a un cri­te­rio que ba­ja des­de las más al­tas es­fe­ras del Go­bierno. La “Ope­ra­ción ci­ca­triz” im­pues­ta por Ho­ra­cio Car­tes y acep­ta­da gus­to­sa­men­te por Ma­rio Ab­do Be­ní­tez im­pli­ca prin­ci­pal­men­te “no mo­les­tar a los co­rre­li­gio­na­rios”, sin im­por­tar lo que ha­yan he­cho o lo inep­tos que sean.

La Cá­ma­ra de la Ver­güen­za nun­ca pier­de opor­tu­ni­dad pa­ra va­li­dar su tí­tu­lo de ser lo más ras­tre­ro que tie­ne nues­tro país. Lo úl­ti­mo fue el re­cha­zo a la in­ter­pe­la­ción del pre­si­den­te de la Es­sap, Na­ta­li­cio Cha­se, más que jus­ti­fi­ca­da an­te los su­fri­mien­tos y hu­mi­lla­cio­nes que pa­sa la gen­te to­dos los días. Ren­dir cuen­tas es una obli­ga­ción de to­dos los ser­vi­do­res pú­bli­cos en cual­quier de­mo­cra­cia, me­nos en la nues­tra. En Pa­ra­guay, los fun­cio­na­rios no acep­tan que son ser­vi­do­res pa­ga­dos por el pue­blo con sus im­pues­tos, con lo cual, dar ex­pli­ca­cio­nes es ofen­si­vo pa­ra su ego. Creen que el car­go les per­te­ne­ce, y es­ta idea re­tró­gra­da pro­vie­ne ca­si siem­pre de la ma­ne­ra en que lle­gan a ocu­par­los. No se los ga­na­ron con mé­ri­tos pro­pios o por ido­nei­dad, sino por­que son ami­gos del Pre­si­den­te, sus pun­te­ros en elec­cio­nes que arrean gen­te pa­ra vo­tar, chu­pa­me­dias que lle­van se­re­na­tas a sus lí­de­res, al más pu­ro es­ti­lo es­tro­nis­ta. Pe­ro la po­si­ción de los dipu­tados no es una ca­sua­li­dad, sino que res­pon­de a un cri­te­rio que ba­ja des­de las más al­tas es­fe­ras del Go­bierno. La “Ope­ra­ción ci­ca­triz” im­pues­ta por Ho­ra­cio Car­tes y acep­ta­da gus­to­sa­men­te por Ma­rio Ab­do Be­ní­tez im­pli­ca prin­ci­pal­men­te “no mo­les­tar a los co­rre­li­gio­na­rios”, sin im­por­tar lo que ha­yan he­cho o lo inep­tos que sean. El mis­mo Pre­si­den­te di­jo re­cien­te­men­te que ya no es­ta­ba pa­ra “pe­lear­se con na­die”, de­trás de lo cual ne­ce­sa­ria­men­te se lee la pa­la­bra “IM­PU­NI­DAD”. Es­tos pac­tos en­tre im­pre­sen­ta­bles se­lla­dos por los “lí­de­res” co­lo­ra­dos no ten­drían ma­yor im­por­tan­cia si les afec­ta­ran a ellos úni­ca­men­te, pe­ro cla­ra­men­te no es así. Los úni­cos per­ju­di­ca­dos son los ciu­da­da­nos, que de­ben so­por­tar inuti­li­dad, ma­los ser­vi­cios por ca­ren­cia de re­cur­sos, que son ro­ba­dos por de­lin­cuen­tes ves­ti­dos de fun­cio­na­rios. Cuan­do el agua o la ener­gía eléc­tri­ca se cor­tan, em­pie­zan las es­tú­pi­das ex­pli­ca­cio­nes de fal­ta de in­fra­es­truc­tu­ra e in­ver­sión. Lo que no di­cen es­tos inú­ti­les es que su ban­do po­lí­ti­co es el que se pa­sa es­quil­man­do las ar­cas del Es­ta­do, pa­ra com­prar­se man­sio­nes, enor­mes camionetas y quin­tas de ve­ra­neo. El re­cha­zo de la in­ter­pe­la­ción de Cha­se es una mo­vi­da más en el plan de im­pu­ni­dad, gra­cias al que dipu­tados pro­ce­sa­dos co­mo Uli­ses Quin­ta­na (aso­cia­ción cri­mi­nal y pre­sun­to nar­co­trá­fi­co), Car­los Por­ti­llo (trá­fi­co de in­fluen­cias), Miguel Cue­vas (en­ri­que­ci­mien­to ilí­ci­to) y To­más Ri­vas (es­ta­fa y co­bro in­de­bi­do de ho­no­ra­rios) si­guen ofen­dien­do a la ciu­da­da­nía des­de sus ban­cas y no han per­di­do su in­ves­ti­du­ra. To­dos tie­nen en co­mún ha­ber par­ti­ci­pa­do pre­sun­ta­men­te de ac­tos de co­rrup­ción, pú­bli­ca o pri­va­da, por lo que son dig­nos re­pre­sen­tan­tes de la Cá­ma­ra de los sin­ver­güen­zas. Por el mis­mo acuer­do, el Go­bierno co­lo­ra­do es­tro­car­tis­ta de Ma­rio Ab­do Be­ní­tez no ha im­pul­sa­do nin­gu­na ac­ción con­tra los de­lin­cuen­tes del Me­tro­bús, del in­ten­to de trá­fi­co de ener­gía de Itai­pú, del in­ten­to de atro­pe­llo de la Cons­ti­tu­ción en el 2017, y po­dría­mos se­guir ci­tan­do otros he­chos pu­ni­bles que son me­ti­dos ba­jo la al­fom­bra co­lo­ra­da de la “Ope­ra­ción ci­ca­triz”. Lo úl­ti­mo que nos ob­se­quió o re­fre­gó en la ca­ra es­te Go­bierno es el ve­to a la ley que pre­ten­día in­cluir los in­gre­sos de las bi­na­cio­na­les en el Pre­su­pues­to ge­ne­ral pa­ra dar­le un uso ins­ti­tu­cio­nal a re­cur­sos del pue­blo. Ma­rio Ab­do Be­ní­tez pre­fie­re se­guir ma­ne­jan­do esos fon­dos, que son de to­dos los pa­ra­gua­yos, a es­pal­das de los ciu­da­da­nos, pa­ra po­der com­prar vo­lun­ta­des cuan­do sea ne­ce­sa­rio. Es por eso que lo su­ce­di­do con el in­com­pe­ten­te pre­si­den­te de Es­sap, o me­jor di­cho, con los sin­ver­güen­zas de la Cá­ma­ra “ba­ja”, im­pi­dien­do que el fun­cio­na­rio ex­pli­que la si­tua­ción de ca­ra a la ciu­da­da­nía, es una mues­tra de có­mo de­ci­dió el es­tro­car­tis­mo go­ber­nar en la som­bra. Es­tán vi­gen­tes las con­sig­nas im­plan­ta­das a san­gre y fue­go por el dic­ta­dor: pa­ra los ami­gos to­do, pa­ra los enemi­gos ga­rro­te, y pa­ra los in­di­fe­ren­tes, la ley. Se­gui­re­mos ob­ser­van­do, de par­te del Go­bierno y sus pa­rá­si­tos aco­mo­da­dos, ac­tos de in­di­fe­ren­cia ha­cia la gen­te. Ellos se es­me­ran y son efi­cien­tes pa­ra ro­bar, en­ri­que­cer­se, com­prar cé­du­las en elec­cio­nes y lle­var se­re­na­tas a sus lí­de­res . En al­gún mo­men­to, más allá de los pac­tos de im­pu­ni­dad, de­be­rán ren­dir cuen­tas an­te tribunales y fis­ca­les pro­bos, res­pe­tuo­sos de la ley, que no es­tén al­qui­la­dos con el di­ne­ro su­cio que ro­ban to­dos los días al pue­blo. Más tem­prano que tar­de, no ha­brá sa­li­da que les sal­ve de ter­mi­nar de­trás de las re­jas, a don­de per­te­ne­cen real­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay